Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

  

Episodio 9: Imâm Mâlik – Parte III

 

En el nombre de Al·lâh([1]), El Todo Misericordioso, El muy Misericordioso.

Las alabanzas son para Al·lâh, Señor de los mundos

y que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre el profeta Mohammad (SAAWS) [2]

Vamos a seguir con la biografía del Imâm Mâlik, que relacionamos con la idea de la convivencia. Se trata de algunos ejemplos a través de los cuales aprenderemos cómo podemos convivir entre nosotros en nuestro tiempo, tan lleno de problemas debidos a una incapacidad de convivencia, lo que ha llevado al aumento de los casos de divorcio y de guerras. Necesitamos aprender la cultura de la diferencia, la forma de respetar al otro y convivir con él, pese a los desacuerdos. El programa pretende enseñar una forma de pensar que te haga buscar siempre unos puntos en común a través de los cuales puedes convivir con tu madre, con tu director en el trabajo, con tu hermano, tu vecino o cualquier otra persona.

Al tratar la biografía del Imâm Mâlik, vamos a desarrollar dos puntos fundamentales: primero, su doctrina y su ideología; segundo: ¿cómo fue coetáneo de catorce califas? (Nueve califas omeyas y seis abasíes). Como hemos dicho antes, el Imâm vivió 86 años, aunque otros dicen que 92. Vamos a ver cómo consiguió convivir con todos estos califas.

La ideología del Imâm Mâlik parte de la idea de que la legislación islámica tiene como objetivo el interés de la gente y el hecho de facilitarles las cosas. Donde existe el interés de las personas, encontramos la legislación y el texto. La legislación islámica tiene cinco objetivos: proteger la religión, el honor, la vida, el juicio y los bienes. En su búsqueda de la vía fácil, imitaba al Profeta, que los rezos y la paz de Al·lâh sean sobre él, que es una misericordia para toda la humanidad «Nosotros no te hemos enviado sino como misericordia para todo el mundo» TSQ[3] (Al-Anbiyâ´, Los profetas, aleya 107). Cuando se le pedía al Profeta, que los rezos y la paz de Al·lâh sean sobre él, elegir entre dos asuntos optaba por el más fácil, siempre que no se tratase de un pecado o de cortar los lazos sanguíneos. Entonces el Imâm Mâlik emitía su fetua basándose en el método de los seguidores del Corán y de la Sunna, porque era la gente que más imitaba al Profeta, que los rezos y la paz de Al·lâh sean sobre él. La vía fácil era el método con que los medinenses imitaban la Sunna del Profeta. El método del Imâm Mâlik se basaba en el Profeta, el Corán y la Sunna (la tradición del Profeta). También se fundaba en lo denominado «la tradición de la sociedad», es decir que el Imâm apoyaba el acuerdo al que llega la sociedad, siempre que no fuera algo ilícito. El mejor testimonio que encontramos de esto fue el del hombre de Al Andalus que recurrió al Imâm Mâlik para preguntarle sobre un asunto, a quien respondió que no sabía y siguió insistiendo en su respuesta mientras el hombre insistía a su vez en querer conocer la respuesta, diciendo: “¿qué voy a decirle a la gente en Al-Ándalus cuando vuelva? El Imâm Mâlik le contestó: “diles que Mâlik no lo sabe”, luego añadió que él no sabía qué hacían en Al-Ándalus, ni qué modo de vida llevaban, ¿entonces cómo iba a contestarle? Y le pidió que preguntase a quien lo supiera.

Facilitar la vida para la gente era el punto de arranque de Mâlik, considerando que eso forma parte de los objetivos de la legislación islámica “...y no os ha puesto ninguna carga en la religión” (Al-Haÿÿ, La peregrinación Mayor, aleya 78); “sois enviados para facilitarlo no para hacerlo difícil”, “Al·lâh quiere hacéroslo fácil no difícil” (Al-Baqara ,La Vaca, aleya 185); “Al·lâh quiere aliviaros, ya que el hombre es débil de naturaleza” (An·nisâ´,Las Mujeres, aleya 28); y el dicho del Profeta (SAAWS): “No se debe dañar a otros ni dañarse a uno mismo”. Por eso, Mâlik no decía “es ilícito”, sino “esto para mí no es válido”, “no hay que hacerlo”, “no hay bien en esto”.

