Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

  

Episodio "3"

El amor del Profeta (SAAWS) a Abû Bakr

 

Assalâmo ‘Alykom Wa Rahmato Al∙lâh[1] Wa Barakâtoh

(Que la Paz, la Misericordia y las bendiciones de Al∙lâh sean con vosotros)

El amor del Profeta (SAAWS) [2], que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, a Abû Bakr:

Un día hubo un disentimiento entre el Profeta (SAAWS) y su esposa 'Ấ´isha, entonces el profeta, para complacerla, le dijo: "¿Quién te parece bien que juzgue entre nosotros? ¿Abû 'Ubayda?

'Ấ´isha le contestó: "Abû ‘Ubayda es un hombre sentimental, y si viene para intervenir, se pondrá a tu lado". Volvió a preguntarle: "¿Qué te parece si llamamos a tu padre?" , y ella aceptó.

Cuando vino Abû Bakr, 'Ấ´isha le dijo al Profeta: "Cuéntale lo que pasó, cuéntale la verdad y nada más que la verdad."

Al escuchar estas palabras Abû Bakr se dirigió furiosamente hacia su hija, con la intención de pegarla, diciendo: "!¿Dirá otra cosa que la verdad?! El Profeta (SAAWS) intervino entre ellos e intentó calmarlo diciéndole: "No te hemos llamado para eso", luego le dijo: "Déjanos ahora, Abû Bakr". Cuando éste salió, nuestro profeta le dijo a su mujer: "¿Has visto como he intervenido entre vosotros?.". Un rato después regresó Abû Bakr y encontró a los dos riéndose; entonces les dijo: "¡Mensajero de Al·lâh!, invitadme a vuestros momentos de paz como me invitasteis a los de guerra". Le contestó: "Lo haremos, Abû Bakr."

En otra ocasión, uno de los compañeros del Profeta, Rabî’a Ibnu Ka'b Al Aslamî se enfadó con Abû-Bakr cuando éste le dijo una palabra que le disgustó, Abû Bakr le rogó entonces: " !Oh, Rabî’a! Dime esa misma palabra para que estemos iguales ante Al·lâh." Y este último dijo: "No. Juro por Al·lâh que no lo haré". Entonces Abû Bakr se enfureció mucho y le dijo: "¡Rabî’a!, ¿quieres que me encuentre con Al·lâh con este pecado? Voy a quejarme de ti ante el Mensajero de Al·lâh".

Mientras Abû Bakr se dirigía a la casa del Mensajero de Al·lâh, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, Rabî’a se encontró con algunos hombres de su tribu (Aslam), que le dijeron [al enterarse de lo que ocurrió]: "¿Cómo puede ser? ¡Siendo él que te dijo una palabra que te disgustó, se dirige para quejarse de ti ante el Mensajero de Al·lâh!". Rabî’a les dijo: "!¿Conocéis quién es este hombre?! Es As-sidîq!. Temo que dé la media vuelta ahora, os vea y os encuentre incitándome contra él, y así se enfadará y se quejará ante el Mensajero de Al·lâh, quien se enfadaría a su vez por el enfado de Abû Bakr, y por consiguiente Al·lâh se Enfadará por el enfado de los dos, y al final Rabî’a sería arruinado". ¡Dejadme!

Después Rabî’a fue al Mensajero de Al·lâh, y éste le preguntó: "¿Qué has hecho con As-sidîq, Rabî’a?". Este último le contestó: "Me dijo una palabra que me disgustó, y luego me pidió decirle la misma palabra, pero yo me negué".

Entonces el Profeta le dijo: "Efectivamente Rabî’a, no le repitas la palabra, sino dile a Abû Bakr ¡Que Al·lâh te Perdone!".

Cuando acercó el momento de la muerte del Profeta, vino a verle una mujer para preguntarle sobre un asunto. Le contestó: "¡Pasa para verme el próximo año!". La mujer notó la dura enfermedad del profeta (SAAWS) por eso le preguntó: "Si vengo el año que viene y no te encuentro, ¿a quién debo ir entonces?" Le respondió: "Si no me encuentras, vete a ver a Abû Bakr."

Esta fue una recomendación para Abû Bakr para que sea el califa y el sucesor del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él.

