Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

  

Segundo califa 'Omar Ibnu Al-Jattâb

Episodio "2"

 

En el primer episodio hemos llegado al día en que entró nuestro señor 'Omar Ibnu Al-Jattâb en el Islam.

Hoy hablaremos de las situaciones del señor 'Omar con el Profeta (SAAWS)[1], los Rezos y la Paz de Al∙lâh[2] sean sobre él e intentaremos narrar todas aquellas situaciones.

Si quisiera poner un título a los acontecimientos de la vida de 'Omar Ibnu Al-Jattâb desde el día en el que abrazó el Islam hasta que murió el Profeta (los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él), podría ponerle un título que exprese la línea que guiaba todas sus actitudes, y ésta, desde mi punto de vista, es su fervor por el Islam. 'Omar quería mucho el Islam, le era tan querido hasta que tomó actitudes grandiosas para esta religión, unas actitudes que no tienen otra explicación salvo su gran amor y su valoración por el Islam.

Dedico este episodio a los musulmanes que lo lean, sean jóvenes, mujeres, madres y padres. Pues, la apreciación del Islam que está en el corazón de cada uno no tiene que ver con lo que nos está pasando a los musulmanes estos días, sobre todo lo que vemos en Palestina. La apreciación del Islam debe formar una parte del alma de cualquier musulmán. Esta apreciación y esta vigilancia son las que deben convertirse a la persona negativa en otra positiva. Hoy en día vemos que algunos sólo aprecian el Islam llorando por algo que acontece a los musulmanes y a este límite se acaba su fervor por el Islam; mientras que el fervor de nuestro señor 'Omar Ibnu Al-Jattâb por el Islam era una actitud positiva y útil y ésta es la línea básica de este episodio.

¿Quieres el Islam? Esta es una pregunta que te iré repitiendo mientras hablo de 'Omar. ¿Haces algo para esta religión? Esta es la cuestión esencial de la existencia; hay muchas personas que dan pasos hacia la práctica de la religión, pero pasado ya un tiempo retroceden. Una vez aprecias verdaderamente el Islam, nunca volverás para atrás, porque tienes una causa importante para luchar (por ella), y el Islam es la cosa más importante para ti, vivirás para ver el Islam en el mejor estado posible, para verlo predominar el mundo a través de lo verdadero, lo bueno, lo justo, y no a través de la violencia y la violación.

¿Sientes que el método más bello a seguir en la vida es esta Religión, y que éste es la creencia más innata y simple ¿Sientes que esta religión es la solución de todo lo que está padeciendo la humanidad de guerras, ruinas, pobreza o sufrimiento psicológico? ¿Sientes que en el Corán que tienes en mano encontrarás la solución?

Aquel que quiere mantenerse practicante y religioso, debe sentir que el Islam es la causa por la cual lucha durante toda su vida.

Volvemos a hablar de nuestro señor 'Omar Ibnu Al-Jattâb cuando tenía el Islam como causa de su vida, y vamos a contemplar los acontecimientos que vivió con el Profeta, los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él. Empecemos por las situaciones de la emigración a Medina". 'Omar veía a los musulmanes emigrando a escondidas porque temían que Qoraysh les hiciera daño, y los compañeros no podían anunciar su emigración por temor, viendo esta situación crítica y sintiendo fervor por el Islam, decidió emigrar de forma pública.

Cuenta nuestro señor 'Alî Ibn Abî Tâleb: "Todos los emigrantes compañeros del profeta emigraron a escondidas, salvo Ibnu Al-Jattâb ". Lo divertido en esta cuestión es que nuestro señor 'Alî, siendo uno de los más valientes, diga esto de nuestro señor 'Omar.

Tal vez algunos se preguntarán, por qué el Profeta emigró a escondidas mientras 'Omar emigró en público, y se preguntarán si 'Omar era más valiente que el Profeta, por eso cabe mencionar que la misión de nuestro Profeta, los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, era la de poner las legislaciones para la Umma [la comunidad musulmana] y educarla, y que las circunstancias entonces eran muy duras. El Profeta quiere aclarar que cuando la umma se encuentre en un estado débil, no debe cometer el error de hacer públicos sus asuntos y ser sujetada a perjuicios. Sin embargo, 'Omar se comportaba de forma personal, quería demostrar a los musulmanes la importancia de ser fuerte encargando todas las consecuencias de su actitud, sin agobiar a los demás, y así se comportó individualmente. Pero los comportamientos del Profeta, los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, están tomados en cuenta por los demás, siendo el Profeta de esta comunidad que vino para ponerles las legislaciones de esta religión (Que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre Mohammad). Por lo tanto, emigró a escondidas para hacer la tarea más fácil para sus compañeros y después para toda la comunidad musulmana porque es el ejemplo a seguir y de ahí si se enfrentan a una situación como tal (la debilidad), pueden seguir su ejemplo. En cuanto a 'Omar, como hemos mencionado, se comportó de forma personal, sin embargo cuando llegó a ser el califa de los creyentes, veremos que imitaría al Profeta, los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él. El mismo 'Omar dijo que antes de ser califa se comportaba de una forma personal. Pero al ser Califa de los Creyentes era el más compasivo con los musulmanes.

¿Entendemos esta concepción bella? Si diriges a la gente en la oración facilítales el rezo, pero si rezas solo puedes prolongar el rezo como quieras. Nunca impones a la gente hacer obligaciones difíciles. Si quieres, puedes obligarte a ti mismo pero nunca a los demás.

