Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

  

Episodio "4"

El califato de Abû Bakr

 

Assalâmo ‘Alykom Wa Rahmato Al∙lâh[1] Wa Barakâtoh

(Que la Paz, la Misericordia y las bendiciones de Al∙lâh sean con vosotros)

El califato de Abû Bakr

Después de la muerte del profeta (SAAWS)[2], todos los árabes de la Península Arábiga, excepto los de La Meca y La Medina, apostataron del Islam, algunos se negaron a pagar la limosna obligatoria, otros se negaron a ayunar el mes de Ramadán, mientras que otro grupo se hizo infiel. Igualmente, algunos pretendieron ser profetas, como Musaylama el mentiroso y Al Aswad Al'ansî en Yemen.

Poco antes de su muerte, el profeta había decidido enviar un ejército dirigido por Usâma Bnu Zayd, en el que también estaban grandes compañeros del profeta como 'Omar Ibnu Al Jattâb, para combatir a los Romanos en Palestina; pero el ejército esperó hasta conocer el estado del profeta.

Cuando murió el profeta y Abû Bakr fue elegido califa, y los árabes apostataron del Islam, Abû Bakr decidió enviar el ejército para combatir a los romanos cumpliendo con las órdenes del profeta. En aquél momento, hubo un desacuerdo entre los compañeros del profeta sobre el tema. Algunos propusieron dejar el ejército en La Medina para protegerla después de la apostasía de las tribus. Dijo Usâma a ‘Omar: "¿Salimos y dejamos La Medina? Estoy preocupado por el califa y por la ciudad del profeta; por favor, pídele permiso a Abû Bakr para quedarnos y no salir a la guerra ", los medinenses solicitaron lo mismo, o bien que cambie Abû Bakr al jefe del ejército Usâma Bnu Zayd porque era muy jóven.

Entonces, 'Omar fue a ver a Abû Bakr y le dijo: "La gente te pide que el ejército permanezca en La Medina, estamos todos preocupados de que le ocurra algún mal";

Abû Bakr le contestó: "Juro por Al·lâh que realizaré lo que decidió el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, y que no anularé algo que él haya decidido ya. Juro por Al·lâh, aunque nos ataquen águilas y leones y aunque rodeen los perros a las madres de los fieles, cumpliré con la orden del Profeta". Omar Ibn Al Jattab le respondió: "Si estás tan decidido, que salga el ejército, pero cambia al jefe Usâma, que es muy jóven". Abû Bakr se puso en pie de un salto y cogió a ‘Omar de su barba diciéndole: "¿Perecido seas Ibn Al Jattâb, cómo quieres que quite a Usâma cuando es el profeta quien lo asignó". Esta situación fue una afirmación a la obediencia al profeta, SAAWS, pues Al·lâh nos Ordena obedecerle a Él y a Su profeta más de treinta veces en el Corán [Obedeced a Al·lâh y obedeced al Mensajero] (TSQ,[3]). Luego, ‘Omar fue a ver a los medinenses y les dijo: "Que perezcáis. No habéis hecho más que el califa se enfadara de mí". El ejército salió hacia Palestina, y Abû Bakr ordenó a los soldados que formaban parte del ejército de Usâma que se preparasen y alcanzaran las tropas. El ejército tuvo muchos logros; como reestablecer los pueblos que querían apostatar del Islam y ganar la batalla contra los Romanos, así como aumentar la fuerza de los musulmanes. Después el regreso del ejército victorioso a la Medina, aún había árabes apostatas, quienes enviaron delegados amenazando al califa con apostatar del Islam y dejar de pagar la limosna obligatoria.

Abû Bakr se enfrentó sólo a todo el mundo incluso a los compañeros del profeta, hasta a ‘Omar cuando le había aconsejado perdonar a los que se negaron a pagar la limosna diciéndole: "Abû Bakr, reúne a los árabes y dales lo que quieren, pues ellos rezan; seamos pacientes con ellos". Abû Bakr se levantó y le dijo a ‘Omar: "¡He recurrido a ti para que me ayudes a lograr la victoria mientras que me vienes con tu derrota! ¿Tirano estabas en el período pre-islámico y flojo estás en el Islam, 'Omar? ¿Cómo puede retroceder la religión mientras viva Abû Bakr? Juro Por Al·lâh que si se niegan a darme una cabra que antes daban al Mensajero de Al·lâh, les combatiré por esta cabra. Si no queda nadie más que yo, combatiré por la causa de Al·lâh hasta que la religión vuelva a ser como la quería el Mensajero de Al·lâh o hasta que desaparezca toda mi descendencia". Dice ‘Omar: "de repente me quedé satisfecho de lo que quería hacer Abû Bakr. Cuando venían los delegados de los árabes el califa les decía: "Juro por Al·lâh que combatiré a los que separan entre el rezo y la limosna obligatoria".