El Imâm Mâlik elaboró su libro Al Muwatta´ (El Allanado) en cuarenta años. Siempre rectificaba y enmendaba cosas por el interés de la gente. Era muy flexible y alejado de la rigidez. Se cuenta sobre Al Muwatta´ que el califa Al Mansûr propuso a Mâlik que el libro fuese escrito con tinta de oro, pero el Imâm Mâlik lo rechazó y dijo que bastaba con seguir el contenido del libro.

La carta del Imám Mâlik a Al-Layz Ebnu Sa‘d:

Cuando los sabios se ponían de acuerdo sobre alguna cosa – y alguien estaba en desacuerdo con ellos – se solía decir “fulano se equivocó”. Pero nunca se dijo eso de Mâlik, sino que se decía “hubo desacuerdo con Mâlik”. Muchos ulemas estaban en desacuerdo con él en algunas opiniones suyas, especialmente en su opinión sobre el canto, por ejemplo, o la suciedad del perro. Encontramos que nunca decía que fulano se equivocó, ya que tenía la capacidad de convivir y aceptar el desacuerdo.

Sin embargo, al principio de su vida, tenía problemas para aceptar los desacuerdos. Se cuenta que envió una carta a un imâm de los de la Meca, diciéndole: “¿qué son esos asuntos que hacen los medinenses y con los que estás en desacuerdo? (se refiere a los habitantes de la Medina, ya que como hemos mencionado, él creía que todo lo que hacían los medinenses tenía que ser generalizado)”.

También envió una carta – la podéis leer completa en la página Web de Amr Khaled, www.amrkhaled.net – a Al-Layz Ebnu Sa‘d, el imâm de Egipto, diciéndole que no tenía que dar fetuas diferentes de los de la Medina, indicando los textos de esas fetuas y criticándolos. Ebnu Sa‘d había emitido una fetua a los habitantes de Ash-Shâm y Egipto permitiéndoles juntar los rezos del Maghrib y de Al-‘Ishâ´ en las noches lluviosas, y eso estaba en contra de la opinión de Mâlik. Entonces, le dijo en su carta: “Que Al·lâh nos bendiga con su obediencia en privado y en público, y que nos proteja de cualquier mal. Quiero que sepas que me llegó la noticia de que emites fetuas diferentes a las de los medinenses, mientras eres un imâm y gozas de una situación destacada en tu ciudad. ¿Acaso no oíste lo que dijo Al·lâh, Glorificado y Enaltecido Sea (que significa): [Y de los primeros precursores, tanto de los que emigraron como de los que les auxiliaron, y de los que les siguieron en hacer el bien, Al·lâh está satisfecho de ellos y ellos lo están de Él.] (TSC, Sura 9, At·tawba "El Arrepentimiento": Aleya 100). ¿O lo que dijo el Profeta, que los rezos y la paz de Al·lâh Sean sobre él: “Ciertamente la fe huye a Medina como huye la serpiente a su madriguera?

¡¿Cómo puedes obrar de manera diferente a los de Medina?! También tienes que saber que la gente debe seguir a estos últimos. Pues la emigración se produjo hacia la Medina, y allí se reveló el Corán, se identificó lo lícito y lo ilícito, allí fue donde vivió y murió el Profeta, que los rezos y la paz de Al·lâh sean sobre él, y donde descendió la revelación y vivieron los compañeros y seguidores del Profeta. Allí murieron las esposas del Profeta, que fueron las que más conocieron su vida. Así pues, que Al·lâh te conceda Su Misericordia, observa lo que te escribo para tu bien. Y quiero que sepas que lo que te escribo es tan solo para aconsejarte. Espero que mi carta reciba toda tu atención. Que Al·lâh nos guíe a su obediencia y a la de su Profeta (SAAWS). Que la paz y la misericordia sean contigo.”

En cuanto a la respuesta de Ebnu Al-Layz: “Me llegó tu carta, en la cual mencionas vuestro bienestar, lo que me alegra mucho. Que Al·lâh te bendiga y te ayude a ti y a tus hijos. Te llegó que emito fetuas diferentes a las que siguen los medinenses, y que debo temer a Al·lâh. La verdad es que presté mucha atención a tu carta y acepté tus consejos. Quiero que sepas que mis fetuas no son diferentes, y que los seguidores del Profeta, que los rezos y la paz de Al·lâh sean sobre él, viajaron a muchas partes, y tenemos ulemas igual que vosotros. En cuanto al hecho de que nosotros juntamos dos rezos, pues, Mâlik, tal vez tú no sabes cómo suele llover aquí, es tan diferente de la Medina. Aquí llueve mucho más de lo que te puedes imaginar. Por Al·lâh, tú apelas a la facilidad, pero si vienes aquí en invierno y ves cómo llueve aquí, harías lo mismo que yo. Los compañeros del Profeta también hicieron lo mismo, como ‘Amr Ebn Al ‘Âs, Az-Zubayr Ebn Al ‘Awwâm, Bilâl y Abû Ad-Dardâ’, porque vivieron aquí.”