En la Peregrinación de despedida y en el día de 'Arafa que era también un viernes, Al·lâh Reveló la aleya que dice: [Hoy os he completado vuestra Práctica de Adoración, he culminado Mi bendición sobre vosotros y os he aceptado complacido el Islam como Práctica de Adoración] (TSQ,[3]) –Aleya 3, sura de Al-Mâ'ida (La Mesa Servida), lloró Abû Bakr y dijo: "Éste es el anuncio del fallecimiento del Mensajero de Al·lâh". El dolor del profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, se intensificó, y se quedó en casa de 'Ấ´isha para cuidarle. Su estado empeoró por la enfermedad, y los musulmanes se reunieron inquietos en la mezquita para saber de su estado de salud, y se alzaron las voces de modo que el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, les oyó, y pidió [a la gente de su casa] que le llevaran a verlos. Una vez allí subió al púlpito y dio su último discurso. Le preguntó a la gente: "!Oh, Gente! !¿Acaso estáis preocupados por mi?! " Le contestaron: "Sí, Mensajero de Al·lâh." Dijo: "Vuestra cita conmigo no es en esta vida mundana sino ante el hawd (el río del paraíso que Al·lâh Prometió a Su Mensajero). Por Al·lâh es como si lo estuviera viendo ahora desde mi sitio."

"Oh gente, Obedeced a Al∙lâh en los rezos, obedeced a Al·lâh en lo que concierne las mujeres

"Oh gente, Juro por Al·lâh que no temo por vosotros la pobreza sino que temo por vosotros la vida, que rivalicéis por ella hasta que os arruine, como hicieron vuestros antepasados hasta que les arruinó".

Oh gente, Al·lâh Propuso a un siervo suyo elegir entre permanecer en la vida o reencontrarse con Él, entonces eligió el reencuentro con Al·lâh". Abû-Bakr era el único que entendió que aquel siervo al que se refería era el mismo profeta, entonces empezó a llorar -se alzó su llanto hasta que lo oyeron la gente- y se levantó en medio del discurso del Profeta (cosa poco habitual para los compañeros del Profeta) y dijo:"por ti sacrificaría mi padre y mi madre". Los compañeros del Profeta comenzaron a mirar extrañados por interrumpir al Profeta; Entonces el profeta les dijo: ((Oh gente, dejad a Abû Bakr: no hay nadie entre vosotros que me haya ayudado en algo sin que se lo haya recompensado, excepto Abû Bakr que no se lo he podido recompensar y por eso he dejado que Al·lâh lo Recompense. Todas las puertas de la mezquita se cierran excepto la puerta de Abû Bakr que nunca se cierra)).

Y luego continuó su discurso diciendo: ((Que Al·lâh os Ayude, que Al·lâh os Corrobore, que Al·lâh os Dé la victoria, que Al·lâh os Proteja, que Al·lâh os Cuide)) y añadió también: ((Oh gente, saludad a todos aquelosl que me sigan de mi umma hasta el día del levantamiento).

(Que La Paz sea sobre ti, Mensajero de Al·lâh.).

La mañana del día de la muerte del Mensajero de Al·lâh, éste le pidió a 'Ấ´isha que dijera a AbûBakr que dirigiera la oración. Ésta le contestó: "Mensajero de Al·lâh, Abû Bakr es un hombre muy sentimental. Si encabeza a la gente en la oración llorará. Ordena a otro que dirija a la gente". El Profeta insistió y dijo: "Ordenad a Abû Bakr que sea el imán". Pero la señora 'Ấ´isha le pidió a 'Omar Ibnu Al Jattâb que encabezara a los musulmanes en la oración. El Profeta, al despertarse y ver a 'Omar como dirgiendo la oración dijo: "¿No había dicho que dirija Abû Bakr a la gente en la oración? ¡Al·lâh y los musulmanes no aceptan esto! Ordenad a Abû Bakr que dirija la oración". Así, Abû Bakr entró en la segunda raka'a – prosternación – y dirigió la oración; y el Profeta sonrío al verle y quedó satisfecho. Esta era otra recomendación por parte del Profeta (SAAWS) para que Abû Bakr sea el califa de los musulmanes. Después murió el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él.