Es por eso que nuestro señor 'Omar Ibnu Al-Jattâb hizo su emigración pública y el Profeta la hizo a escondidas.

Veamos ahora cómo fue su emigración, y veamos la gloria del Islam y su hermosura. Pretendamos saber por qué la gente quiere a 'Omar, hasta que hay algunos que lo quieren más que a Abû Bakr a pesar de que este último está en un grado más alto que 'Omar. Este gran amor hacia 'Omar se debe a nuestro deseo de sentir la gloria del Islam que hallamos en su biografía.

Volvamos entonces a hablar de su emigración. 'Omar salió, con la espada en mano, cogiendo su arco, sus flechas y su palo en la otra mano, parecía como si fuera saliendo para una batalla; salió en el momento cuando más se reunía la gente de Qoraysh al lado de Al Ka’aba, lo hizo adrede para que lo vieran en tal estado. (Mientras entre los jóvenes de hoy hay algunos que sienten vergüenza por ser religiosos o llevar el velo ¡Mirad a 'Omar con la gloria del Islam en el corazón!). Entró en Al Ka’aba y empezó a dar siete vueltas alrededor de ella, luego se dirigió a Moqâm Ibrâhîm (El sitio desde el que profeta Abraham se dirigió la edificación de la Ka’ba]) y rezó dos raka’as. Cabe mencionar que antes de que abrazara 'Omar el Islam ninguno de los compañeros se atrevía a rezar en Al Ka’aba.

Cuenta 'Abdul·lâh Ibnu Mas'ûd: "Éramos débiles hasta que anunció 'Omar su Islam, juro por Al·lâh que no podíamos rezar en Al Ka'aba hasta que 'Omar abrazó el Islam; cuando anunció su Islam Al·lâh reveló la aleya: "¡Profeta! Al·lâh es Suficiente para ti junto con los creyentes que te sigan." TSQ[3], (¡Vemos cómo descendió un versículo del Corán después de la conversión de Omar al Islam (de 'Omar!)

Después de rezar detrás de Moqâm[4] de Ibrâhîm, 'Omar se dirigió hacia los corros de la gente de Qoraysh, uno por uno. Se paró ante cada uno de los cuales y les dijo a ellos:

"Se quedan desfiguradas las caras", es decir, se quedan perturbadas y tendrán un fin feo. "Al∙lâh humillará estas narices", quiere decir que sus narices se mancharán en la tierra…

Luego les miró y les dijo: "Quien quiere que su hijo sea huérfano, que su madre lo pierda, o que su esposa sea viuda, que me encuentre detrás de este valle, emigraré mañana", ninguno abrió la boca.

Esta situación lleva una concepción muy bella, es ilógico que una persona con una personalidad débil imite la actitud de 'Omar, quien quiera imitarlo debe tener una fuerte personalidad como él. Si quieres ser como él debes tener éxito en tu vida y en tus estudios, porque 'Omar era un triunfante, descendía de una gran familia grande, era rico y de carácter distinguido y fuerte. Por ello sería peligroso e incorrecto que imitaras a 'Omar sin tener sus potencias. La solución es que desarrollas en ti mismo, las habilidades de 'Omar. Estas palabras las dirijo a las madres, cultivad en vuestros hijos el espíritu de la gloria de 'Omar, y desarrolladlo mediante el éxito y la distinción.

Emigraron con 'Omar 20 de los débiles de los musulmanes, era el único que había entrado en la Medina con tal número de emigrantes.

Si tenemos personas distinguidas y triunfantes como 'Omar, los musulmanes podrán tener esperanza. Hoy hablo de 'Omar... pero ¿por qué no seas tú como él?

De los relatos interesantes también es que 'Omar tenía un amigo íntimo que lo acompañó en su emigración a la Medina, se llamaba 'Ayyâsh Ibnu Rabî’a, y era de las familias ricas de La Meca. 'Ayyâsh tenía un hermano llamado Al Hârez, que había planeado con Abû Ÿahl hacer a 'Ayyâsh regresar a La Meca para que fuera un ejemplo rotundo a los restantes musulmanes y nadie se atreviese después a emigrar. Al Hârez y Abû Ÿahl se dirigieron rápidamente por detrás de 'Ayyâsh antes de que éste llegara a La Medina. Le encontraron con él, pero a su lado estaba 'Omar, de quién por supuesto no podían acercarse. Sólo quieren hacer regresar a 'Ayyâsh a solas, entonces le dijeron: " ¡'Ayyâsh!, tu madre juró que no se pondría a la sombra ni se ducharía ni se lavaría el pelo hasta que regreses a casa". Entonces 'Ayyâsh empezó a emocionarse, (¡Vemos cómo era la tentación que enfrentó!) Nuestro señor 'Omar lo percibió, pues, le dijo: "No regreses 'Ayyâsh, juro por Al·lâh que te harán desertar tu religión, quédate, no temes por tu madre, si se queda en el calor del sol se cansará y se refugiará después en la sombra, si los bichos le dañan el pelo lo lavará". Pero 'Ayyâsh le dijo: "Es que tengo dinero en La Meca, iré para traer mi dinero y cumplir con el juramento de mi madre, luego regreso". Entonces 'Omar le dijo: "Si vas no volverás". 'Ayyâsh insistió en irse con ellos.

