Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

  

Segundo califa 'Omar Ebnu Al-Jattâb

Episodio "3"

 

En el episodio anterior hemos hablado de la conducta de nuestro señor ‘Omar Ebnu Al-Jattâb con el Profeta (SAAWS)[1], que los Rezos y la Paz de Al∙lâh[2] sean sobre él, y hemos percibido que la línea principal y firme que seguía en todos sus comportamientos era su gran fervor por el Islam.

La verdad es que cuando estaba preparando los episodios relativos a nuestro señor ‘Omar pensé que sería pertinente dedicar un tema en cada episodio sobre este gran personaje.

En el primer episodio, hemos arrojado la luz sobre su conversión al Islam de nuestro señor ‘Omar, y hemos salido con un punto importante: cómo se puede servir al Islam desde el primer día de abrazarlo.

El hilo principal que hemos seguido en el episodio anterior era su gran fervor por el Islam que convirtió ese gran amor en una energía para ofrecer y sacrificar.

El episodio de hoy gira en torno al amor. El amor de nuestro señor ‘Omar a Al∙lâh y al Profeta (SAAWS).

Cuando estás muy cercano de Al∙lâh y sientes esta cercanía en el corazón, concibes el objetivo de Al∙lâh en cualquier asunto, y sientes también qué es lo que Quiere Al∙lâh de los creyentes en general y de ti en particular. Por consiguiente tu interacción aumenta y tu sentimiento de esta cercanía se hace fuerte.

Este episodio aborda el tema del gran amor que sentía nuestro señor ‘Omar por Al∙lâh, y con este respecto vais a ver unas situaciones bellas. Aborda también el amor de ‘Omar al Profeta (SAAWS) y el del profeta a ‘Omar, y lo que dijo el profeta (SAAWS) en sus ahâdîz sobre este último.

De este modo, en cada episodio habremos tratado un aspecto de la personalidad de nuestro señor ‘Omar. Emprendimos con el abrazo del Islam de ‘Omar, pasando por sus posturas y actos, y hoy vamos a tratar el tema de su amor a Al∙lâh y al Profeta (SAAWS). En los próximos episodios hablaremos de su valentía, sus virtudes morales y su fuerza incluyendo los pormenores de su vida hasta que lleguemos a su muerte a la que dedicaremos un episodio completo que será el episodio más doloroso e influyente de todos.

Volvemos al episodio de hoy que gira sobre un solo eje, el del amor a Al∙lâh, este amor que muchos han perdido. (Os acordáis del pasado mes de Ramadan y cómo los corazones eran sensibles, muy cercanos de Al∙lâh y muy atentos a obedecerLE. ¿Qué pasó y por qué se pierde o se reduce la obediencia después de Ramadan? ¿Por qué los corazones dejan de ser cercanos de Al∙lâh? ¿A dónde fue el sentimiento de la dulzura de esta cercanía?)

El episodio de hoy nos muestra la cercanía de nuestro señor ‘Omar de Al∙lâh hasta tal punto que a veces cuando hablaba de un asunto, Al-Qor`ân [El Corán] corroboraba lo que había dicho ‘Omar, que Al∙lâh Esté Complacido de él.

Empezamos con el amor de ‘Omar a Al∙lâh, Glorificado y Enaltecido Sea. Este amor no viene de la nada. Hay personas que pretenden amar a Al∙lâh, sin embargo si les preguntas: ¿Rezas? Te responde que no: "Di: Si amáis a Al∙lâh, seguidme, que Al∙lâh os Amará y Perdonará vuestras faltas" TSQ[3]. [Sura 3, Âle-‘Imrân "La Familia de ‘Imrân", aleya 31]

El amor de ‘Omar a Al∙lâh fue relacionado con sus actos.

Por ejemplo, tenía ojeras de tanto llorar del temor de Al∙lâh. ¿Te acuerdas de la última vez en que lloraste por temor a Al∙lâh?

Una vez, cuando caminaba, ‘Omar escuchó a alguien leyendo la aleya: "Que el castigo de tu Señor ha de ocurrir, y no habrá quien lo pueda impedir" TSQ (ٍSura 52, At·tûr, El Monte: El Monte Sinaí, aleyas 7,8), entonces no pudo continuar su camino y se sentó. Lo llevaron a su casa y se quedó enfermo durante un mes completo sin que nadie de los compañeros que le visitaban supiese la causa de su enfermedad, hasta que escuchó otra aleya que hablaba de la misericordia de Al∙lâh y su perdón. Entonces se alivió y pudo moverse. ¿Habéis observado esa gran cercanía de Al∙lâh?

No soportaba ver a alguien equivocarse. Una vez cuando un hombre actuó de forma incorrecta, vino con su bastón para castigar a ese hombre que tenía miedo de que ‘Omar lo golpeara, por eso le dijo: "Te Recuerdo a Al∙lâh, y al temor de Al∙lâh".

Retornó ‘Omar y le dijo: "Me has recordado del Inmensamente Grande".

¿Vemos su sensibilidad, su cercanía de Al∙lâh y su preocupación por satisfacerLe?

Después de que ‘Omar abrazase el Islam, el profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él dijo sobre él: "los habitantes del cielo se alegraron por la conversión de ‘ Omar al Islam".

Como consecuencia, Al∙lâh, Glorificado y Enaltecido Sea, Hizo que dijese con su lengua cosas que coincidieron luego con el significado de algunas aleyas coránicas, de modo que se le inspiraba algún asunto y después descendía una aleya de Al-Qor`ân con el mismo significado.

Ejemplos

Una vez, cuando circunvalaba con el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, alrededor de la Ka’ba, le dijo: "¡Mensajero de Al∙lâh!, ¿no es este el Maqâm[4] de nuestro padre Ibrâhîm "Abraham"?"

El profeta le respondió: "Sí"

‘Omar dijo: ¡Mensajero de Al∙lâh! ¿Por qué no tomamos Maqâm Ibrâhîm como un lugar para rezar? (Rezar dos rak’as "inclinaciones" detrás del Maqâm).