La actitud de Abû Bakr ante la muerte del Profeta:

Cuando murió el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, Abû Bakr entró en la habitación del Profeta, lo abrazó, lo besó entre sus ojos y le dijo: "Hueles bien tanto vivo como muerto. ¡Oh, amigo mío!, ¡ Querido mío!, !Compañero mío! ¡Profeta mío!". Luego salió y dijo a los musulmanes: "Quien adoraba a Mohammad, pues Mohammad murió, y quien adoraba a Al·lâh, pues Al·lâh es Vivo y no Muere", y les recitó la aleya 144 de la sura de Âle-‘Imrân (La Familia de 'Imrân): [Pero Mohammad es sólo un mensajero antes del cual ya hubo otros mensajeros. Si muriese o lo mataran, ¿daríais la espalda? Quien da la espalda, no perjudicará a Al·lâh en absoluto. Y Al·lâh Recompensará a los agradecidos].

La presencia de Abû Bakr en una situación tan difícil como ésta fue una salvación para la comunidad islámica de la perdición. Las actitudes decisivas de Abû Bakú siguen, como cuando remedió el desacuerdo entre los musulmanes sobre el lugar de enterramiento del Profeta cuando les dijo: "Oí al Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, diciendo: "Nosotros los profetas tenemos que ser enterrados donde morimos." es decir en casa de la señora ‘Ấ´isha.

La elección del Califa de los musulmanes:

Al morir el Profeta, los musulmanes necesitaban un Califa. Los medineses se reunieron en la tertulia de Banî Sâ’ida para nombrar al sucesor del Mensajero de Al·lâh, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él. Cuando 'Omar Ibn Al Jattâb se enteró de esta reunión, dijo: "¿Dónde está Abû Bakr?", le buscó y se fueron los dos con Abú 'Ubayda a la tertulia de Banî Sâ’ida. Empezó entonces el diálogo entre los medineses y emigrantes. Los medinenses dijeron: tenemos más derecho que vosotros, somos quienes refugiamos y apoyamos al Mensajero de Al·lâh y entre nosotros tenemos el señor de Al Aws (una de las dos grandes tribus de La Medina) Sa`d Ibnu 'Ubâda."

Abû Bakr les contestó: " ¡medinenses!, fuisteis los primeros en refugiar, no seáis los primeros en cambiar y sustituir. Los árabes rechazarán cualquier Califa que no sea de Qoraysh".

Uno de los medinenses dijo: "Entonces elijamos un emir de nosotros y otro de vosotros."

Abû Bakr contestó: "Esto no puede ser."

Un miembro de Al A`ws dijo: " ¡Medinenses!, Por Al·lâh ellos tienen todo el derecho del Califato, os juro fidelidad". Los de Al-Jazraÿ (una de las dos grandes tribus de La Medina) se pusieron de pie para jurar fidelidad a Qoraysh. Luego, 'Omar Ibn Al Jattâb dijo: "Dame tu mano para que te reconozca como califa, Abû Bakr". Cuando 'Omar notó la incomodidad de Abû Bakr, le dijo: "Eres quien más se lo merece".

Algunas aptitudes de Abû Bakr para el califato:

1- Fue el primer hombre que creyó en el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él.

2- El mayor en edad entre los compañeros del Mensajero de Al·lâh.

3- El compañero del Profeta en la cueva durante la emigración.

4- La conversación que hubo entre la mujer que quería consultar al Profeta en un asunto y que el Profeta le dijo: "Vete a ver a AbûBakr".

5- Que el Profeta haya ordenado que Abû Bakr dirigiera la oración.

6- El dicho de Abû 'Ubayda: "Si el Profeta confió en Abû Bakr para proteger nuestra religión, ¿Cómo no confiaremos en él para proteger nuestras vidas?".

El período de califato de Abû Bakr:

El Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, no designó a Abû Bakr como califa, con el motivo de establecer el concepto de la shûrâ (consulta) entre los musulmanes y su propio respeto a las opiniones de los demás. Abû-Bakr fue elegido para el califato y dijo en su primer discurso: "He sido designado como vuestro jefe y no soy el mejor entre vosotros. Si me veis actuando correctamente ayudadme; si me veis actuando incorrectamente corregidme. Obedecedme siempre que obedezco a Al·lâh, pero si Le desobedezco no tenéis ninguna obligación de obedecerme. El fuerte entre vosotros lo consideraré débil hasta que consiga el derecho de los demás de él, y el débil entre vosotros lo consideraré fuerte hasta que le consiga su derecho. !Oh, gente! Ningún pueblo abandonó el Ÿihâd (el esfuerzo por la causa de Al·lâh) sin que hubiera sido humillado".