Esta carta no fue publicada por los hijos de Mâlik y Al-Layz Ebnu Sa‘d, hasta después de la muerte de ambos.

Mâlik aprendió la convivencia de estas situaciones. Encontramos que Mâlik, antes de su muerte, dijo: “la ciencia es un árbol cuya raíz está en la Medina, su rama en Irak, y su fruto en Egipto”.

Voy a contaros una historia sobre nuestra manera de ver las cosas, y cómo podemos estar equivocados y aún así, nos aferramos a nuestro punto de vista, sin convivir con el otro o entenderlo. Había una señora que esperaba el tren en una parada y como tardaba en llegar, fue a comprar una bolsa de dulces y se sentó a esperar leyendo un libro. Entonces, vino una niña, se sentó cerca de ella y empezó a comer de la bolsa que estaba cerca de la mujer, sin pedirle permiso y aunque la mujer pensó en insultarla y pelearse con ella, se contuvo. Así, la niña y la mujer siguieron comiendo de la bolsa, la niña sonriendo y la mujer ofendida. Cuando quedó el último dulce, la niña lo cogió de prisa y lo dividió en dos partes, dejando la otra mitad en la bolsa, para que la mujer lo tomase. Entonces, la mujer cogió el tren muy ofendida por el comportamiento de la niña y de repente, cuando abrió su bolso, encontró su bolsa de dulces tal como la había comprado. Entonces se dio cuenta de que es ella la que estaba comiendo de la bolsa de la niña. Aquí aprendemos a ponernos en el lugar del otro y a convivir con él.

Mâlik y los gobernantes:

Como hemos mencionado, Mâlik ha sido contemporáneo de nueve califas omeyas y cinco califas abasíes, los dos Estados eran totalmente diferentes y aquí vamos a ver la capacidad de Mâlik para convivir.

Mâlik nació en la época de Al-Walîd Ebnu ‘Abdil-Mâlik y fue contemporáneo de Sulaymân Ebnu ‘Abdil-Mâlik y luego de ‘Omar Ebnu ‘Abdil-‘Azîz cuando Mâlik tenía nueve años; a quienes siguieron los demás califas omeyas y, más tarde, los abasíes: Abû-l ‘Abbâs, Abû Ÿa‘far Al Mansûr, Al Mahdî, Al Hâdî y Ar-Rashîd. También fue coetáneo de los hijos de Ar-Rashîd antes de que fueran califas. Todos estos califas aceptaron a Mâlik, siguieron su jurisprudencia y lo respetaron, pero ¿cómo Mâlik ha podido convivir con todos ellos?

Mâlik era neutro, no formaba parte de los hipócritas aduladores para los gobernantes o de los que chocaban con ellos, porque era fundador de una escuela de jurisprudencia y se había mantenido alejado del conflicto entre gobernantes.

Durante la vida de Mâlik, en Al Hiÿâz, surgió una rebelión contra los Abasíes liderada por Mohammad Ebn Al Hasan o Annafs Az-zakiyya (El alma pura). Aunque los maestros de Mâlik se unieron a esta rebelión, él se mantuvo neutro. Pues, no estaba de acuerdo con sus políticas pero les aconsejaba y les hacía ver la verdad, sin rebelarse contra ellos, manteniendo su postura neutra.

Durante la rebelión de Mohammad Annafs Az-zakiyya, algunos querían provocar discordia entre Mâlik y Ja‘far Al Mansûr, así, que le preguntaron a Mâlik: “un hombre ha sido obligado a divorciar a su esposa, entonces, ¿este divorcio se produce efectivamente o no?” Mâlik contestó: “no se produce” y añadió: “el divorcio del obligado no se produce efectivamente, el obligado no divorcia” y su justificación era el dicho del Profeta, que los rezos y la paz de Al·lâh sean sobre él: “Al·lâh ha eximido de mi Umma (la comunidad musulmana) el error, el olvido y aquello que le haya sido impuesto”