El profeta se calló, luego se le reveló una aleya con las mismas palabras: "Y cuando hicimos de la Casa* un centro de reunión y un lugar seguro para los hombres que adoptaron el Maqâm de Ibrâhîm* [un lugar de oración]. Habíamos pactado con Ibrâhîm e Ismail que mantuvieran pura Mi casa para los que cumplieran las vueltas en torno a ella, los que allí permanecieran y los que se inclinaran y postraran." TSQ (Sura 2, Al-Baqara "La Vaca", aleya 125).

*La Casa : La Ka’ba

* Maqâm Ibrâhîm: Es el sitio desde el que profeta Abraham dirigió la edificación de la Ka’ba.

 

El que tiene este fuerte sentimiento es una persona cuyo corazón está muy apegado a Al∙lâh. Pedía algo y luego Al∙lâh, Enaltecido Sea, se lo Realizaba y tal como deseaba.

Otra situación que le ocurrió a ‘Omar cuando un día entró para ver al profeta –que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él- y le dijo: "Mensajero de Al∙lâh, por tus esposas pasan [para ver al profeta] gente buena y mala, por qué no les ordenas que se escondan detrás de una cortina".

Luego descendieron las aleyas de Al∙lâh, Enaltecido Sea, corroborando las palabras de nuestro señor ‘Omar: "Y cuando les pidáis a ellas (las esposas del profeta) algún menester hacedlo desde detrás de una cortina" TSQ (Sura 33, Al-Ahzâb "Los Coaligados", aleya 53).

Si os hablo de estas situaciones es porque pretendo demostraros que el hombre que tiene el conocimiento y el fuerte sentimiento por las palabras de Al∙lâh hasta tal punto que las aleyas de Al-Qor’ân vienen coincidiendo con lo que ha dicho, es por supuesto un hombre con un nivel muy elevado de fe.

Tenemos un hâdîz del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, en el que dijo:

"En las naciones pasadas había gente de dichos iluminados. Si existiera uno en mi nación sería ‘Omar Ebnu Al Jattâb"

Gente de dichos iluminados: Significa gente inspirada con la voluntad de Al∙lâh, Enaltecido Sea. Por sus lenguas Al∙lâh Hizo correr palabras que coincidían con la legislación islámica.

Los ulemas comentaron este hâdîz diciendo: "Había mucha gente de dichos iluminados o gente inspirada en las naciones pasadas, y el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, lo aseguró. La condición con "Si" en el hâdîz significa que en general tal persona no existía –en nuestra nación- pero si existiera sería ‘Omar Ebn Al-Jattáb, a pesar de que nuestra nación es la mejor de entre las naciones pasadas. Entonces ¿Por qué había gente de dichos iluminados en las naciones pasadas pero no en la nuestra, excepto a ‘Omar, el único que al profeta señaló en su hâdîz?".

Los ulemas coinciden en que para las anteriores naciones era necesario que se hallara gente inspirada porque su legislación lo requería y por la mucha desviación que había. Pero la nación de Mohammad se la Otorgó Al∙lâh la merced de la perfección de esa religión y de Al-Qor`ân, este gran método que no escapa ningún asunto y que abarca todo sobre la vida mundanal y la Última Vida: "Hoy os he completado las prescripciones de vuestra religión y os he culminado el mensaje con mis mercedes y os he elegido el Islam por religión" TSQ ( Sura 5, Al-Mâ´ida, " La Mesa Servida", aleya 3).

Al∙lâh nos Completó esta religión, por eso la nación no necesita a gente a gente inspirada, o a gente con visiones ya que su religión se perfeccionó.

Pero si existiera uno, sería ‘Omar Ebnu Al-Jattâb. Imaginaos el valor de su actitud y su singularidad en esta nación de modo que desempeñara el papel del inspirado dotado de dichos iluminados con la voluntad de Al∙lâh…

Una vez, el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, recitaba a sus compañeros unas aleyas de la sura de Al-Mo`minûn (Los Creyentes), inmediatamente después de haber sido reveladas, que abordaba el tema de la creación del ser humano: "(…En verdad creamos al hombre de una esencia extraída del barro. Luego hicimos que fuera una gota de esperma dentro de un receptáculo seguro. Luego transformamos la gota de esperma creando un coágulo de sangre y el coágulo de sangre creando un trozo de carne y el trozo de carne en huesos que revestimos de carne haciendo de ello otra criatura….." TSQ (Sura 23, Al-Mo´minûn "Los Creyentes", aleyas 12, 13, 14).

Cuando nuestro señor ‘Omar escuchó estas aleyas por la primera vez, reflexionó sobre la creación del ser humano y antes de que el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, acabase la recitación, dijo en voz alta: "¡Bendito Sea Al∙lâh, el Mejor de los Creadores!", y ocurrió que la conclusión de la aleya coincidía con las mismas palabras que dijo ‘Omar, que Al∙lâh Esté complacido con él:

"¡Bendito Sea Al∙lâh, el Mejor de los Creadores!" (Sura de los Creyentes, aleya 14)

¡Que armonía, coincidencia e interacción tenía con las aleyas de Al-Qo`rân!

Fijaos en su actitud ante la cuestión de la prohibición del vino, la primera vez que se descendieron las aleyas que trataron esta cuestión, que dicen:

"Te preguntan sobre el vino y los juegos de azar. Di: En ambas cosas hay mucho daño para los hombres y algún beneficio, pero el daño es mayor que el beneficio." TSQ (sura 2 Al-Baqara "La Vaca", aleya 219)

Esta aleya era una de las aleyas que trataban gradualmente la cuestión de prohibir las bebidas alcohólicas.

Entonces nuestro señor ‘Omar alzó las manos al cielo suplicando a Al∙lâh: "¡Oh, Al∙lâh! Muéstranos una aleya indicadora sobre el vino.".

Y de hecho, otra aleya fue revelada sobre el vino: "Vosotros que creéis! No os acerquéis al salât ebrios, hasta que sepáis lo que decís." TSQ TSQ (Sura 4, An·nisâ´ "Las Mujeres", aleya 43), Otra vez ‘Omar levantó las manos hacia el cielo diciendo: "¡Oh, Al∙lâh! Díctenos un veredicto definitivo en Al-Qo`rân.

¿Habéis notado el grado y la fuerza de su interacción y su fe?

