Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

  

Episodio 8 - Imâm Mâlik Parte II

 

En el nombre de Al·lâh([1]), El Todo Misericordioso, El muy Misericordioso.

Las alabanzas son para Al·lâh, Señor de los mundos

y que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre el profeta Mohammad (SAAWS) [2]

 

Perfil del Imâm Mâlik:

Es Mâlik Ebnu Anas Ebnu Mâlik, pero no es hijo del compañero del Profeta Anas Ebnu Mâlik. Su familia procede de Yemen. Su abuelo vivía en Yemen y luego emigró a la Medina. Vivía en la tribu de Banî Taym, nietos de Abû Bakr As-siddîq, por eso tenía una relación estrecha con la familia de este último. Vemos que el Imâm Mâlik reunía entre la jurisprudencia de Abû Bakr, por su estrecha relación con la tribu de Banî Taym y la jurisprudencia de ‘Omar Ebn Al Jattâb, porque fue discípulo de Nâfi‘, que fue esclavo liberado de ‘Abdul·lâh hijo de ‘Omar Ebn Al Jattâb.

De hecho, reunió a la vez el pensamiento de Abû Bakr caracterizado por la misericordia con la gente y la facilidad, ya que el Profeta, que los rezos y la paz de Al·lâh sean sobre él, dijo: “el más misericordioso de nuestra nación es Abû Bakr”, y la ideología de ‘Omar Ebn Al Jattâb que fue caracterizada por la búsqueda del interés de los musulmanes. Esto corrobora la idea de que la diferencia conlleva a la riqueza y complementariedad. Se dice también que el imâm procede de los mawâlî, es decir los esclavos liberados.

El Imâm Mâlik ha vivido del año 93 al 185 de la hégira, y se dice también que murió en el año 179 de la hégira. Es decir vivió 92 o 86 años. Fue denominado el Imâm de la Medina y de “dâr al hiÿra” (casa de la emigración). Aquí destacamos un importante aspecto de convivencia. ¿Cómo tenía todas estas denominaciones, mientras pertenecía a los mawâlî (antiguos esclavos)? ¿Cómo es posible que después de 50 años del envío del Profeta, que los rezos y la paz de Al·lâh sean sobre él, los árabes aceptaran que su imâm y maestro fuese de los esclavos? ¿Cómo se realizó esta convivencia entre las diferentes clases de la sociedad, contrariamente a lo que estamos viviendo hoy en día en las sociedades árabes? Tenemos barrios muy pobres y otros muy ricos, separados por un muro.

Esta convivencia entre las escalas de las antiguas sociedades árabes se debe al valor que se dio a los esclavos y la eliminación de las diferencias abismales entre las clases, por eso el Islam hizo que la expiación de muchos errores cometidos, fuese la liberación de un esclavo, como dice Al·lâh (que significa): “manumitir a un esclavo...” (Sura de An-Nisâ’, Las Mujeres, aleya 92). El Islam no liberó a los esclavos de golpe para evitar un caos en la sociedad. Se dice que el Islam no liberó a los esclavos, que es totalmente erróneo, porque el Islam manumitió a los esclavos paulatinamente. Los compañeros del Profeta liberaron a sus esclavos y casaron a sus hijos con esclavas liberadas. Por eso se produjo un cambio en las escalas sociales en la generación de Ebnu Mâlik.

El padre del Imâm Mâlik era fabricante de flechas a pesar de que su abuelo fue un gran ‘âlim (sabio). Pese al oficio de su padre, la sociedad aceptó a Mâlik como un gran ‘âlim. El califa Hârûn Ar-Rashîd acudía a sus clases. ¿Podemos convivir ahora en nuestra sociedad como lo hacían ellos y visitar las sociedades pobres y los orfanatos?

El Imâm Mâlik tuvo tres hijos (Yahyâ, Mohammad y ‘Abdul·lâh) y una hija (Fâtima). Fâtima era como su padre. Se sentaba detrás del muro cuando su padre empezaba la clase. Si uno de sus estudiantes se equivocaba en la lectura de Al Muwatta’, daba tres golpes en la puerta, el Imâm entendía que el estudiante se había equivocado pues Fâtima conocía más Al Muwatta´ que los estudiantes. Mientras que su hijo Yahyâ jugaba todo el día con los niños. Aquí notamos la sensatez del Imâm Mâlik al tratar con su hijo mayor: pese a que sufría por esta diferencia entre Yahyâ y Fâtima, nunca le obligó a hacer algo, contrariamente a muchos padres en la actualidad. El Imâm Mâlik siempre repetía «la educación viene de Al·lâh, ésta es mi hija y aquel es mi hijo, tal vez Al·lâh mejore su estado». Efectivamente, el comportamiento de Yahyâ mejoró tras la muerte del Imâm Mâlik.

