Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

  

El Califa Abû Bakr As·sidîk

Episodio "2"

 

Assalâmo ‘Alykom Wa Rahmato Al∙lâh[1] Wa Barakâtoh

(Que la Paz, la Misericordia y las bendiciones de Al∙lâh sean con vosotros)

La actitud de Abû Bakr ante el incidente de "Al-Isrâ´ wal-Mi'râÿ"[2]:

La gente de Qoraish fue a contarle a Abû Bakr lo que relató el Profeta (SAAWS)[3] sobre el incidente de su viaje nocturno desde Makka "La Meca" a Jerusalén y sobre su ascendencia a los siete cielos, con el motivo de sembrar la discordia entre el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, y su amigo.

Al informarse Abû-Bakr del incidente, les preguntó: "¿Él dijo eso?"

Le contestaron: "Sí."

Les dijo: "Si lo dijo, pues es cierto."

Le preguntaron "¿También esta vez lo crees?"

Les contestó Abû Bakr: "¡Si le creo en lo que es más extraordinario, si le creo cuando dice que la Revelación le viene desde el cielo en una noche y su amanecer, ¿no le voy a creer ahora cuando dice que fue transferido al Barzaj y elevado al cielo? Por Al∙lâh que aquello es más difícil que esto".

Abû-Bakr se apresuró a ver al Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, y le escuchó contando a la gente su viaje nocturno desde Makka a Jerusalén y sobre su ascendencia a los siete cielos, se acercó Abû-Bakr moviendo su cabeza indicando su asentimiento y dijo: "dices la verdad. Atestiguo que eres el Profeta de Al·lâh"

El Profeta le dijo: "¡Abû Bakr! Tú eres As·sidîq, el amante de la verdad"

Que Abû-Bakr creyera el relato del Profeta, llevó a muchos creyentes a creer el incidente.

Abû Bakr y Al-Qor´ân "el sagrado Corán":

Cuando el Profeta le permitió a Abû Bakr emigrar a Abisinia, un incrédulo llamado Ibnu Ad-doghna le ofreció su protección tribal. La gente de Qoraysh pusieron una condición a este último, que prohibiera a Abû Bakr leer el Corán en voz alta, ya que cuando lo hacía lloraba, y la gente se reunía para escucharlo. Abû Bakr abrió una parte de su casa para que la gente lo escuchara cuando leyera el Corán. De hecho su lectura empezaba a influenciar en los que escuchaban. Y cuando Ibnu Ad·doghna se dirigió a Abû Bakr intentando impedirle de repetir eso, este último le contestó: "lo leo en mi casa y por Al∙lâh que lo leeré en voz alta para que todos lo escuchen. Sustituyo tu protección por la protección más sublime de Al·lâh, Alabado y Enaltecido sea".

Abû-Bakr lloraba mucho cada vez que leía: [Cuando la tierra sea sacudida por su propio terremoto]. (TSQ,[4]),Sura de Az·zalzala (El Terremoto) – Aleya 1.

Y el día del fallecimiento del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, el Profeta pidió a ‘Ấ´ísha que dijera a Abû Bakr que dirigiera la oración. Ella le contestó: "¡Oh, Mensajero de Al·lâh!, Abû Bakr es un hombre muy sensible, cuando lee el Corán llora y la gente no puede oír nada. Pídele a ‘Omar que dirija la oración."

En otra ocasión cuando la delegación del Yemen fue a ver al Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, y lloraron al escuchar el Corán, entonces Abû-Bakr comentó: ¡"Éramos así antes de que nuestros corazones se endurecieran"!

La creencia de Abû-Bakr en el Corán se manifiesta, cuando fue revelada la sura que dice: [Alif, Lâm, Mîm. Los romanos han sido vencidos, en la tierra más próxima. Pero ellos, a pesar de su derrota, vencerán, dentro de algunos años]. La sura 30, de Ar·rûm (Los Romanos), Aleyas 2-4. Abû Bakr la anunció a Qoraysh, y cuando Ubayy Ibnu Jalaf, le pidió apostar por ello, entonces Abû Bakr aceptó una apuesta de 100 dirhams por su confianza en lo que predice Al Qor´ân.

Después del Pacto de Al Hodaybiyya y en el año 7 de la hégira, los romanos vencieron a los persas y Abû Bakr cobró la apuesta de Ubayy Ibnu Jalaf (Luego, el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, le aconsejó que donara el dinero de la apuesta a los pobres como limosna porque el Islam prohibió las apuestas).