Y fueron reveladas las siguientes aleyas: "Vosotros que creéis! Ciertamente el vino, los juegos de azar, los altares de sacrificio [sobre los cuales eran degollados los animales como ofrenda para los ídolos] y las flechas adivinatorias son una inmundicia procedente de la actividad de Satanás; Absteneos de todo ello y así podréis tener éxito.
Realmente Satanás quiere desencadenar entre vosotros la enemistad y el odio
, [ sirviéndose del vino y de los juegos de azar,] y apartaros del recuerdo de Al∙lâh y de los rezos . ¿Acaso no vais a absteneros?" (La Mesa Servida, aleyas 90 y 91)

Entonces, nuestro señor ‘Omar se levantó, y dijo: ", ¡Nos lo hemos abstenido, Señor! ¡Nos lo hemos abstenido, Señor! Y fue el primero que vertió todas las botellas de vino que tenía, todos los musulmanes en la Medina hicieron lo mismo hasta que las calles se llenaron de ríos de vino. Al día siguiente, cuando la gente salió de casas, encontraron que todas las calles bañaban en el vino como si hubiese llovido toda la noche. Lo que significa que todos los musulmanes se abstuvieron de ellas para siempre.

¡Oh musulmanes que seguís consumiendo bebidas alcohólicas hasta ahora! ¿Podría haber un musulmán que bebe vino? ¿Podría alguna persona hacer la absurda polémica sobre las aleyas coránicas pretendiendo que Al∙lâh sólo nos Ordenó apartarse de las bebidas alcohólicas sin llegar a prohibirlas? ¿Es lógico atribuir tantas falsedades a Al∙lâh?

¡Habéis observado las coincidencias de ‘Omar Ebnu Al- Jattâb con Al-Qo`rân, y en varias situaciones!

Un día, el profeta (SAAWS) mandó a un chico de los Ansâr [Habitantes de La Medina que apoyaron al profeta] a ‘Omar. Y porque coincidía con la hora de la siesta, el chico se topó con Omar medio vestido, entonces ‘Omar levantó sus manos al cielo suplicando: "¡Oh, Al∙lâh, prohíbe que la gente entre sin permiso [a nuestras casas] en la hora de nuestro reposo!

Glorificado Sea Al∙lâh, apenas ‘Omar termina su súplica a Al∙lâh revela una aleya coránica atendiendo a su súplica.

¿Hay quien le iguala en su cercanía e interactividad con Al∙lâh? Esto sólo se realiza, como había subrayado al principio del episodio, mediante la fuerte adoración. Pues, ‘Omar era una persona practicante que recordaba mucho a Al∙lâh y que se conmovía al escuchar cada aleya coránica.

Y así se reveló la aleya que dice: [¡Vosotros que creéis! Que aquéllos que poseen vuestras diestras y los que de vosotros no hayan llegado a la pubertad os pidan permiso en tres ocasiones: antes de la oración del alba, cuando al mediodía aligeráis vuestros vestidos y después de la oración de la noche, pues son tres momentos de intimidad que tenéis; fuera de ellos no hay"

TSQ (La sura 24, An·nûr "La Luz", aleya 58)

‘Omar y sus actitudes con los judíos:

‘Omar tenía unas increíbles actitudes con los judíos. Una vez vino un judío y le dijo: "¡Príncipe de los creyentes! Tenéis una aleya en Al-Qor`ân que si hubiese sido revelada a nosotros los judíos hubiésemos festejado el día de su revelación".

‘Omar le preguntó sobre la aleya, y el judío le contestó que era la aleya que dice: "Hoy os he completado vuestro Dîn [religión], he culminado Mi bendición sobre vosotros y os he aceptado complacido el Islam como religión." TSQ (Sura 5, Al-Mâ´ida "La Mesa Servida", aleya 3).

‘Omar se rió, y le respondió – y de su respuesta veremos cómo era perfecta su comprensión y su interacción con Al-Qor`ân -: "Efectivamente así lo es, es una fiesta para nosotros: Se ha revelado al profeta el día de ‘Arafa y era viernes (o sea, son dos fiestas)".

Otra evidencia de su interacción con Al-Qo`rân, cuando se descendió la sura de Al-Wâqi'a (Lo Que Ha De Ocurrir), que habla de los más próximos a Al∙lâh que son en realidad los eminentes y los distinguidos, y sobre el placer que les Ofrecerá Al∙lâh en el paraíso y fueron descritos en Al-Qor`ân como sigue: "muchos de ellos serán de las primeras [generaciones] y muy pocos de las últimas." (Aleya 13, 14). ‘Omar lloró a pesar de que es considerado como uno de los primeros además de que serán muchos, sin embargo lloró por los pocos que serán de los últimos – por nosotros – así pues se reveló en la misma sura la aleya que dice: "Esto es para los compañeros de la derecha [serán quienes recibirán el registro de sus obras con la mano derecha] muchos de ellos serán de las primeras [generaciones] y también de las últimas" (aleyas 39, 40). ‘Omar sonrió al escucharla y agradeció a Al∙lâh.

¡Os dais cuenta de su amor por esta nación!

Acabamos con esto sus actitudes y la coincidencia de las aleyas coránicas con sus comentarios o sus súplicas. Pasamos a sus posturas y actitudes con el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él y al amor y la relación íntima entre ambos:

Una actitud maravillosa que contó su hijo ‘Abdul∙lâh Ebnu ‘Omar sobre su padre. Dijo que cuando el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, caminaba con un grupo de los compañeros, y entre ellos estaba nuestro señor ‘Omar, el Profeta (SAAWS) conocía muy bien su fuerte personalidad, entonces le estrechó la mano hasta que se entrelazaron. ‘Omar se alegró mucho y dijo en voz alta: "Te juro por Al∙lâh que te quiero mucho, Mensajero de Al∙lâh".

El profeta le dijo: "¿Más que a tu hijo, ‘Omar?"

Dijo: "Sí, Mensajero de Al∙lâh"

Dijo: "¿Más que a tu familia?"

Dijo: "Sí, mensajero de Al∙lâh"

Dijo: "¿Más que a tu dinero, ‘Omar?"