La posición de Abû Bakr impidió que se descompusiera la religión, como Dice Al·lâh: [Creemos en algunas cosas pero no creemos en otras] y así, despidió Abû Bakr a los delegados y se reunió con los musulmanes, y les dijo: "Que sepáis que los delegados entraron a La Medina y vieron que somos pocos, creo que dentro de tres días nos atacarán; por eso reuníos en la mezquita con vuestras armas". Así que los compañeros del Profeta se reunieron en la mezquita, y Abû Bakr mandó vigilar los extremos de la ciudad, y también se reunieron las mujeres de los compañeros del profeta juntas. El motivo de todos esos esfuerzos era impedir que se rompiera el Islam, una religión que sería fuerte solo si es seguida en su totalidad.

Después de tres días, llegaron noticias de que los ejércitos venían hacia La Medina y que habían llegado a un lugar llamado "Dhî Alqassa". Abû Bakr empezó a decir: "Levantaros, confiamos en Al·lâh", luego salió con un ejército para luchar contra los apostatas. Esta situación confirma el valor de Abû Bakr, como dijo el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él: "Me he visto a mi y a mi comunidad (Umma), he sido pesado en un platillo de la balanza y mi comunidad en el otro, la mía fue la más pesada; y luego Abû Bakr ha sido pesado en un platillo y mi comunidad en la otra, la de Abû Bakr fue la más pesada".

El ejército empezó a moverse y ganó al principio de la batalla, luego los apostatas hicieron rodar odres delante de los camellos de los musulmanes, así que los musulmanes empezaron a retroceder, y el ejército volvió a La Medina. Los compañeros empezaron a tener miedo, Abû Bakr les dijo "¿Retrocede la religión mientras sigo vivo? Juro por Al·lâh que atacaré de nuevo". Y atacaron, pero esta vez de la noche, de esta forma los apostatas no pudieron ni verlos ni escucharlos, se acercaron en la oscuridad de la noche, y esta vez vencieron. Volvieron a La Medina al mismo tiempo que regresó el ejército de Usâma, entonces Abû Bakr preparó a once tropas para luchar contra los apostatas en la Península Arábiga.

Los nombres de los líderes de las tropas y sus destinos:

  • Tropas de Jâlid Ibn Al Walîd que se dirigieron a Bozâha donde estaba Talha Bnu Juwaylid al Asadiyy, luego hacia Albitâh donde estaba Mâlik Ibnu Nuwayra, y luego hacia Al Yamâma dónde estaba Musaylama el mentirso.
  • Tropas de ‘Ikrima Ibnu Abî Ÿahl se dirigieron hacia Al Yamâma donde estaba Musaylama el mentiroso, luego hacia Omán donde estaba Laqît Ibnu Mâlik Al Azadî, y luego hacia Mohra y Hadramawt y luego Yemen.
  • Tropas de ‘Amr Ibnu Al ‘Ấs hacia Tabûk y luego Dawmat Al Ÿondol.
  • Tropas de Sharhabîl Ibnu Hasana hacia Al Yamama
  • Tropas de Jâlid Bnu Sa’îd Ibn Al ‘Ấs hacia las fronteras de Ash·shâm (Siria, Líbano, Palestina y Jordania).
  • Tropas de Turayfa Bnu Hâriz hacia el este de La Meca y La Medina donde está la tribu de Hawâzin y Banû Salîm.
  • Tropas de Al ‘Alâ´ Ibn Al Hadramî hacia Bahrein donde está Al Mundhir Ibn An-no’mân Ibn Al Mundhir.
  • Tropas de Hudhayfa Bnu Muhsen hacia Omán.
  • Tropas de ‘Iÿrifa hacia Hadramawt en Yemen.
  • Tropas de Mohâÿir Ibn Abî Umayya donde está Al ‘Ansî.
  • Tropas de Suwayd Bnu Moqrin hacia Tuhâma en Yemen y las costas del Mar Rojo desde La Meca hasta Bâb Almandeb.