La vida del Imâm Mâlik :

El Imâm Mâlik destaca por ser tan abierto, a pesar de que pasó toda su vida en la Medina. Su apertura se debe a que fue estudiante de muchos ulemas que pertenecían a varias escuelas con diferentes ideologías. Durante su trayectoria como estudiante, ha afrontado muchos problemas. Él mismo dice: “juro por Al·lâh que estuve luchando contra mí mismo durante cuarenta años, hasta que me puse en el camino recto de la ciencia”. De esta cita podemos deducir que conoció el fracaso al principio de su vida, por eso debemos aprender que no hay que desesperarse. Es una importante observación para convivir consigo mismo, y ello se puede realizar al enfrentarse a los problemas y errores.

Los profesores del Imâm Mâlik:

1. Rabî‘a: su madre le eligió este ‘âlim para aprender de su moral antes que de su ciencia, porque era el mejor ejemplo como sabio gentil. Cuidaba mucho de su apariencia y de su manera de sentarse. Quería que aprendiese de él la etiqueta y la ciencia.

2. Ebnu Hermez: fue su estudiante durante 6 años. Mâlik dijo que no había nadie que le igualara. Ebnu Hermez era como el resto de los sabios que daban sus clases en la mezquita, pero Mâlik tenía decidido aprender más de él. Cuenta Mâlik: “iba a la puerta de la casa de Ebnu Hermez y me quedaba horas esperando afuera sin llamar, hasta que el ‘âlim sentía que había alguien en la puerta. (Parece que Mâlik hacía algo de ruido intencionadamente al lado de la puerta) Entonces le pedía a su sirvienta que abriera la puerta, ésta le decía que era el chico rubio, y el ‘âlim me autorizaba a entrar. Cuando entraba, daba caramelos a la sirvienta y le decía: si vienen otros chicos para preguntar por el Imâm, dales estos caramelos y diles que el Imâm está ocupado”. Sigue Mâlik: “iba a su casa de madrugada, me quedaba esperando a la puerta sin tocar hasta que notaba de que estaba fuera. Cuando entraba, Ebn Hermez me decía: “ya vino el sabio. Hoy estás bajo dominio ¡pero mañana serás dominante! Serás una antorcha de la ciencia. ¡Oh Mâlik! si te conviertes en dominante, ten miedo de Al·lâh”. Cuando entraba a su casa, cerraba las cortinas y la puerta y me quedaba con él hasta que anochecía”.

En aquel entonces sólo tenía 12 o 13 años. Cuando envejeció, Ebn Hermez perdió la vista, por eso Mâlik le acompañaba de su casa hasta la mezquita para aprender de él a lo largo del camino. Con el paso de los años, cuando le preguntaban sobre algo, no contestaba a nadie salvo a Mâlik y sólo daba clases a este último. Cuando le preguntaron por la razón de su comportamiento, contestó: “mi cuerpo ha envejecido y temo que mi mente se envejezca también. Vosotros, cuando me preguntáis siempre aceptáis lo que os digo, en cambio, Mâlik me escucha y si lo asimila, lo acepta y si no, lo deja, y eso es mejor para mí”.

3. Nâfi‘, esclavo liberado de ‘Abdul·lâh hijo de ‘Omar Ebn Al Jattâb: reunía entre la ciencia de ‘Omar Ebn Al Jattâb y la de su hijo ‘Abdul·lâh. Era de los esclavos, pero Abdul·lâh hijo de ‘Omar Ebn Al Jattâb le liberó. Cuenta Mâlik: “andaba en el calor, esperando a la puerta de Nâfi’, hasta que la abriera y saliera de su casa. Me quedaba observándole desde lejos sin hablarle, hasta que viera en su cara si estaba relajado y desocupado, me quedaba esperando hasta que sonriera por algo, y entonces iba a saludarle como si acabara de verle en ese momento (esta es una manera de convivir con los famosos y sabios), y me marchaba. Luego cuando Nâfi‘ se dirigía para hablar con otra persona yo le preguntaba: Dime, ¿ha dicho ‘Omar Ebn Al Jattâb tal y tal cosa? Entonces me decía: ven a mi casa. Y así aprendí la ciencia de Abdul·lâh hijo de ‘Omar y la de ‘Omar Ebn Al Jattâb”.