Así pues, el que había preguntado a Mâlik fue a Ÿa‘far Al Mansûr con esta respuesta y le dijo que Mâlik se refería a él con esto, dado que Abû Ÿa‘far había obligado a los habitantes de Al Hiÿâz a reconocerle como califa. Es como si quisiera decir que Mâlik se estaba dirigiendo a los habitantes de Al Hiÿâz para advertirles que son libres del reconocimiento al que fueron obligados. El califa se enfadó, sin informarse. Envió a Mâlik un mensaje para que cambiara su fetua, pero Mâlik se negó; así, Abû Ÿa‘far le ordenó que saliera a la gente para decirles que no se refería al califa con dicha fetua. Mâlik le dijo que no pensaba salir de su neutralidad, por lo que el califa le amenazó con azotarle y Mâlik le contestó que hiciera lo que quisiera.

Al final, Mâlik fue fustigado con más de cien azotes hasta que se le dislocó el hombro -incluso después no pudo levantar sus manos en la oración-. Si Mâlik hubiese querido provocar disturbios, habría azuzado a la gente contra el califa, pero no quería poner en peligro la sangre de los musulmanes y siguió hablando del califa como califa. Luego se le aclaró a Abû Ÿa‘far que se trataba de una confabulación, por lo que envió un mensaje a Mâlik preguntándole qué le parecía si consensuaba los puntos de vista de la gente sobre su libro Al Muwatta’. Sin embargo, Mâlik rechazó esa sugerencia porque respetaba la diferencia de los demás.

Cuando Al Mansûr visitó la Medina, lo primero que hizo fue visitar la casa de Mâlik, y le preguntó: ‘‘¿qué me ordenas?”, Mâlik respondió: ''te ordeno salir inmediatamente y llamar a las puertas de las casas de los musulmanes – los emigrantes y medinenses-, ordena ofrecer una cantidad de dinero a cada familia y besa a sus hijos''. Aquí observamos que Mâlik no se sintió afectado con el incidente que le supusieron los cien azotes, sino que siguió ayudando a Al Mansûr para mejorar su figura en la sociedad, pues Mâlik no quería el desorden público. Y, efectivamente, Al Mansûr hizo lo que Mâlik quería. Luego el califa quiso darle a Mâlik una donación, no obstante este último le respondió: "Príncipe de los creyentes, tengo lo que me basta". Entonces Al Mansûr le dijo: '' ¿Acaso no eres aquel cuya hija, cuando llora de hambre, mueve el molinillo para que los vecinos no escuchen y sepan que necesitáis dinero?''. Mâlik le preguntó: “¿cómo lo supiste?’’, a lo que le contestó Al Mansûr que su deber era cuidar de los asuntos de los súbditos.

En este contexto, cabe mencionar que la gente empezaba a reprocharle a Mâlik por aceptar los regalos de los gobernantes, a lo que les respondía diciendo que los aconsejaba y era digno, entonces porqué no aceptarlos. Así, observamos que convivía con los gobernantes sin dejarse humillar ni cambiar sus principios. Una vez un hombre fue a preguntarle si era permitido aceptar los regalos de los gobernantes, Mâlik le respondió que no. Entonces el hombre exclamó: “¿cómo no es permitido, si tú los aceptas?” Mâlik le contestó que sabía lo que hacía y conocía cómo mantener su equilibrio, y le preguntó: “si ves que estoy pecando, ¿acaso querrás divulgar mi pecado y el tuyo?''

De los ejemplos de la convivencia de Mâlik; una vez Hârûn Ar-Rashîd juró que iba a hacer algo, pero luego se arrepintió y quiso derogar su juramento. La expiación por el juramento es liberar a un siervo y si uno no tiene siervos debe ayunar tres días. Los ulemas le dijeron que tenía que liberar a un siervo, pues tenía muchos y era algo muy fácil para él. Dijo: "juro por Al·lâh que no lo haré hasta preguntar a Mâlik". Este último le contestó que debería ayunar tres días, entonces Hârûn Ar-Rashîd se enfadó mucho y le dijo:"¿Acaso no tengo siervos?". Entonces Mâlik le respondió, diciendo: "los siervos que tienes no son tuyos, sino de los musulmanes". A partir de esta situación imaginamos la convivencia que Mâlik mantenía, a pesar de lo cual conservaba su fuerza y sus principios.