¡¿Observamos como son las tentaciones de la vida?!

'Omar le dijo: "Si quieres recoger tu dinero, sabes que soy de los más ricos de Qoraysh, te daré la mitad de mi dinero pero no vuelvas allí 'Ayyâsh".

¿Hay quien pueda hacer lo que hizo 'Omar con uno de sus amigos? 'Omar iba a dejar la mitad de su dinero sólo para que un amigo suyo quedase con los musulmanes). Pero 'Ayyâsh dijo: "No. Volveré."

Entonces le dijo 'Omar: " Lleva mi camello y regresa con él, quizás te recuerde a los musulmanes si experimentas tentaciones allí". Y así, 'Ayyâsh se fue a La Meca y aquél camello fue la causa de su vuelta a La Medina. 'Ayyâsh permaneció en La Meca hasta que Al·lâh Enaltecido sea Descendió la aleya "Di: ¡Siervos míos que os habéis excedido en contra de vosotros mismos, no desesperéis de la misericordia de Al·lâh, es verdad que Al·lâh Perdona todas las faltas, pues Él es el Perdonador, el Compasivo!"

Cuenta 'Omar: "Escribí esta aleya y la mandé a 'Ayyâsh" (que era de los pocos que sabían leer y escribir en el período pre-islámico).

Dice 'Ayyâsh: ''La leí varias veces sin entenderla, entonces supliqué a Al·lâh que me hiciera comprenderla". 'Ayyâsh no sabía porqué 'Omar le mandó esta aleya, pero después pudo concebir el propósito de 'Omar de enviarle esa aleya y supo que tenía todavía una oportunidad para regresar a Al·lâh. Cuenta: " La leí y entendí que Al·lâh, Glorificado y Enaltecido sea, me Daba la oportunidad de arrepentirme aunque me haya sometido a la tentación".

Que pensáis entonces hermanos, si Al·lâh Perdonó a uno que salió del Islam, por supuesto que Perdonará a quien hizo pecados. Si 'Ayyâsh supo que todavía tenía una oportunidad de regresar Al·lâh, y 'Omar comprendió que este versículo coránico era conveniente para el caso de 'Ayyâsh, entonces digo a quienes cometieron pecados, como beber vino, tener relaciones sexuales fuera del matrimonio, los pecados graves, o consumir drogas, no os desesperéis, regresad a Al·lâh, el camino está abierto para El, sólo necesitáis voluntad. 'Ayyâsh volvió al Islam por una palabra enviada por nuestro señor 'Omar.

Habéis notado la actitud de nuestro señor 'Omar y su insistencia en estar al lado de su amigo.

Aquí debemos señalar que la fuerza no reside en la violencia ni en la dureza, nuestro señor 'Omar era fuerte pero no era duro, su corazón era lleno de amor por los musulmanes, esta es la línea que mencioné antes, su gran fervor por el Islam y los musulmanes.

Todo lo que hemos mencionado hasta ahora ha sido sobre sus actitudes durante la emigración.

Ahora viviremos las situaciones que vivió 'Omar después de la emigración a la Medina y después de la llegada del profeta (SAAWS) a la Medina.

Hablemos de la batalla de Badr.

Qoraysh se dirigió hacia La Medina para combatir a los musulmanes, 'Omar era entre el ejército de los musulmanes. Tuvo 5 o 6 situaciones extraordinarias en Badr. Cuando la batalla empezó, quería matar a sus parientes que encontraba en la batalla para demostrar a Al·lâh, Glorificado y Enaltecido Sea, que no tenía algo de más valor en el corazón que el Islam y el Profeta (los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él), y que su corazón sólo contenía amor hacia su Profeta y su religión. Buscaba y buscaba hasta que encontrase a su tío Al 'As Ibnu Hishâm y empezó combatirle hasta matarle.

Lo extraño es que después de la batalla, 'Omar se encontró con Sa'îd Ibnu Al 'As; Sa'îd, uno de los compañeros cuyo padre incrédulo había sido matado en Badr. Sa'îd estaba emocionado por la muerte de su padre, 'Omar temió que este último creara que era él quién había matado a su padre.

Escuchemos el diálogo que hubo entre ellos:

'Omar dijo: "Creo que sospeches que yo haya matado a tu padre, Sa'îd, Pero juro por Al·lâh que no le maté, solo maté a mi tío." Se calló un rato luego siguió: "Por Al·lâh que si le hubiera matado no te habría pedido perdón, porque tu padre era un incrédulo".

Sa'id le miró y le dijo: "Juro por Al·lâh, si fueras quien le mató, hubieras hecho lo más correcto porque él estaba en el desvío".

Fue emocionado por la reacción de nuestro señor 'Omar. ¡Qué grandes personalidades tenían los compañeros!

Veamos otra situación en Badr, cuando los musulmanes capturaron a Suhayl Ibnu 'Omar, uno de los jefes de Qoryash, que les predicaba siempre a los de Qorayesh estimulándoles para combatir contra el Profeta, y siempre incitaba a la gente contra el profeta y contra los musulmanes.

'Omar le dijo al Profeta: "!Mensajero de Al∙lâh!, Permíteme quitar los dientes a Suhayl Ibnu 'Omar para que no vuelva a predicar incitando a la gente contra ti nuevamente" (Vimos esa línea que domina sus actitudes y esa gran amor por el Islam. No soportaba que alguien dañara al Islam, y al mismo tiempo observáis su cortesía con el profeta (SAAWS) y cómo le pedía permiso.