Dijo: "Sí, mensajero de Al∙lâh"

Dijo: "¿Más que a ti mismo, ‘Omar?"

Dijo: "No, Mensajero de Al∙lâh"

- Una de las cualidades de ‘Omar era su sinceridad y franqueza-

El Profeta le dijo: "No ‘Omar, no se cumple tu fe hasta que me ames más que a ti mismo".

Dijo ‘Abdul∙lâh: "Mi padre se alejó de los compañeros y quedó reflexionando por un momento sobre el tema. Después volvió gritando: "¡Mensajero de Al∙lâh! Juro por Al∙lâh que ahora te quiero más que a mi propio ser".

El profeta le dijo: "Ahora ‘Omar, Ahora" (o sea: ahora se cumplió su fe).

Luego ‘Abdul∙lâh Ebnu ‘Omar preguntó a su padre: "¿Puedes controlar tu corazón, padre?"

‘Omar le contestó: "Hijo mío, me pregunté: ¿Quién necesito más, a mi mismo o al Mensajero de Al∙lâh? entonces me acordé del tiempo que pasé en la desobediencia y la oscuridad y me di cuenta de que sin que Al∙lâh me Guiase gracias a su Mensajero, no hubiese sido creyente. Luego me percaté que el Día del Juicio estaré en una de las categorías o clases del paraíso, pero sólo alcanzaré el Firdaûs (el nivel supremo del paraíso) con mi amor al Mensajero de Al∙lâh. Me di cuenta pues que lo necesito más que a mi mismo, por eso le quise más que a mi propio ser".

Estas palabras pueden servir de entrenamiento para nuestros corazones para desplegar más esfuerzos con el fin de seguir las órdenes de Al∙lâh y de Su Mensajero.

Y cuando Al-‘Ab·bâs, el tío del Profeta, se convirtió al Islam, ‘Omar le dijo: "Por Al∙lâh, Al-‘Ab·bâs, que me alegro mucho por tu conversión al Islam más que mi alegría por la conversión de mi padre Al-Jattâb si hubiese abrazado el Islam".

Al-‘Ab·bâs le preguntó: "¿Por qué?"

‘Omar le respondió: "Porque el Mensajero de Al∙lâh se alegra por tu Islam más que por el Islam de mi padre y te ama más que a mi padre".

¡Notáis su gran amor al profeta (SAAWS)!

El Profeta (SAAWS) se alegra por muchas cosas que nadie se interesa por ellas en nuestra época. Nuestras obras son expuestas ante el profeta, agradece a Al∙lâh por nuestras buenas obras, y pide a Al∙lâh que nos Perdone por las malas.

Ese fuerte amor de ‘Omar al profeta (SAAWS) tenía que ser respondido por un amor igual por parte del profeta (SAAWS):

Una vez cuando ‘Omar y su hijo ‘Abdul∙lâh estaban charlando –después de la muerte del profeta que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él-, éste le preguntó: "Si olvidarías todos los momentos de la vida del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, ¿Cuál es la situación que nunca olvidarás?".

‘Omar respondió: "Nunca olvidaré cuando le pedí permiso para salir a la ‘Umra (la peregrinación menor), me dijo: "no me olvides hermano en tus buenas súplicas a Al∙lâh".

(Veis la modestia del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, al pedir a uno de sus compañeros que le recuerde al invocar a Al∙lâh).

Empezamos por sus situaciones que comprueban su gran amor al Profeta, que la Paz y los Rezos sean sobre él.

En el caso del divorcio de las esposas del Profeta, cuando éstas le causaron una gran molestia y cansancio en un tiempo determinado.

Todo ha empezado cuando el señor ‘Omar, que Al∙lâh Esté complacido con él, pidió algo de su mujer, pero ella se negó a hacerlo. Todos conocemos su rigurosidad, entonces le dijo: "lo estás discutiendo conmigo?"

A lo que replicó: "¿Y por qué no? Si las mismísimas esposas del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, lo hacen.

‘Omar dijo: "¿Es verdad lo que dices?", su esposa respondió que si.

La dejó y se fue inmediatamente a las casas de las esposas del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él. Hafsa (la hija de ‘Omar) fue una de las mujeres del Profeta, entonces, la preguntó: "Hafsa ¿Discutes o te opones a lo que dice el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él?

Su hija respondió: « Sí, y a veces causamos su enfado hasta la noche".

‘Omar dijo: « hija mía, no hagas esto, no hagas que el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, se enoje de ti porque esto hará que Al∙lâh se Enoje de ti también. Hija mía no imites a tu amiga (es decir ‘Â’isha), ella es más guapa que tú y el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre, él quiere al padre de ‘Â’isha más que al tuyo (Veis su modestia".

Luego se fue preocupado y empezó a visitar a las mujeres del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, diciéndoles: «Tened por cierto que si os divorcie, Al∙lâh le Recompensará por otras esposas mejores que vosotras» y se reveló la aleya coránica con las mismas palabras de ‘Omar.

Otra situación: ‘Omar tenía un jardín que cuidaba por turno junto a un hombre de los Ansâr [los medinenses auxiliadores al profeta]. El jardín estaba ubicado en la zona de Al-‘Awâlî (Esta zona sigue existiendo hasta nuestros días y todavía está repleta de plantas y palmeras, se sitúa un poco lejos de la Medina).

‘Omar cuidaba del huerto un día y el día siguiente se dedicaba a acompañar al profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él. El hombre de los Ansâr hacía lo mismo, de modo que alternaban el trabajo en el huerto con el objetivo de tener tiempo para acompañar al profeta (SAAWS).

Aquí, hay una observación que quiero resaltar. Los compañeros del profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, tenían un trabajo que hacer o una profesión, nunca permanecían sentados en las mezquitas todo el día. ‘Omar intercambiaba con el hombre ansârî un día en el huerto y otro con el profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él. Hoy en día asistimos a un fracaso escolar porque los alumnos no consagran tiempo para sus estudios, muchos fracasaron en su vida, y otros pasan todo el día en la mezquita, pensando que lo correcto es dedicar todo el tiempo para la adoración pasando por alto del trabajo.

Sin embargo, ‘Omar combinaba entre el trabajo y la adoración.