En el periodo del califato de Abû Bakr, en tan solo dos años y medio volvieron los árabes de la península a abrazar el Islam tras haber apostatado, y conquistaron dos tercios de Irak y un tercio de Ash·shâm y se recopiló todo el Corán. Abû Bakr no dejó de ordeñar las cabras a las viudas de los mártires y a los huérfanos. Dijo un seguidor (de la generación que vino después de la muerte del Profeta y que no llegaron a verle) sobre sensibilidad de Abû Bakr: "Un día entré a la mezquita y vi a un hombre besando la cabeza a otro y diciéndole: "Juro por Al·lâh si no estuvieras tú, nos hubiéramos muerto", y pregunté ¿Quién besa a quien? Me dijeron: es ‘Omar Ibn Al Jattâb quien besa la cabeza de Abû Bakr por haber recordado la actitud de este último el día del envío del ejército de Usâma".

Las tres actitudes más valientes de Abû Bakr:

  • La actitud de Abû Bakr con el profeta en la hégira.
  • La actitud de Abû Bakr el día de la muerte del profeta.
  • La actitud de Abû Bakr el día de las guerras de la apostasía.

Los últimos momentos de la vida de Abû Bakr:

Murió Abû Bakr a los sesenta y tres años, cuentan que había muerto probablemente por una de esas dos causas: por haberse bañado con agua muy fría, y se puso enfermo con una gripe durante quince días, después murió; o fue envenenado por los judíos. Cuando se puso enfermo llamó a los compañeros del profeta, y les preguntó: "¿Quién será el califa después de mi?" Preguntó a ‘Abdur·rahmân Ibnu ‘Awf: "¿Qué te parece ‘Omar?" Le contestó: "Es mucho mejor de lo que piensas de él".

Luego llamó a ‘Ozmân Ibnu ‘Affân y le preguntó: "¿Qué te parece ‘Omar?, éste le contestó: "sé que el corazón de ese hombre es mejor de lo que aparenta". Y así siguió preguntando a varios, y todos le dijeron que ‘Omar es el mejor, salvo algunos que comentaron: "Eliges a ‘Omar como califa para que nos gobierne con este carácter duro que tiene ¿Qué Le dirás a Al·lâh cuando Te pregunte el Día del Levantamiento?" Abû Bakr se enfadó y les contestó: "¿Intentáis asustarme con Al·lâh? Juro por Al·lâh que Le diré: asigné un gobernador de los mejores de los tuyos para que se ocupe de los tuyos".

Después llamó a ‘Ozmân Ibnu ‘Affân y le dijo: "Escribe: Esto es lo que ordenó Abû Bakr Ibnu Abî Qohâfa en los últimos momentos de su vida, saliendo de la vida mundana, y en sus primeros instantes en la otra vida, entrando a ella, donde el mentiroso dice la verdad y el disipado se queda asegurado y cree el infiel. Escribe: os elegí como gobernador…" y entonces Abû Bakr se desmayó, pero ‘Ozmân siguió escribiendo: "’Omar Ibn Al Jattâb".

Cuando volvió Abû Bakr a la conciencia le dijo a ‘Ozmân: "Lee lo que has escrito", este último leyó: "Os elegí como gobernador después de mí a ‘Omar Ibn Al Jattâb", Abû Bakr le contestó: "Al·lâh es el más Grandioso, veo que has tenido miedo de que muera y que empiece el desorden sobre el califato. Que Al·lâh te Pague por el Islam y los musulmanes". Abû Bakr se reunió con los musulmanes y les dijo: "Ahora estoy entrando en la otra vida y saliendo de la vida mundana y os he elegido un califa cuyo nombre está escrito en esta hoja, entonces someteos a sus órdenes", luego les preguntó "¿Aceptaréis a quien elegí para vosotros tras consultar con los compañeros?".