Notamos que la jurisprudencia de 'Omar Ebn Al Jattâb ha sido fundada sobre el interés de la gente, por eso encontramos que la del Imâm Mâlik va en el mismo sentido. Hay numerosos ejemplos sobre ello: cuando fallecieron la mayoría de los compañeros que memorizaban el Corán, 'Omar fue a Abû Bakr y le propuso la idea de agrupar el Corán, pero Abû Bakr dijo que el Profeta (SAAWS) no lo había hecho. Entonces 'Omar le dijo: "es algo bueno". 'Omar narró: "me quedé con Abû Bakr hasta que se convenció de la idea".

Otro ejemplo: en su época ordenaba que no se diera una donación a los niños hasta después del destete, entonces las madres tenían que destetarlos muy temprano para recibir esa donación. Cuando 'Omar se enteró de ello decidió ofrecer las donaciones después del nacimiento del bebé.

4- Ebn Al Ash-hab: fue conocido como el ‘âlim que no repetía lo que decía. Una vez el Imâm Mâlik olvidó traer una pluma y una hoja con él a clase, y Ebn Al Ash-hab decía muchos dichos del Profeta. Entonces Mâlik encontró un hilo y cuando decía un dicho hacía un nudo hasta que llegaron a 30 nudos, que equivalían a 30 dichos. Se quedó revisando lo que había memorizado de los dichos y encontró que recordaba 29 mientras que había olvidado uno solamente. Entonces fue a Ebn Al Ash-hab y le dijo:

Mâlik: “repíteme lo que has dicho”.

Ebn Al Ash-hab: “¿no los has memorizado?”

Mâlik: “he memorizado 29 dichos de los 30”.

Ebn Al Ash-hab: “se ha perdido la memorización en este tiempo”.

Mâlik: “juro por Al·lâh que no olvidaré una palabra a partir de ahora”.

Cuenta Mâlik: "era el día de la fiesta, me dije que toda la gente vuelve a su casa el día de la fiesta y seguro que lo encontraré solo, entonces me encontré con él camino de vuelta a su casa y me paré cerca de ella sin pronunciar palabra y ocurrió el siguiente diálogo”:

Ebn Al Ash-hab: “¿Mâlik?”

Mâlik: “vine para aprender la ciencia”.

Ebn Al Ash-hab: “¿en este día festivo?”.

Mâlik: “me dije que este es el único día en que estarás libre”.

Ebn Al Ash-hab: “entra” - entonces Mâlik entró.

Ebn Al Ash-hab: “¿qué quieres comer?”

Mâlik: “no vine aquí para comer, sino para aprender”.

Ebn Al Ash-hab: “te enseñaré 20 de los dichos del profeta (SAAWS) con su explicación”.

Mâlik: “Al·lâh es el Más grande”.

Ebn Al Ash-hab: “apunta”.

Mâlik: “no necesito escribir pues aprendo de ti ahora sin escribir”.

Ebn Al Ash-hab: “eres una antorcha de la ciencia”.

5- ‘Â’isha hija de Sa’d Ebn Abî Waqqâs: la hija de Sa'ad Ebn Abî Waqqâs, quien abrió Al Qâdisiyya. Ebn Al Ash-hab le dijo a Mâlik: "¿quieres que te guíe a una de los grandes sabios de la Medina?" Mâlik le respondió:"¿quién es esta persona?” Ebn Al Ash-hab le contestó: "‘Â’isha hija de Sa'd Ebn Abî Waqqâs". He aquí el papel que desempeñaba la mujer y el valor de la convivencia con ella en la sociedad.

6- Ja‘far As-sâdiq: de él ha emanado toda la ciencia de los chiítas; aquí vemos que uno de los grandes ulemas de los chiítas enseñó a uno de los grandes ulemas de As-sunna. La discordia entre ambas doctrinas no fue tan grande como lo es hoy en día; así, Ja‘far As-sâdiq decía: “estoy orgulloso de que mi abuelo sea Abû Bakr y estoy orgulloso del amor de ‘Alî por ‘Omar Ebn Al Jattâb. Abû Bakr me ha engendrado dos veces, porque mi madre es de la familia de este último y mi abuela es Asmâ’, la hija de ‘Abdur·rahmân hijo de Abû Bakr y se ha casado con ‘Alî Ebn Abî Tâleb”. Siempre alababa a Abû Bakr y a ‘Omar Ebn Al Jattâb”.