El Profeta dijo: "No 'Omar. Nunca deformo a nadie, temo que Al∙lâh me deforme aún soy un profeta. ¡Quién sabe! quizás algún día actuará en una situación que te haga contento de él".

Efectivamente, el dicho del Profeta, los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, se realizó después de su muerte, Suhayl Ibnu 'Omar era quien mantuvo firme a toda la gente de la Meca diciéndoles: "Oh gente de Qoraysh, fuisteis los últimos en abrazar el Islam, no seáis los primeros en desertarlo".

Entonces 'Omar lloró diciendo: "Has dicho la verdad, mensajero de Al·lâh."

¿Habría entre nosotros quien pensara a favor del Islam y cómo podría beneficiar a los musulmanes, ayudar a los demás dirigiéndoles al camino recto de Al∙lâh y llamar al Islam?

La situación más extraordinaria de 'Omar fue después de la batalla de Badr.

Los musulmanes tenían algunos cautivos de Qoraysh, y el Profeta, los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, era indeciso en cuanto qué hacer con ellos, y empezó a consultar a los compañeros. Abû Bakr dijo: "Son tus hermanos y tus primos mensajero de Al·lâh, veo que les perdones y les libres o les intercambias por dinero".

'Omar Ibn Al-Jattâb dijo: "Mensajero de Al·lâh, yo veo que me entregues fulano, mi pariente, para cortarle la cabeza y entregues a ‘Alî Bnu Abî Tâleb a su hermano infiel ‘Uqayl para cortarle la cabeza y a Hamza su hermano Al 'Abbâs para cortar la cabeza y así Al·lâh Sabe que no llevamos ningún cariño en los corazones hacia los incrédulos".

¿A qué opinión crees que el profeta se inclinó, a Abû Bakr o la de 'Omar?

El Profeta (SAAWS) se inclinó hacia la opinión de Abû Bakr y dijo palabras muy bellas:

"!Oh gente!, Al·lâh Ha suavizado los corazones de algunos hombres en Él [ es decir por su causa], hasta que sean más tiernos que la leche, y Ha endurecido los corazones de otros hombres en Él hasta [ es decir por su causa], que sean más duros que las piedras. Veo a ti, Abû Bakr, uno de los que Al·lâh Ha ablandado los corazones. Y a ti ‘Omar, uno de los que Al∙lâh Ha endurecido los corazones.

(Observamos cómo apunta el Profeta ¿la integración? entre nuestros señores Abû Bakr y 'Omar)

Te veo, Abû Bakr, como el ejemplo de Ibrâhîm (Abraham), que la Paz sea sobre él, cuando dijo "Quien me siga será de los míos pero quien me desobedezca...Realmente Tú eres El Perdonador, El Compasivo." y te veo, Abû Bakr, como el ejemplo de 'Îsâ Bnu Maryam (Jesús, hijo de María) cuando dijo: "Si los Castigas... Son Tus siervos; y si los Perdonas... Tú Eres ciertamente el Poderoso, el Sabio".

A ti 'Omar, Al·lâh te Ha endurecido el corazón, te veo como el ejemplo de Nûh (Noé) cuando dijo: "¡Señor mío! No dejes en pie sobre la tierra ningún hogar de incrédulos." y te veo como el ejemplo Mûsâ (Moisés) cuando dijo: "¡Señor nuestro! Destruye sus riquezas y endurece sus corazones, porque no van a creer hasta que no vean el castigo doloroso." "

Así vimos que las antiguas naciones se distinguían por aquel que sólo llevaba suavidad en el corazón o por aquel que sólo llevaba fuerza en el corazón. Pero la Umma (comunidad) de Mohammad, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, es la única nación que unió entre la delicadeza de los corazones (que es tan suave como la leche) y la fuerza de los corazones (que es tan potente como las piedras y el hierro). Esa nación tenía a Abû Bakr y a 'Omar Ibnu Al-Jattâb y por ello era una nación integra, y así fue el dicho del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, sobre 'Omar y Abû Bakr después de la batalla de Badr.

Otro acontecimiento extraordinario que nos llama la atención –con ello pretendo demostraros cómo era tan grande el fervor de ‘Omar por el Islam-, es que poco después de dicha batalla, cuando todavía seguían algunos incrédulos cautivos en manos de los musulmanes, dos de los incrédulos tuvieron la siguiente conversación al lado de la Ka'aba; el primero se llamaba 'Umayr Ibnu Wahb y el segundo se llamaba Safwân Ibnu Umayya; 'Umayr –que era un gran incrédulo- tenía un hijo que había caído preso en manos de los musulmanes. Ése le dijo a Safwân: "Sabes algo Safwân, juro por mi dios que si no tuviera tantas deudas e hijos que cuidar, me habría ido a Mohammad con la espada en mano para matarle, y tendría razón porque han tomado a mi hijo preso". Safwân, viendo una gran oportunidad para matar al Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, le dijo: "Tus deudas y tus hijos serán los míos". 'Umayr le preguntó: "¿Harías esto de veras?" a lo que Safwân le contestó: "". Entonces 'Umayr le dijo: "Guárdame el secreto entonces" y Safwân le dijo: "Juro que te lo guardaré".