Una vez ‘Omar estaba en el jardín y su amigo el ansârî estaba con el profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él.

‘Omar nos cuenta: "De repente alguien golpeó fuertemente la puerta hasta tal punto que me asusté…y dije: ¿Qué pasa? ¿Las tribus de Ghassân atacaron La Medina? ‘Omar auguró que algo muy grave estaba ocurriendo.

El ansârî le contestó: "¡Peor aún!, el profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, repudió a sus esposas". Entonces ‘Omar dijo: "¡Qué desastre!".

No le preocupaba si el profeta hubiese divorciado de su hija, pero sólo estaba preocupado por la ira y la pesadumbre del profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, y ni siquiera fue a ver a su hija tras oír esta noticia.

‘Omar continúa: "Fui inmediatamente a la mezquita donde encontré a un grupo de los compañeros del profeta llorando, entonces les pregunté: "¿Es verdad que el Mensajero divorció de sus esposas?"

Me contestaron: "No sabemos. Sólo sabemos que el Mensajero se apartó de sus mujeres, se aisló en una pequeña habitación y puso a un guardia en la puerta para pedirle permiso antes de entrar a verle, fue el señor Bilâl Ebnu Rabbâh. Se negaba a hablar con alguien y no dio el permiso a ninguno para entrar a verle. Nadie sabe lo que estaba pasando ¿Si había divorciado a sus mujeres o no? Y ni siquiera ellas estaba enteradas.

‘Omar estaba muy triste por lo ocurrido, no por su hija sino porque estaba pensando en la aflicción del Profeta.

Hemos hablado en los dos episodios anteriores sobre la fuerza de ‘Omar, pero esta vez vamos a hablar de su sensibilidad. He pretendido subrayar su sensibilidad y su amor al profeta porque algunas personas religiosas intentan imitar al señor ‘Omar, pero resultan más duros y severos en sus comportamientos. El musulmán es sensible, bueno y cariñoso, pero muy fuerte en los duros momentos.

‘Omar entró y pidió a Bilâl que le pida permiso del profeta para verle.

Bilâl le dijo: "Te pediré permiso del profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él".

Luego volvió y dijo a ‘Omar que el profeta no lo permitió.

El Profeta estaba muy conmovido y no permitió a ‘Omar que entrase.

Luego ‘Omar se dirigió a ver a algunos compañeros del profeta pero les encontró llorando, así que volvió y pidió a Bilâl que le permitiera entrar a ver al profeta. Pero otra vez Bilâl regresó y dijo a ‘Omar que el profeta no le dio permiso.

Entonces ‘Omar volvió para sentarse con la gente y luego regresó una tercera vez y dijo a Bilâl: "Por Al∙lâh intenta pedirme permiso del Mensajero de Al∙lâh. Y esta vez Bilâl volvió diciéndole: "lo ha permitido".

‘Omar entró y encontró al Mensajero de Al∙lâh dormido sobre un pedazo de estera que le causó daño en su lado. ‘Omar le dijo: "!Mensajero de Al∙lâh!, ¿estás durmiendo aquí sobre una estera en el momento en el que Cosroes y César están disfrutando del dinero, el poder y del reino?"

-El Profeta dijo: ¿Acaso dudas en cuanto a la religión, ‘Omar?

-Omar dijo: "No, ¡que Al∙lâh me libre! Pídeme el perdón de Al∙lâh, Mensajero de Al∙lâh"

-El Profeta dijo: "‘Omar, aquellos son gente cuyos bienes les fueron ofrecidos en esta vida mundanal efímera" (quiere decir que no te engañe la riqueza en que están viviendo)".

‘Omar quería preguntar al profeta si hubiese divorciado a sus esposas pero no se atrevió. Así que puso un plan que consistía en hacer reír al profeta primero para luego aprovechar la oportunidad para preguntárselo.

‘Omar le dijo: « ¡Mensajero de Al∙lâh!, nosotros los emigrantes cuando estuvimos en la Meca la mujer no podía mostrar oposición, pero cuando nos fuimos a la Medina, las mujeres de los medinenses discutían con sus maridos y les contradecían, entonces nuestras mujeres aprendieron de ellas".

El Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, sonrió.

Luego ‘Omar dijo: "Sabes, por Al∙lâh, antes, en la Meca, mi mujer no se atrevía a discutirme algo pero ahora está discutiendo conmigo una y otra vez". Entonces el profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él rió.

Inmediatamente, ‘Omar le preguntó: "¿Has divorciado a tus esposas, Mensajero de Al∙lâh?

El Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, le contestó: "No".

‘Omar dijo: "Las alabanzas son para Al∙lâh".

Veis su fuerte amor al Profeta y su sensibilidad con él.

Veamos ahora cómo el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, hablaba de ‘Omar y cómo le dio la buena noticia de entrar al paraíso.

En uno de los ahâdîz relatados por Abû Mûsa Al-Ash’arî, uno de los compañeros del profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, dijo: "Busqué al profeta –que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, en la mezquita pero no lo encontré, así pues pregunté por él en las casas de sus esposas, pero en vano, entonces pregunté ¿Dónde está el profeta? Me dijeron que se fue en esta dirección. Tomé ese camino hasta que llegué a un pozo llamado Arîf. Encontré al profeta sentado al borde del pozo después de haber realizado ablución, alargando sus piernas al pozo y subiendo un poquito su ropa".

Me dije que hoy me encargaría de la guardia del profeta (SAAWS)".

(Abû Mûsa Al-Ash’arî, asignó a sí mismo un guardia del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, sin que el profeta se lo pidiera. Esto demuestra el gran amor que tenían los compañeros al profeta y la dedicación completa a servirle y a protegerle).

Me puse de pie a la entrada que daba al profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, luego vino Abû Bakr y quiso entrar.

Le dije: "Espera Abû Bakr hasta que te pida permiso del Mensajero de Al∙lâh".

¿Por qué no intentamos satisfacer al profeta (SAAWS) sabiendo que él no está satisfecho de lo que está pasando, especialmente porque la mezquita de Al Aqsâ sigue siendo ocupada, el estado de los musulmanes y su lejanía de Al∙lâh, sin olvidar los pecados graves que cometen como consumir las bebidas alcohólicas, el adulterio, abandonar los rezos, etc.