Mâlik fue reprochado por visitar a los sultanes, pero el ulema respondió, defendiéndose, que quién iba a enseñarles la Sunna (Tradición del Profeta, que los rezos y la paz de Al·lâh sean sobre él) y quién iba a aconsejarles y ordenarles hacer el bien, si él no lo hacía. Mâlik concluyó: "juro por Al·lâh que si no les hubiese visitado, hubiesen eliminado la tradición del Profeta de la Medina”.

La muerte de Mâlik:

Quiero terminar mis palabras hablando sobre la muerte de Mâlik quien vivió, como dije, casi 86 años, aunque se dice en otros textos que fueron 92. Antes de su muerte, le preguntó a un discípulo suyo qué decía la gente de él. Entonces le respondió que estaba entre amigos que le alababan y enemigos detractores. Mâlik dijo: "las alabanzas son para Al·lâh" su discípulo exclamó: "¿por qué agradeces a Al·lâh por eso?" Mâlik le contestó: "sigue habiendo amigos y enemigos entre la gente, me refugio en Al·lâh de que todos se pongan de acuerdo sobre una misma opinión". Quiere decir que no quería que toda la gente estuviese de acuerdo sobre una cosa, siendo o todos amigos o todos enemigos. Entonces su discípulo le preguntó: "¿Qué te molestaría si fueran todos amigos?" le dijo: "van a matarme por la admiración de mí mismo". Su discípulo le preguntó: "¿qué ocurriría si fueran todos tus enemigos?" le respondió: "sus opiniones sobre mí serán sinceras ante Al·lâh". Mâlik convivía con la idea de tener amigos y enemigos.

A su muerte le preguntaron lo que sentía, y él les respondió: "juro por Al·lâh que no sé qué deciros, pero cuando veáis el perdón de Al·lâh como lo veo yo ahora, cuando esto os ocurra, vais a querer mucho a Al·lâh". Y siguió sonriendo y repitiendo: "Oh, Perdonador, oh Perdonador, oh Perdonador". Cuentan que la repitió varias veces hasta que se cerraron sus ojos. Dejó a tres hijos, una hija y tres mil dírhams.

Cuenta Ash-shâfi‘î que estaba en la Meca cuando Mâlik murió, y dijo que su madre tuvo un sueño en que alguien le decía: "ha fallecido el más sabio de la tierra", entonces Ash-shâfi‘î se estremeció y le dijo: "Mâlik ha muerto". La gente de la Medina nunca había llorado antes como lo hicieron en el día de la muerte de Mâlik, excepto cuando murieron los Califas Ejemplares. Dicen: "cuando Mâlik falleció, hemos recordado la muerte del Profeta-que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él". Mâlik fue enterrado en Al Baqî‘, al lado de la tumba de Ibrâhîm, el hijo del Profeta, que los rezos y la paz de Al·lâh sean sobre él, y ahí también fue enterrado Al Ghazâlî Al Masrî.

Ruego a Al·lâh –Alabado y Enaltecido Sea- que nos reúna con él en el Paraíso y que aprendamos de él la convivencia y cómo vivir en paz. Digo esto y pido el perdón de Al·lâh para mí y para vosotros y que la paz, la misericordia, y la bendición de Al·lâh sean con vosotros.


[1] Al∙lâh: significa Dios. Es el Nombre Más Grande que ostenta el Único Creador que posee todos los atributos propios de la divinidad, tal como fue revelado en el Qor´ân.

[2] (SAAWS): Sal·la Al·lâhu Alayhi Wa Sal·lam: Los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, que es explicada por los ulemas como sigue:

Sal·la Al·lâhu Alayhi: significa que le cubra con su misericordia…El motivo de traducirlo literalmente es porque estas palabras son repetidas por los musulmanes de todo el mundo, siguiendo el precepto divino de decir esta expresión siempre que se mencione al Profeta, en la llamada a la oración (Al Âdhân) o en cualquier circunstancia, como veneración concedida por Al·lâh a Su último Mensajero, que ha sido enviado a toda la humanidad. Wa sal·lam: significa: y derrame Su Paz sobre él.

[3] TSQ : Traducción de los Significados de Al Qor'ân. Es imposible transmitir exactamente los verdaderos significados que contienen las palabras de Al Qor'ân o imitar su elocuente retórica. Se han traducido los significados de Al Qor'ân y no se puede decir que sea una traducción de Al Qor'ân. Esta traducción nunca podrá reemplazar la lectura de Al Qor'ân en lengua árabe -la lengua en que fue revelado.

 

 

Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

© 2003 - 2016 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.