De hecho, no lo comentó Safwân a nadie. 'Umair se fue a La Medina con su espada envenenada para matar al Profeta. 'Omar Ibnu Al-Jattâb , al verle, dijo: "! Ay, Enemigo de Al·lâh!, juro por Al·lâh que por bien no has llegado". Y le cogió y se dirigió al profeta (SAAWS)

Entonces el Profeta le dijo: "Déjale 'Omar" y 'Omar le dejó. Después el Profeta le dijo: "Ven 'Umayr" (Vemos cómo es el comportamiento del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él). Este último se sentó ante el Profeta esperando que nuestro señor 'Omar salga para cumplir la misión por la cual vino. 'Umayr le dijo al Profeta: "Buenos días" y el Profeta le respondió: "Al·lâh nos enseñó una forma mejor de saludar a la gente", "¿Y qué es?" y el Profeta le dijo: "Di: la Paz y la Misericordia de Al·lâh sean con vosotros" y 'Umayr le dijo: "estas palabras son nuevas para mí" (Y ahora la gente usa otros saludos, mientras que éste es el saludo del Islam y de la gente del paraíso).

El Profeta le preguntó: "¿A qué vienes 'Umayr?", a lo que le contestó: "Habéis tomado a mi hijo preso y vengo para rescatarlo". El Profeta le dijo: "Dime la verdad 'Umayr". Ése le dijo: "Estoy diciendo la verdad", volvió a decirle: "Dime la verdad 'Umayr", "Estoy diciendo la verdad", contestó.

El Profeta le dijo: "No, ésta no es la verdad, porque tú estabas sentado con Safwân al lado de la Ka'aba, y le dijiste: "Si no tuviera tantas deudas e hijos que cuidar, me habría ido a matar a Mohammad, ¿no es así?". Entonces 'Umayr dijo: "Atestiguo que no hay más dios que Al·lâh y que Mohammad es Su Mensajero". En ese momento 'Omar dijo: "Al·lâh es El Más Grande" (Vemos cómo estaba contento por el Islam de 'Umayr). Luego el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, dijo: "llevaros a vuestro hermano para enseñarle el Islam".

Quiero concluir esta parte con la palabra más bonita que dijo nuestro señor 'Omar Ibnu Al-Jattâb  sobre el Islam de 'Umayr Ibnu Wahb: "Juro por Al·lâh que preferiría a un cerdo que a 'Umayr Ibnu Wahb antes de su conversión al Islam, pero ahora después de abrazar el Islam¿ le quiero más que a uno de mis hijos?".

¡Qué magnífico es nuestro señor 'Omar! Vemos cómo después de que 'Umayr entró en el Islam le quiso como si fuera su propio hijo (a algunos de sus hijos). ¿Quién tiene una pasión igual? ¿Quién tiene las llaves de su corazón relacionadas con Al·lâh como 'Omar? ¿Quién valora a la gente no por su dinero, ni por su posición social o por su poder, sino por su fe y su amor por su religión? Nosotros, evaluamos a la gente de una manera superficial.

Otra actitud admirable de nuestro señor 'Omar después de la batalla de Uhud (no podemos acertar si ese combate acabó con la derrota de los musulmanes o con el triunfo de los incrédulos, pero podemos decir que acabó con la separación entre ambas tropas) el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, y sus compañeros subieron al monte de Uhud y se refugiaron arriba, mientras Abû Sufiân y los de Qoraysh permanecieron al pie de la montaña. Entonces, circuló el rumor de que el Profeta, Abû Bakr y 'Omar fueron matados. Como Abû Sufiân no estaba seguro de la veracidad de dicho rumor, y los musulmanes estaban en la cima de la montaña, y él estaba indeciso y no quería atacarlos -especialmente después de ese rumor- y también quería volver a La Meca, empezó a hablar –montado a caballo- con los compañeros y los jinetes que estaban arriba de la montaña. Abû Sufiân les preguntó: "¿Está Mohammad entre vosotros?", nuestro señor 'Omar estaba a punto de contestar, pero el Profeta dijo: "No le contestéis". Abû Sufiân volvió a preguntar: "¿Están entre vosotros 'Omar o Abû Bakr?" El Profeta repitió: "No le contestéis". Entonces, Abû Sufiân dijo: "¡Glorificado sea Hubal (un ídolo de los incrédulos)!". El Profeta dijo: "¿No le vais a contestar?", los Compañeros le preguntaron: "¿Cómo le contestamos?", el Profeta dijo: "Decidle, Al·lâh es Más Superior y Más Glorificado" (El comportamiento del Profeta nos indica que si se habla de personas, éstas desaparecerán y morirán, pero si las palabras afectan al Islam, la cuestión es distinta). Entonces, los compañeros se pusieron a gritar juntos de la cima de la montaña: "Al·lâh es Más Superior y Más Glorificado". Y Abû Sufiân dijo: "Nosotros tenemos Gloria y vosotros no la tenéis" Entonces, el Profeta dijo de nuevo: "¿No le vais a contestar?" Dijeron: "¿Cómo le contestamos Mensajero de Al·lâh?" Dijo: "Decid, Al·lâh es nuestro Protector, y vosotros no tenéis ningún protector", y así contestaron, como si todo el monte contestaba: "Al·lâh es nuestro Protector, y vosotros no tenéis ningún protector" Entonces, Abû Sufiân dijo: "Un día por el día de Badr (es decir somos iguales)". El Profeta dijo: "¿No le contestéis?" Dijeron: "¿Cómo le contestamos Mensajero de Al·lâh?" Dijo: "Decidle, no son iguales, nuestros muertos están en el Paraíso y los vuestros están en el Infierno". Los compañeros repitieron lo que les dijo el Profeta y Abû Sufiân se calló, luego dijo: "¡Cómo decís estas palabras!, veo que Mohammad, Abû Bakr y 'Omar no están muertos". Nuestro señor 'Omar, no pudiendo quedarse callado más, le dijo a Abû Sufiân: "¡Que Al·lâh te Desprecie enemigo de Al·lâh!, por Al·lâh los tres están vivos". Entonces, Abû Sufiân dijo: "¡Por dios te juro 'Omar!, para mí, eres más sincero que Ibnu Qami´a" -quien había hecho circular el rumor de la muerte del Profeta, de Abû Bakr y de 'Omar.