¿Acaso concebimos el peligro resultante de todo esto?

Volvamos al compañero Abû Mûsa Al-Ash’arî, y hablemos de lo que pasó delante del pozo.

"Entré y dije al profeta (SAAWS): "Mensajero de Al∙lâh, Abû Bakr está fuera y pide permiso para verte". El Profeta sonrió y dijo: "Permítele entrar, y dale la buena noticia de que entrará al Paraíso", Entonces fui a Abû Bakr y le dije: "El Mensajero de Al∙lâh te dio permiso para entrar y te dio la buena noticia de que entrarás al Paraíso".

Abû Bakr entró y se sentó al lado del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, e igualmente se mojó los pies en el pozo subiendo un poquito su ropa.

Luego, llegó ‘Omar Ebnu Al-Jattâb y quiso entrar. Pues le dije: "Espera, ‘Omar, hasta que pide permiso al Mensajero de Al∙lâh". Entré y le dije al profeta (SAAWS): "Omar pide permiso para verte, Mensajero de Al∙lâh". El Profeta que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, dijo: "Permítele entrar, y dale la buena nueva de que entrará al Paraíso". ‘Omar entró.

Notáis esta orden divina, primero entró Abû Bakr, y luego ‘Omar tal como se sucedieron en el califato de los musulmanes después de la muerte del profeta (SAAWS)…y luego ‘Ozmân y por último ‘Alî Ebnu Abî Tâleb (el Mismo orden de los Califas ejemplares).

Luego, vino ‘Ozmân a su vez y quiso entrar, entonces le dije que espere y pedí permiso al el profeta quien me dijo: "permítele pasar y anúnciale la buena noticia de que entrará al paraíso por una desgracia que sufrirá".

¡Qué perspectiva futura tenía él, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él!

Salí y le dije: "El Mensajero de Al∙lâh te permite entrar y te comunica la buena noticia de que entrarás al Paraíso por una desgracia que sufrirás", a lo que ‘Ozmân contestó: "Al∙lâh Es el Ayudante, si Al∙lâh Quiere".

Los tres entraron y quedaron sentados al lado del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él".

Cuenta Abû Mûsa Al-Ash’arî: "Suplicaba a Al∙lâh que viniera mi hermano y le ocurriese lo que pasó y que el profeta le diese la buena noticia de entrar al paraíso, pero llegó ‘Alî Ebnu Abî Tâleb…".

Y así se reunieron los cuatro califas ejemplares con el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, y los cuatro recibieron la buena nueva de que entrarán al paraíso.

Partiendo de lo dicho, podemos percibir esta relación tan estrecha y este amor enorme entre el profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él y ‘Omar Ebnu Al-Jattâb

Una vez, cuando el Profeta estaba sentado entre sus compañeros dijo: "¡Qué buen hombre es Abû Bakr! ¡Qué buen hombre es ‘Omar!"

Con esto hemos tratado en este episodio el amor de ‘Omar a Al∙lâh y a Su Mensajero, su armonía y coincidencia con lo que decían algunas aleyas del Corán, cómo hablaba el profeta de él, y cómo era su fuerte personalidad en que tenia lugar también la ternura, el cariño y el amor.

En cuanto a sus virtudes morales, hay muchas narraciones bellas que tratan este lado suyo:

Una vez el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, estaba dentro de la mezquita – mencioné antes este dicho del profeta en los episodios que trataron la vida de Abû Bakr porque también se relaciona con él- el profeta llamó a Abû Bakr y le preguntó: "¿Dónde está Abû Bakr? Ven a mi lado… ¿Dónde está ‘Omar? Ven a mi lado"…Los compañeros del profeta estaban sentados viendo lo que pasaba. El profeta cogió la mano de Abû Bakr, luego la de ‘Omar y las elevó diciendo: "Así estaremos resucitados el Día del Levantamiento".

Otra narración bella que relataron los compañeros: "Decíamos, mientras el profeta nos escuchaba, que las mejores personas después del Mensajero de Al∙lâh son: Abû Bakr y ‘Omar. El profeta nos escuchaba y sonría sin decir nada (esto demuestra su asentimiento a lo que decían los compañeros sobre Abû Bakr y ‘Omar).

En otra ocasión cuando ‘Amr Ebnu Al-‘Âs regresó triunfador de la batalla de Dhâtus-Salâsel, y puesto que el profeta estaba muy contento por esta victoria, ‘Amr Ebnu Al-‘Âs quería escuchar unas palabras de elogio del profeta delante de los compañeros.

Entonces preguntó al profeta: ¿Quién es la persona que más amas, Mensajero de Al∙lâh?

Y debido a que el profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, trataba a sus compañeros de una forma muy cariñosa, cada uno de ellos creía que el profeta le quería más.

El profeta contestó: "’Aîsha".

Observamos la posición de la mujer en la vida del profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, no se avergonzó de decir que la persona que más quería era su esposa.

‘Amr Ebnu Al-‘Âs le dijo: "No me refiero a las mujeres sino a los hombres".

Entonces le respondió: "Su padre, Abû Bakr".

- Dijo ‘Amr: "¿Y quien viene después de él?"

- Respondió: "’Omar", entonces ‘Amr se dijo: "Decidí callar y considerarme uno las personas que el Profeta quería".

Vemos la posición que ocupaban Abû Bakr y ‘Omar en el corazón del profeta de modo que eran los primeros dos nombres que mencionó.

Hay una frase muy bella de Al-Hasan Al Basrî, y en general todas sus palabras eran finas, en que dice: "Es como si viese al Islam viniendo el Día del Levantamiento y examinando las caras de la gente diciendo: "Señor mío, este hombre me ha hecho triunfar, y este me ha frustrado… Señor mío, esta mujer me ha hecho triunfar y esta me ha frustrado…hasta llegar a ‘Omar y entonces le cogiera la mano y diera: "Señor mío, estaba extraño hasta que este hombre abrazó el Islam".

Imagináis la posición de nuestro señor ‘Omar…

En uno de los dichos del profeta –que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él- dijo: "Soñé que como si estaba en el paraíso y mientras caminaba allí, observé un palacio enorme, pues pregunté: "¿De quién es este palacio?