Con esto, el Imâm Mâlik ha unido la ciencia de los chiítas, de la mujer, de ‘Omar Ebn Al Jattâb y la de Abû Bakr Assidîq. Mâlik dice: “no empecé a emitir Fetuas hasta que me lo permitieron setenta ulemas de la Medina, en aquel entonces sólo tenía 17 años” (aquí destaca el valor de la convivencia con los jóvenes). Antes de permitirle emitir fetuas, debería pasar un examen por Rabî‘a y otros dos ulemas. Le preguntaron lo siguiente:

“Oh Mâlik, ¿Quién es el más villano de la gente?” (Es una pregunta acerca de la vida cotidiana) Mâlik respondió: “el más villano de la gente es aquel que gana su vida con su religión”; le preguntaron: “¿cuál es tu prueba?”, a lo que respondió: “el dicho de Al·lâh, Alabado y Enaltecido Sea, criticando a Quraysh: (“y hacéis de vuestra desmentida vuestro sustento” TSQ [3] (Al Wâqui‘a, Lo que ha de ocurrir, 82). Así, le preguntaron de nuevo: “¿quién es el más bajo de entre ellos?” Mâlik respondió: “todo aquel que prefiere a los demás que a su religión” (es decir, aquel que ha perdido la vida mundanal y la última vida). Entonces Rabî‘a le dijo: “te permito emitir fetuas”.

La convivencia entre los ulemas y el Imâm Mâlik:

Ø El Imâm Mâlik ha estado asistiendo a los cursos de los mismos ulemas hasta que cumplió los cuarenta años, lo que es uno de los componentes de la renovación.

Ø Ebnu Shihâb visitó a Ebnu Rabî‘a en su casa, así pues, este último fue diciendo que no pensaba que hubiera en la Medina un ‘âlim igualado a Rabî‘a; y Rabî‘a, a su turno, fue diciendo que no pensaba que en la ciencia hubiera alguien como Ebnu Shihâb. Dice Mâlik: “estoy contento por la concordia de los dos”.

Ø Mientras Mâlik estaba sentado con Rabî‘a y Ebn Al Ash-hab, vino un hombre preguntando sobre una cuestión, y Rabî‘a le contestó. En este momento, Ebn Al

Ash-hab miró a Mâlik quien parecía no estar de acuerdo con la respuesta de su maestro Rabî‘a. Así, Ebn Ash-sab preguntó a Mâlik: “¿qué tienes?”, Mâlik se quedó callado; entonces Rabî‘a le dio permiso para hablar. Mâlik dijo: “mi punto de vista es tal y tal” (en oposición a Rabî‘a). Ebn Al Ash-hab dijo: “Por Al·lâh, esta es la verdad”, y Rabî‘a dijo: “es verdad”. Por lo que le preguntaron: “¿por qué no has hablado?”, a lo que Mâlik respondió: “por respeto a mis maestros”; aquí encontramos que la Fetua pedida no trataba de un gran asunto, por eso Mâlik vio que la buena conducta y la concordia son más dignos que corregir al maestro.

Ø Aquí, mencionamos una actitud del Imâm Ash-shâfi‘î: cuando fue a la mezquita del Imâm Abû Hanîfa elevó su jurisprudencia en la oración, porque son ramas, y dijo esta regla: “Se permite adoptar las opiniones diferentes en las ramas”.

La elegancia del Imâm Mâlik:

● En su vestimenta: cuidaba mucho de su forma de vestir. Cuentan: “Se ponía la ropa más fina que provenía de Egipto. Llevaba un vestido llamado Al ‘Adaniyya y decíamos: “este debe valer mucho.”

● En su casa: solía poner muchas alfombras, y escribía en la puerta de la casa, por fuera: “lo que Al·lâh quiera”. Cuando le preguntaron sobre el secreto de aquella escritura, él respondió: “da más belleza a la casa, además me recuerda el dicho de Al·lâh, Enaltecido Sea: [Más te habría valido si al entrar en tu jardín hubieras dicho: Que sea lo que Al·lâh quiera, no hay poder sino por Al·lâh... ((Sura de Al Kahf, La Caverna:39)

● Poseía un anillo de plata en el que estaba escrito: “Al·lâh me basta, que es el mejor Manejador de los asuntos”. Decían: “mirábamos al anillo por la belleza de aquella escritura.”

La comida: solía dar a su familia dos Dirhams cada día para que compraran carne. Le gustaba mucho la fruta, especialmente el plátano porque se vendía durante todo el año.