¿Podéis imaginar las modales del Islam? Abû Sufiân era la cabeza de la incredulidad, Ibnu Qami´a fue uno de los soldados de su ejército y 'Omar considerado su enemigo, no obstante le dice tales palabras debido, por supuesto, a las virtudes morales de nuestro señor 'Omar y su sinceridad que Abû Sufiân conocía.

Tengo otra observación, no es cuestión de valentía que viene de la nada ¡¿De que sirve el hombre que sea valiente y que no tenga ningún virtud moral, sentido de justicia o valores?

Un hombre como tal, un estudiante incompetente, o un empleado irresponsable ¿Pondrían obtener el mismo espíritu de ‘Omar?

Aquel que no cumple los actos obligatorios de adoración ¿qué es la prueba de su fervor por el Islam?

Sólo el exitoso, el positivo y el que tiene altas virtudes morales, es el que seguramente sacudirá al mundo con sus palabras.

No decimos que tendríamos que limitarnos a imitar a nuestro señor 'Omar en su espíritu particular, su fuerza y su valentía, queremos primero imitarlo en su distinción, en su práctica de la religión, en su adoración y en sus virtudes morales. Estas son las características integrales del ejemplo del musulmán que vamos persiguiendo.

Otra admirable actitud la tuvo después de la batalla de Uhud, tuvo lugar el pacto de Al Hodaybiyya, todos recordamos lo que pasó cuando el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, se dirigió a La Meca para realizar una 'Uumra (la peregrinación menor) y regresar, recordamos cómo Qoraysh no les permitió a los musulmanes entrar en La Meca. Entonces, hubo negociaciones entre Qoraysh y los musulmanes. Qoraysh envió a Suhayl Ibnu 'Omar como representante de la tribu para negociar con el Profeta (recordamos el nombre de Suhayl Ibnu 'Omar cuando nuestro señor 'Omar quería quitarle los dientes). El Profeta quería que estas negociaciones proporcionaran un tiempo de tranquilidad y de paz, un tiempo sin guerras con Qoraysh, porque un período de tranquilidad haría que la gente entre más en el Islam ya que habría mayor oportunidad para que las mentes piensen en el asunto con mayor claridad.

No es adecuado exponer el Islam en un ambiente cargado. Si hablamos del Islam ante una persona con una buena naturaleza humana, que no tiene miedo ni está afectada por circunstancias externas, por supuesto podremos realizar algo. Pero lo que sucede actualmente, como reina la idea del terrorismo sobre la imagen de la religión, y que los musulmanes son terroristas (salvo en el caso de Palestina cuando los musulmanes defienden los derechos de los que han sido privados), las circunstancias hacen la tarea más difícil.

Volvamos al pacto de Al Hodaybiyya, el Profeta quiso firmar dicho pacto con Qoraysh para que hubiera un tiempo de tranquilidad y de paz entre ambas partes, por eso, siempre que Qoraysh ponía alguna condición, la aceptaba, con tal de que la tregua durara diez años. Después de firmar el pacto, Qoraysh no permitió a los musulmanes entrar en La Meca para hacer la ´Umra y les pidieron regresar a La Medina y volver el año siguiente a hacer la ´Umra. Por supuesto, esto dio mucha pena a los musulmanes que habían venido para ella y regresaron sin realizarla. Encima de esto, Qoraysh tenía otra petición, querían que los musulmanes le devolvieran a Qoraysh cualquier incrédulo que se convertiría al Islam, sin que Qoraysh les devolviera cualquier musulmán que dejara el Islam. (¿Vemos cómo les ponían condiciones tan duras?)

El Profeta aceptó las condiciones de Qoraysh. Al empezar a redactar el pacto, el Profeta quería empezar con "En el nombre de Al·lâh El Más Compasivo, El Muy Misericordioso", pero los de Qoraysh rechazaron, porque ellos no creían en El Más Compasivo ni en El Muy Misericordioso y dijeron: "Escribe: "En Tu nombre, Al·lâh". Cuando escribió en el pacto: "Mohammad, el Mensajero de Al·lâh se comprometió a lo que sigue..." también lo rechazaron diciendo: "Si creyéramos que eres el Mensajero de Al·lâh te habríamos seguido", y dijeron: "Escribe, Mohammad Ibnu ‘Abdil·lâh. Y el Profeta aceptó.