Me respondieron: "Es de una persona de Qoraysh". Pregunté: "¿Es mío?", me contestaron: "No, es de ‘Omar Ebnu Al-Jattâb.

Y en otro dicho dijo profeta –que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él-: "Soñé que estaba caminando en el paraíso y vi un palacio y a una mujer que estaba haciendo sus abluciones al lado del palacio, así pues pregunté: ¿De quién es este palacio? Me contestaron: "de ‘Omar", entonces me acordé de su fervor por las mujeres, y me alejé del palacio".

‘Omar lloró y dijo: "¿Puede ser que un hombre como yo tenga celos de una persona como tú, Mensajero de Al∙lâh?

¡Observamos qué posición tenía ‘Omar!

Pero ¿Qué hacemos nosotros para el Islam? No digo que debemos ni que podamos alcanzar esta posición, pero por lo menos debemos hacer alguna cosa para esta religión.

¿Por qué no ayudamos a los demás, o intentemos corregir y mejorar a los que nos rodean, y vivir para Al∙lâh? Que hagamos triunfar esta religión considerándola como una prioridad de nuestra vida porque esa religión es muy preciosa y meritoria.

Tengamos como misión en esta vida la educación de nuestros hijos con la finalidad de que provengan de ellos hombres como Salâh Ad-Dîn [que libró a Jerusalén de la ocupación] para liberar Al Masÿîd Al-Aqsâ, que el sueño de nuestra vida sea el de rezar en Jerusalén y que el Islam triunfe y dirija todo el mundo.

¡Vemos cómo era la posición de ‘Omar a través de estos dichos, en comparación con la nuestra!

No estoy aquí para desalentaros, sé que hay mucha gente que vive para el Islam. Esto es verdaderamente una cosa muy bonita y suplico a Al∙lâh que Aumente su número en el mundo. Sólo pretendo animaros e incitar a vuestras voluntades – y a la mía también – para que todos anhelamos vivir por Islam.

En otro hadîz bonito del profeta, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, dijo sobre un sueño[5]: "Soñé que la gente es expuesta ante mí el Día del Levantamiento. Cada uno llevaba una camisa. La camisa de algunos llegaba a sus pechos, otros aún más corta y vi a ‘Omar Ebnu Al-Jattâb con una camisa tan larga que arrastraba detrás por el suelo".

Los compañeros escucharon el dicho del profeta, y quisieron descifrar ese sueño y saber a qué se refería ‘la camisa’. Entonces le preguntaron: "¿Y cómo lo has interpretado, Mensajero de Al∙lâh?"

Respondió: "La camisa es la religión".

¿Cómo será el Día del Levantamiento? ¿Cómo será aquel que vivía lejos de Al∙lâh y de su obediencia en esta vida mundanal? ¿Qué ropa llevaría?

Habrá quienes se encontrarán desnudos…la desnudez en este Día será muy difícil, mientras que la vestimenta en será una misericordia de Al∙lâh.

¿Cómo nos presentaremos el Día del Levantamiento?, ¿Vestidos o desnudos? Y ¿Cómo será la longitud de nuestras camisas? Este dicho afecta más a las mujeres que son llenas de decencia y honradez.

‘Omar Ebnu Al-Jattâb vendrá el Día del Levantamiento arrastrando su camisa por detrás…

En otro dicho que demuestra la gran posición de ‘Omar – y me limito a narraros todos los dichos del profeta que hablaban de su posición- , el profeta (SAAWS) dijo: "Al∙lâh Puno la verdad en la lengua y en el corazón de ‘Omar y es Al-Fârûq[6] con el que Al∙lâh Hizo discernir entre la verdad y la falsedad"

En otro dicho: El profeta –que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él- confió a Hudhayfa Ebnu Al-Yamân todas las tentaciones que ocurrirán hasta el Día del Levantamiento. Hudhayfa era el guardasecretos del profeta. ‘Omar sabía que el profeta le confió dicho asunto. Así pues, después de la muerte del profeta (SAAWS) y después de que ‘Omar fue asignado Califa de los musulmanes, una vez cuando este último estaba sentado con los compañeros, entre los cuales estaba Hudhayfa, ‘Omar dijo: "Háblanos Hudhayfa sobre las tentaciones".

Hudhayfa dijo: "La tentación del hombre se produce en su casa, su familia y su dinero, puede expiarla dando limosna, haciendo ‘Omra "peregrinación menor", suplicando a Al∙lâh y rezando las oraciones nocturnas voluntarias."

‘Omar dijo: "No me refiero a este tipo de tentaciones, pero te pregunto sobre unas aflicciones que tumultuarán como trozos de la noche oscura" es decir unas tentaciones duras que afectarán a toda la Umma – comunidad musulmana- y no a las personas.

Hudhayfa dijo: "Para nada te servirá saber este tipo de tentaciones, príncipe de los creyentes, pues entre tu y éstas existe una puerta cerrada".

‘Omar dijo: "¿Hudhayfa, esa puerta se abrirá o se romperá?

A lo que le respondió: "Se romperá".

‘Omar dijo: ¿Entonces nunca volverá a su estado?

Luego, ‘Omar se puso a llorar. Vemos cómo amaba a la comunidad musulmana.

Los compañeros no entendieron el significado de esta conversación, y cuando encontraron a ‘Omar llorando, preguntaron a Hudhayfa: ¿A qué se refieren la puerta y las tentaciones?

Hudhayfa replicó: "La puerta es ‘Omar (Es la puerta que protege a la nación musulmana de estas aflicciones) y cuando muere ‘Omar, se abrirá la puerta de las aflicciones y nunca se cerrará hasta el Día del Levantamiento."

¡Imaginamos a una sola persona que protege la comunidad musulmana hasta el Día del Levantamiento!

¿Eres capaz de impedir las tentaciones en el trabajo, en la universidad, en la clase en que estudias, entre tus compañeros, por la calle donde vives, en tu casa o bien dentro de tu habitación?

Si no puedes impedir estas tentaciones dentro de tu habitación esto quiere decir que eres muy débil. ‘Omar impidió estas tentaciones hasta que murió y esta puerta sólo se abrió después de su muerte.