Actitudes en la vida del califa Abû Bakr:  

1- Abû Bakr era muy delicado con los musulmanes, incluso los niños se agarraban a él en las calles de La Medina y le llamaban: "¡Padre, padre!", y él los abrazaba, los llevaba y el califa caminaba por las calles llevando los hijos de los musulmanes.

2- Antes de ser califa, Abû Bakr solía ordeñar leche para las viudas de los mártires y a los huérfanos; cuando fue elegido califa, éstos dijeron: "No nos ordeñará leche a partir de hoy".

Cuando pasó por ellos, les dijo:"Me enteré de lo que habíais dicho. Os juro por Al·lâh que Abû Bakr os ordeñará la leche hasta que muera".

3- Dos hombres de los Mu`al·lafati qolôbuhum (Los que cobraban dinero con la finalidad de atraerles a abrazar el Islam o de no desertar el Islam) fueron a ver a Abû Bakr para que les diera una parcela de terreno como hacía el Mensajero de Al·lâh; Abû Bakr aceptó y les pidió que fueran a ver a 'Omar para que les firmara el contrato. Pero, 'Omar rechazó, borró la firma de Abû Bakr, rompió el papel y les dijo: "No firmaré esto". Los dos hombres volvieron a Abû Bakr y le dijeron; "!Por Al·lâh no sabemos quien es el califa, tú o él!". Abû Bakr les contestó: "Él, si quiere".

4- Al principio del califato de Abû Bakr, la mayoría de la Península Arábiga abandonaron el Islam a excepción de dos pueblos: La Meca y La Medina. Pero, durante el periodo de su califato toda la Península volvió a abrazar al Islam; también logró conquistar los países de los Persas y Romanos, y recopiló El Corán en dos años y medio aproximadamente.

5- Durante las Guerras de la apostasía, 'Omar dijo a Abû-Bakr: "Dejemos a quién se niegue a pagar la limosna obligatoria". Entonces, Abû Bakr le contestó rotundamente: "¡He recurrido a ti para que me ayudes a lograr la victoria mientras que me vienes con tu derrota! ¿Tirano estabas en el período preislámico y flojo estás en el Islam, 'Omar? ¿Cómo puede retroceder la religión mientras viva Abû Bakr? Juro Por Al·lâh que si se niegan a darme una cabra que antes daban al Mensajero de Al·lâh, les combatiré por esta cabra. Si no queda nadie más que yo, combatiré por la causa de Al·lâh hasta que la religión vuelva a ser como la quería el Mensajero de Al·lâh o hasta que desaparezca toda mi descendencia".

 Que la Paz, la Misericordia y las Bendiciones de Al·lâh sean con vosotros.

Equipo de Dar Altarÿama-El convoy español


[1] Al∙lâh= significa Dios. Es el Nombre Más Grande que ostenta el Único Creador que posee todos los atributos propios de la divinidad, tal como fue revelado en el Qor´ân.

[2] (SAAWS): Sal·lâ Al·lâhu ‘Alayhi Wa Sal·lam: Los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, que es explicada por los ulemas como sigue:

Sal·la Al·lâhu Alayhi: significa que le Cubre con Su Misericordia…El motivo de traducirlo literalmente es porque estas palabras son repetidas por los musulmanes de todo el mundo, siguiendo el precepto divino de decir esta expresión siempre que se mencione al Profeta, en la llamada a la oración (Al Âdhân) o en cualquier circunstancia, como veneración concedida por Al·lâh a Su último Mensajero, que ha sido enviado a toda la humanidad. Wa sal·lam: significa: y Derrame Su Paz sobre él.

[3] TSQ = Traducción de los Significados de Al Qor'ân. Es imposible transmitir exactamente los verdaderos significados que contienen las palabras de Al Qor'ân o imitar su elocuente retórica. Se han traducido los significados de Al Qor'ân y no se puede decir que sea una traducción de Al Qor'ân. Esta traducción nunca podrá reemplazar la lectura de Al Qor'ân en lengua árabe -la lengua en que fue revelado.

 

 

Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

© 2003 - 2016 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.