Los compañeros veían lo que estaba pasando y no veían la gran meta a la que aspiraba el profeta mediante dicho pacto, y por la que aceptaba las condiciones de Qoraysh. Nuestro señor 'Omar no pudiendo aguantar lo que estaba pasando, se dirigió hacia el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, y le dijo: "¿Mensajero de Al·lâh, no tenemos la razón?" El Mensajero de Al·lâh dijo: "." 'Omar dijo: "¿Acaso no están ellos los equivocados?" 'Omar dijo: "¿Entonces, porqué hagamos que se desprecie nuestra religión?" El Profeta le dijo: "¿Qué quieres 'Omar?" dijo: "Que nos enfrentemos a ellos y no volvamos hasta que les rindamos". (En aquél momento, 'Omar no se dio cuenta de la aspiración del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él). Entonces el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, dijo: "¡'Omar! Soy el Mensajero de Al·lâh, y estoy cumpliendo las órdenes de Al·lâh, y Al·lâh no me dejaría extraviar(me)"

El Profeta quería dejárselo claro a 'Omar que él no estaba actuando como quería, sino que estaba ejecutando las órdenes de Al·lâh, Glorificado y enaltecido Sea. Entonces, 'Omar fue a Abû Bakr y le dijo: "¡Abû Bakr!, ¿acaso no tenemos la razón? ¿Acaso no están ellos los equivocados?, ¿entonces, por qué hagamos que se desprecie nuestra religión?, ¿No están nuestros muertos en el Paraíso y los suyos en el Infierno?"

Abû Bakr le dijo: "¡'Omar!, él es el Mensajero de Al·lâh, y Al·lâh no Hará que se extravíe, así que sigue sus pasos".
 

En esta situación, Abû Bakr quería que 'Omar siguiera las órdenes del Profeta..

Mientras 'Omar estaba lleno de rabia, vino Abû Ÿandal Ibnu Suhayl Ibnu 'Omar -que había anunciado su Islam en aquel momento inoportuno- diciendo: "¡Oh musulmanes!, atestiguo que no hay más dios que Al·lâh y que Mohammad es Su Mensajero. Entonces, Suhayl Ibnu 'Omar, el padre de Abû Ÿandal dijo: "No irá con vosotros" (según el pacto previamente mencionado). El Profeta dijo: "Pero aún no lo hemos escrito", Suhayl dijo: "Pero nos hemos puesto de acuerdo". Entonces el Profeta dijo: "Pero déjamelo", Sûhail le dijo: "No. Me lo llevaré." Luego, ordenó a dos guardias atar a Abû Ÿandal.

Estoy dirigiendo mis palabras a los jóvenes religiosos que están pasando por muchas tentaciones -como cuando sus familias no son practicantes- les digo, sed pacientes, aprended una lección de Abû Ÿandal, vamos a ver lo que hará.

Entonces el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, le dijo: "¡Abû-Ÿandal!, vuelve y sé paciente, Al·lâh te Dará una salida". Así que este último se sentó, atado con cadenas de hierro, los musulmanes veían lo que estaba pasando ante sus ojos y no podían defenderlo.

Nuestro señor 'Omar no podía aguantar, así que cogió su espada y se puso de pie al lado de Abû Ÿandal, y empezó a agitar su espada para que este último cogiera la espada y matara a su padre y así se puedan liberar del pacto. Después nuestro señor 'Omar le dijo: "¡Abû Ÿandal!, aquellos son incrédulos impuros, la sangre del uno de ellos es sangre de perro".

Luego, le miró, vio que estaba callado, y le dijo: "El hombre mata a su padre por causa de Al·lâh, juro por Al·lâh que si Al-Jattâb estuviera vivo, y hubiera hecho lo que hizo éste, 'Omar le habría matado (es decir su padre)."

Abû Ÿandal dijo: "¿Por qué no le matas tú, 'Omar?" 'Omar dijo: "no puedo desobedecer las órdenes del Mensajero de Al·lâh, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él". Entonces, Abû Ÿandal dijo: "Yo tampoco 'Omar, también estoy siguiendo las órdenes del Mensajero de Al·lâh, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él".

Vemos cómo 'Omar combina entre la fuerza -una fuerza no precipitada- y la obediencia a las órdenes del Profeta, pues quería encontrar una solución sin equivocarse. Aquí también, estoy dirigiendo mis palabras a los jóvenes, no hay excusa para actuar de una manera imprudente que justifique tu impaciencia, nuestro señor 'Omar dijo que en su camino de vuelta, descendió la sura de Al Fath (La Conquista): "Te Hemos Dado una clara victoria". Entonces, 'Omar preguntó al Profeta: "¡Mensajero de Al·lâh!, ¿Es la victoria?".

El resultado del Pacto de Al-Hodaybiyya es que durante los dos años que siguen su firma y hasta la conquista de La Meca, un gran número de gente abrazaron el Islam, ese número supera el doble de los que habían abrazado el Islam desde el principio de la convocación del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, al camino de Al·lâh. ¿Vemos la perspectiva del Profeta que llevó a esos resultados magníficos?

'Omar dijo: "Supe entonces que esta era "la victoria", juro por Al·lâh que desde entonces aumenté mi oración, mi ayuno, mi evocación de Al·lâh, mi súplica a Al·lâh y mi limosna no obligatoria, para que Al·lâh me Perdonara lo que hice el día del Pacto de Al-Hodaybiyya". 'Omar hizo todo ello a pesar de que su actitud en aquel día fue a causa de su fervor por su religión. ¿Vemos cómo aumentaba su adoración para que Al·lâh le Perdonara su falta? Si cometemos faltas en nuestra vida, ¿Por qué no aumentemos de los buenos actos, como Dice Al·lâh, Alabado y Enaltecido Sea: "es cierto que las bondades anulan las maldades". Aquélla era la actitud de 'Omar en el Pacto de Al-Hodaybiyya.