Después de esta conversación que tuvo lugar entre ‘Omar y Hudhayfa, se divulgó entre todos los compañeros y por toda la nación que ‘Omar era el que impedía las aflicciones y que una vez muerto, éstas ocurrirán.

El día de la muerte de ‘Omar Ebnu Al-Jattâb, una mujer sencilla salió y se paró en el centro de la Media gritando en voz muy alta: "¡Oh, ‘Omar!, ya se abrió la puerta de las aflicciones que nunca se cerrará hasta el Día del Levantamiento".

¡Concebimos cómo era la comprensión de esa mujer!

Procuremos, entonces, impedir estas tentaciones para que no lleguen a la gente…

Al narrar todos estos dichos sobre nuestro señor ‘Omar, que arrojan la luz sobre sus virtudes morales y sus valores, estoy pretendiendo suscitar la valentía y la fe en el corazón de algunos de vosotros, para que lleguen, tal vez, a imitar a ‘Omar y decidir impedir la puerta de las tentaciones guiando a la gente al camino recto...

Una vez, un grupo de mujeres de Quraysh vinieron a ver al profeta para que les hable de la religión. Sus voces se levantaron y empezaron a trabar conversaciones entre ellas. Llegó ‘Omar y apenas escucharon su voz pidiendo permiso para entrar, callaron y procuraron esconderse. Cuando entró ‘Omar, el Profeta -que los rezos y la paz de Al∙lâh sean sobre él- se rió y dijo: "Estas mujeres estaban sentadas ante mi y alzaban la voz. Pero cuando entraste, ‘Omar, temieron de ti y cada una procuraba esconderse".

‘Omar dijo: "¡Por Al∙lâh! Eres más digno de que te temieran Mensajero de Al∙lâh".

Y se dirigió a las mujeres diciéndoles: "¡¿Tenéis miedo de mí y no tenéis miedo del Mensajero de Al∙lâh -que los Rezos y la Paz sean sobre él?!"

Las mujeres le contestaron: "Tú eres mucho más duro e intransigente que el Mensajero de Al∙lâh".

El Profeta rió y dijo: "Por Al∙lâh, ‘Omar, si Satanás te ve caminando por una vía, tendrá miedo de ti y cambiará su camino".

Podemos imaginar cómo era ‘Omar, ¡hasta Satanás huye de él!

Pero ¿Qué es lo que quiere Satanás de nosotros? Él nos incita para que cometamos pecados. Sin embargo, hay personas que resisten a las incitaciones del diablo de modo que resultan más fuertes en hacer el bien. En este caso Satanás no le queda más remedio que alejarse de esas personas para que no ganen más buenas obras. De ahí que Satán se aparta al ver a ‘Omar, no por tenerle miedo, sino por miedo de llevarle a ganar más buenas obras.

¡Qué posición y grado ocupaba!

¿Quién de entre nosotros anhela luchar contra Satanás, enfrentarle y no darle nunca la oportunidad para desviar a la gente? o ¿quién de entre nosotros puede impedir que las tentaciones lleguen a la gente?

El profeta –que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él-dijo: "Soñé que me pusieron en un platillo de la balanza y la Umma [la comunidad musulmana] en el otro platillo y que pesé más que ésta. Después pusieron a Abû Bakr en un platillo y a la Umma en el otro, pero pesó más el platillo de Abû Bakr. Luego hicieron lo mismo con ‘Omar y pesó más el platillo de ‘Omar".

Trabajad para tener peso en la balanza, haced las buenas obras para cercarse de Al∙lâh. Es verdad que no podemos alcanzar sus posiciones, pero queremos elevarnos y presentar algo positivo para el Islam. No queremos vivir solamente por vivir y luego morir, sino que tenemos que lograr un valor más sublime que lo que tenemos actualmente. Deseamos acercarnos al ejemplo de los compañeros y al ejemplo de ‘Omar y de sus virtudes morales.

Pido a Al∙lâh, Alabado y Enaltecido Sea, que nos Une con él en el paraíso, que nos Otorgue la fidelidad y que nos Utilice con el fin de salvar nuestra religión para que Esté Satisfecho con nosotros.

Os veré en el próximo episodio en el que hablaremos de la fuerza de ‘Omar, su dignidad y el período de su califato.

Que la Paz, la Misericordia y la Bendición de Al·lâh sean con vosotros.


[1] (SAAWS): Sal·lâ Al·lâhu ‘Alayhi Wa Sal·lam: Los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, que es explicada por los ulemas como sigue:

Sal·lâ Al·lâhu ‘Alayhi: significa que le Cubre con Su MisericordiaEl motivo de traducirlo literalmente es porque estas palabras son repetidas por los musulmanes de todo el mundo, siguiendo el precepto divino de decir esta expresión siempre que se mencione al Profeta, en la llamada a la oración (Al Âdhân) o en cualquier circunstancia, como veneración concedida por Al·lâh a Su último Mensajero, que ha sido enviado a toda la humanidad. Wa sal·lam: significa: y Derrame Su Paz sobre él.significa: y Derrame Su Paz sobre él.

[2] Al∙lâh= significa Dios. Es el Nombre Más Grande que ostenta el Único Creador que posee todos los atributos propios de la divinidad, tal como fue revelado en el Qor´ân.

[3] TSQ = Traducción de los Significados de Al Qor'ân. Es imposible transmitir exactamente los verdaderos significados que contienen las palabras de Al Qor'ân o imitar su elocuente retórica. Se han traducido los significados de Al Qor'ân y no se puede decir que sea una traducción de Al Qor'ân. Esta traducción nunca podrá reemplazar la lectura de Al Qor'ân en lengua árabe -la lengua en que fue revelado-.

[4] Maqâm de Ibrâhîm: El sitio en el que se ubicó Abraham para comenzar a edificar la Ka´ba.

[5] Es conocido que los sueños de los profetas eran visiones acertadas.

[6] Al-Fârûq: Un apodo que el profeta (SAAWS) dio a ‘Omar y significa aquel que discierne entre la verdad y la falsedad.

 

Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

© 2003 - 2016 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.