Algunas personas criticaron el hecho de que cuidara mucho de su elegancia, y él les respondía: “¿acaso la fe de un hombre se mide por su vestido?” Y luego añadió: “Al·lâh es Bello y Ama la belleza.”

Mâlik y los Sufíes:

Uno de los sufíes, llamado Yahyâ Bnu Yâzid, le mandó una carta en que decía a Mâlik Ebnu Anas: “me enteré que vistes y comes lo delicado, que te sientas en el suelo y pones en tu puerta una protección. Eres un ‘âlim y la gente viaja para verte eligiéndole como imâm. ¡Oh Mâlik!, Teme a Al·lâh, y sé más modesto en tu comida, vestimenta y vivienda. Te escribo para aconsejarte, y nadie excepto Al·lâh, Glorificado y Enaltecido Sea, sabe lo que está escrito en esta carta.”

Mâlik le respondió diciendo: “tu carta me ha llegado, y he aceptado el consejo, la compasión y el buen comportamiento. Que Al·lâh te haga gozar de la buena conducta y te dé la mejor recompensa por el consejo, y pido a Al·lâh, Enaltecido Sea, el éxito.

En cuanto a lo que has mencionado, que yo como y visto lo delicado y me siento en el suelo, pues, es verdad que lo hago y que Al·lâh me alivie de lo prohibido, sin embargo, Al·lâh Enaltecido Sea, Dice: [Di: ¿Quién prohíbe los adornos de Al·lâh, creados por Él para Sus siervos, y las cosas buenas de la provisión? Di: Todo esto, El Día del Levantamiento, pertenecerá en exclusiva a quienes en la vida del mundo hayan sido creyentes. Así es como dejamos claros los signos para los que saben. (sura de Al A‘râf: 32)](sura de Al A‘râf: 32)]. Yo sé que dejarlos sería bueno, pero cada cosa sirve para lo que ha sido creada, si tú has sido creado por eso, yo también lo he sido por esto y en ambos hay bien, si Al·lâh Quiere. No me prives de tus cartas, pues yo no te privaré de las mías, ni de mis súplicas”.

No obstante, en nuestra sociedad actual encontramos totalmente lo contrario, pues apenas la gente tiene opiniones diferentes empiezan a afrentarse los unos contra los otros. El Profeta, que los rezos y la paz de Al·lâh Sean sobre él, dijo: “los signos con que se descubre al hipócrita son tres – y en otra versión cuatro- si litiga, deprava”. Queda una pregunta importante: ¿cómo nos hemos enterado de esta carta y cómo llegó a nosotros? El Imâm Mâlik la difundió para que la gente aprendiese de ella.

El Imâm Mâlik como adorador:

Cada viernes rezaba y leía el Corán durante toda la noche hasta el alba (como devoción nocturna). Una noche se le escuchó llorar por el dicho de Al·lâh, Enaltecido Sea: [Y ese día, se os preguntará por los momentos de dicha que hayáis tenido (sura de At-takâzor: 8)](sura de At-takâzor: 8)]; y permaneció repitiendo esa aleya mientras lloraba, pero a pesar de ello, era una persona muy abierta y que convivía con la sociedad.


[1] Al∙lâh= significa Dios. Es el Nombre Más Grande que ostenta el Único Creador que posee todos los atributos propios de la divinidad, tal como fue revelado en el Qor´ân.

[2] (SAAWS): Sal·la Al·lâhu Alayhi Wa Sal·lam: Los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, que es explicada por los ulemas como sigue:

Sal·la Al·lâhu Alayhi: significa que le cubra con su misericordia…El motivo de traducirlo literalmente es porque estas palabras son repetidas por los musulmanes de todo el mundo, siguiendo el precepto divino de decir esta expresión siempre que se mencione al Profeta, en la llamada a la oración (Al Âdhân) o en cualquier circunstancia, como veneración concedida por Al·lâh a Su último Mensajero, que ha sido enviado a toda la humanidad. Wa sal·lam: significa: y derrame Su Paz sobre él.significa: y derrame Su Paz sobre él.

[3] TSQ: Traducción de los Significados de Al Qor'ân. Es imposible transmitir exactamente los verdaderos significados que contienen las palabras de Al Qor'ân o imitar su elocuente retórica. Se han traducido los significados de Al Qor'ân y no se puede decir que sea una traducción de Al Qor'ân. Esta traducción nunca podrá reemplazar la lectura de Al Qor'ân en lengua árabe -la lengua en que fue revelado.

 

 

Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

© 2003 - 2016 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.