La última actitud que vamos a relatar en este episodio es su actitud en la conquista de La Meca. Abû Sufiân se había dirigido a La Medina para pedir al Profeta y a los musulmanes que no vengan a La Meca para conquistarla y atacarla.

Entonces, Abû Sufiân fue a Abû Bakr, éste le contestó: "Mi pacto es el pacto del Mensajero de Al·lâh". Luego fue a nuestro señor 'Ozmân quien le dió la misma respuesta. Abû Sufiân quería extender el pacto de Al-Hodaybiyya. Qoraysh había infringido el pacto, lo que hizo que el Profeta decidiera ir a La Meca con el ejército musulmán para conquistarla. Por eso, Abû Sufiân buscaba a uno de los compañeros que pudiera intermediar ante el Profeta para detener el ataque que estaban a punto de llevar a cabo. Abû Sufiân, al ver que Abû Bakr y 'Ozmân se negaban a realizar su petición, fue a ver a 'Omar (fue el error más grave de su vida), éste se enfureció y dijo: "¿No encontraste a otra persona para pedirle esto? ¿Dejas a todo el mundo y vienes a mí? Juro por Al·lâh que si no encuentre más que las pequeñas hormigas, lucharé con ellas contra vosotros, estoy suplicando a Al·lâh, noche y día, a que violéis el pacto para que vengamos a combatiros".

Cuando los musulmanes llegaron a las fronteras de La Meca y estaban a punto de entrar, Abû Sufiân vino, queriendo entrar en las tropas de los musulmanes, porque Al 'Abbâs, el tío del Profeta, le había prometido que intervendría a su favor ante el Profeta a condición de que Abû Sufiân abrazara el Islam. Al 'Abbâs vino montando la mula del Profeta y detrás de él estaba Abû Sufiân, querían entrar para ver al Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él. Sin embargo les tocó la mala suerte de ser 'Omar Ibnu Al-Jattâb el jefe de la guardia. Pues Abû Sufiân era el líder de los incrédulos y los musulmanes estaban a punto de entrar en La Meca.

'Omar, al ver a Al 'Abbâs le dejó entrar, pero cuando vio a Abû Sufiân acompañándole dijo: " Abû Sufiân, la cabeza de la incredulidad, te cortaré la cabeza Abû Sufiân!". Pero Al-‘Abbâs le contestó: "yo lo protejo", ‘Omar le contestó: "hoy no puedes proteger a nadie", entonces Al-‘Abbâs le dijo: "lo dices porque es de Banî ‘Abd Manâf (su familia), si fuera de ‘Adiyy (la familia de ‘Omar) no te hubieras comportado así", ‘Omar se calló, ya que las palabras de Al- ‘Abbâs le han conmovido.

‘Omar le dijo: "No ‘Abbâs, juro por Al·lâh que cuando has abrazado el Islam mi felicidad por ello es mayor de que si fuera mi padre, porque el Profeta sería más contento por tu entrada en el Islam más que a mi padre".

Esto era un gran testimonio del amor de 'Omar por el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, una actitud entre muchas situaciones que contaremos en los próximos episodios. Veremos cuando hablemos más de él una tendencia muy clara en la Emigración, en Badr, en su actitud con 'Umayr Ibnu Wahb, en ´Uhud, en el Pacto de Al-Hodaybiyya, en la conquista de La Meca, que nos manifiesta su amor intenso por Islam y su fervor sin imprudencia, le vemos consultar al Profeta en cada asunto, sea grande o pequeño.

Que la Paz, la Misericordia y la Bendición de Al·lâh sean con vosotros.


[1] (SAAWS): Sal·lâ Al·lâhu ‘Alayhi Wa Sal·lam: Los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, que es explicada por los ulemas como sigue:

Sal·lâ Al·lâhu ‘Alayhi: significa que le Cubre con Su MisericordiaEl motivo de traducirlo literalmente es porque estas palabras son repetidas por los musulmanes de todo el mundo, siguiendo el precepto divino de decir esta expresión siempre que se mencione al Profeta, en la llamada a la oración (Al Âdhân) o en cualquier circunstancia, como veneración concedida por Al·lâh a Su último Mensajero, que ha sido enviado a toda la humanidad. Wa sal·lam: significa: y Derrame Su Paz sobre él.significa: y Derrame Su Paz sobre él.

[2] Al∙lâh= significa Dios. Es el Nombre Más Grande que ostenta el Único Creador que posee todos los atributos propios de la divinidad, tal como fue revelado en el Corán.

[3] TSQ = Traducción de los Significados de Al Cor'ân. Es imposible transmitir exactamente los verdaderos significados que contienen las palabras de Al Qor'ân o imitar su elocuente retórica. Se han traducido los significados de Al Cor'ân y no se puede decir que sea una traducción de Al Cor'ân. Esta traducción nunca podrá reemplazar la lectura de Al Cor'ân en lengua árabe -la lengua en que fue revelado

[4]Moqâm de Ibrâhîm (Abraham) es el sitio desde el que profeta Abraham se dirigió la edificación de la Ka’ba]) 

 

 

Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

© 2003 - 2016 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.