Le contestaron: "aceptamos, aceptamos". ‘Alî Ibnu Abî Tâlib se levantó y dijo: "Queremos a ‘Omar y a nadie más". Abû Bakr sonrió y dijo: "Es ‘Omar Ibn Al Jattâb, someteos a sus órdenes, y si cambia, os juro que no supe de él más que el bien, no tengo la culpa, pero someteos a sus ordenes". Después preguntó: "¿A qué día estamos?", le contestaron: "Hoy es lunes", volvió a preguntar: "¿Y en que día murió el Profeta?" le dijeron: "El lunes", entonces Abû Bakr dijo: "Al·lâh, Hazme morir esta noche". Luego preguntó: "¿En qué fue amortajado el Profeta?" le dijeron: "En tres sábanas blancas", dijo: "Contad mis sábanas.", eran tres, y les dijo: "Amortajadme en ellas" y dijo "Cuando muera, que me lave mi mujer Asmâ´ Bintu ‘Omays y si no puede, que la ayuden mis hijos". Murió Abû Bakr con la misma edad que el profeta, en el mismo día, en el mismo amortaje, y fue enterrado a su lado. La señora ‘Ấ´isha entró llorando y recitando un poema elogiando a su padre, pero Abû Bakr le dijo, no recites eso ‘Ấ´isha, sino di: [Y vendrá la embriaguez de la muerte con la verdad. Eso es de lo que huíais. Y se soplará en el cuerno. Ese es el día prometido](sura de Qâf, 19-20).

Lo último que dijo Abû Bakr en su vida fue: "Al·lâh Hazme morir siendo musulmán, y Júntame con los honorados." Murió de noche, y rezaron por él ‘Omar Ibn Al Jattâb y los habitantes de La Medina, lloraron todos por él, le enterró ‘Omar y lo bajaron a su tumba ‘Alî y Abû ‘Ubayda, y dijo ‘Alî: "Que Al·lâh Sea Compasivo contigo, fuiste el primero en abrazar el Islam y el más fiel y el que más protegió al Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, y al Islam, fuiste el más cariñoso con los musulmanes y el más parecido al Profeta en todo. Que Al·lâh te Recompense por lo que hiciste para el Islam y para el profeta; creíste en el profeta cuando le desmintieron y le consolidaste cuando lo rechazaron y te levantaste con él cuando se sentaron y te nombró Al·lâh en su libro el virtuoso: [Aquel que viene con la verdad y la confirma, ésos son los temerosos (de Al·lâh)] (refiriéndose al Profeta y a Abû Bakr). Fuiste para los musulmanes la fortaleza y para los infieles una tortura, fuiste como la montaña que las tormentas no pueden afectar, y fuiste como dijo el profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, débil de cuerpo muy fuerte en las cuestiones de Al·lâh, modesto en tu persona, valioso para Al·lâh, honorable en la tierra y grandioso para los musulmanes. Que Al·lâh te Recompense por nosotros. No fuiste permisible con nadie; el poderoso contigo era débil, hasta que consiguieras el derecho para el pobre, y el pobre contigo era muy fuerte hasta que le devolvieras su derecho. Que no nos Prive Al·lâh tu recompensa y que no nos Deje perdidos después de ti".

Que la Paz, la Misericordia y las Bendiciones de Al·lâh sean con vosotros.

Equipo de Dar Altarÿama-El convoy español


[1] Al∙lâh= significa Dios. Es el Nombre Más Grande que ostenta el Único Creador que posee todos los atributos propios de la divinidad, tal como fue revelado en el Qor´ân.

[2] (SAAWS): Sal·lâ Al·lâhu ‘Alayhi Wa Sal·lam: Los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, que es explicada por los ulemas como sigue:

Sal·lâ Al·lâhu ‘Alayhi: significa que le Cubre con su misericordia…El motivo de traducirlo literalmente es porque estas palabras son repetidas por los musulmanes de todo el mundo, siguiendo el precepto divino de decir esta expresión siempre que se mencione al Profeta, en la llamada a la oración (Al Âdhân) o en cualquier circunstancia, como veneración concedida por Al·lâh a Su último Mensajero, que ha sido enviado a toda la humanidad. Wa sal·lam: significa: y derrame Su Paz sobre él.

[3] TSQ = Traducción de los Significados de Al Qor'ân. Es imposible transmitir exactamente los verdaderos significados que contienen las palabras de Al Qor'ân o imitar su elocuente retórica. Se han traducido los significados de Al Qor'ân y no se puede decir que sea una traducción de Al Qor'ân. Esta traducción nunca podrá reemplazar la lectura de Al Qor'ân en lengua árabe -la lengua en que fue revelado.

 

Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

© 2003 - 2016 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.