Las posturas de Abû Bakr durante la Hégira (La emigración del profeta de la Meca a La Medina):

Un día, Abû Bakr fue al Profeta para pedirle permiso para emigrar, pero el Profeta le dijo: "Espera, Abû-Bakr, quizás Al·lâh te Dé un compañero", y así adivinó que su compañero sería el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él. Su actitud positiva se manifiesta cuando preparó inmediatamente dos camellos mientras esperaba órdenes del Profeta. El día de la emigración el Profeta le dijo a Abû Bakr: "Al·lâh me permitió la emigración", y Abû Bakr le dijo: "!La compañía, Mensajero de Al·lâh!" – quiere decir pido tu compañía Mensajero de Al∙lâh -.El profeta aceptó contestándole: ¡"La compañía, Abû Bakr"!.

Cuenta la Señora ‘Ấ´ísha: "Nunca he visto a nadie como Abû Bakr llorando así de felicidad, a pesar de saber el peligro que iban a correr en la emigración; es que ama la justicia" Así que, llegada la Hégira, Abû Bakr llevó todo su dinero, dejó a su familia y se fue con el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él.

Durante el viaje que conducía a la cueva de Zawr, Abû Bakr no dejaba de moverse, a veces se ponía delante del Profeta otras detrás de él, a veces andaba a su izquierda y a veces a su derecha, lo que llevó al Profeta a preguntarle qué le ocurría. A lo que Abû-Bakr le contestó: "Recuerdo a los que te están buscando y me pongo delante de ti y luego temo que vengan por detrás por eso me pongo detrás, luego temo que alguien venga de tu derecha por eso vuelvo a ponerme a tu derecha, luego temo que alguien te alcanzara por tu izquierda, pues vuelvo a ponerme a tu izquierda, y luego vuelvo a repetir lo mismo".

El Profeta le preguntó: "¿Me quieres, Abû Bakr?", Abû-Bakr contestó que sí; el Profeta volvió a preguntarle: "¿Acaso morirías por mí, Abû Bakr?" Abû Bakr contestó: "Sí, Mensajero de Al·lâh, porque si yo muero soy un mero hombre pero si tú mueres, eres esta religión". Y en esta situación se manifiesta de nuevo el amor de Abû-Bakr por la verdad.

A la llegada del Profeta y Abû Bakr a la cueva de Zawr, este último entró primero para asegurarse de que el Profeta no corra ningún peligro. También tapó todas las grietas en la cueva con pedazos de su propia ropa. Cuando entró el Profeta preguntó a Abû Bakr: ¿Por qué tu ropa está despedazada? A lo que le contestó: "pues temo que algo te dañe, Mensajero de Al·lâh". Además, cuentan que cuando el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, dormía en el regazo de Abû Bakr, éste observó una grieta que no había notado antes y la tapó con sus pies, y un escorpión le picó en el pie. Abû Bakr aguantó el dolor para no despertar al Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él. Al caer sus lágrimas sobre la cara del Profeta, se despertó y le preguntó qué le pasaba, Abû Bakr le dijo: "un escorpión me ha picado, sacrifico a mis propios padres por ti". El Profeta, entonces, sopló en la picadura y le pasó la mano, y así se curó la picadura.

El altruismo de Abû Bakr:

Cuando el Profeta y Abû Bakr tenían mucha hambre y sed, pasó un pastor. Abû Bakr le preguntó si tenía leche y el pastor dijo que tenía un poco. Abû Bakr cogió la leche y se la ofreció al Profeta para beberla. Cuando Abû Bakr contó este acontecimiento dijo: "El profeta bebió hasta que me sentí saciado".

La sabiduría de Abû Bakr:

Después de dejar la cueva de Zawr, el Profeta y Abû Bakr se acercaron a La Medina… Abû Bakr permaneció delante para proteger al Profeta, y cuando le preguntaron quién era aquel hombre, Abû Bakr respondió: "Es un hombre que me guía por el camino".

Al llegar a La Medina, los medineses creyeron que Abû Bakr era el Profeta, entonces este último quitó su manto y lo puso sobre las espaldas del Profeta, entonces supieron quien era el profeta, así que los medinenses se dirigieron a saludar al Profeta, viendo esto, Abû Bakr sonrío.

Al·lâh Alaba a Abû Bakr:

Al·lâh, Enaltecido sea, Dice: [Si vosotros no le socorréis, ya le Socorrió Al·lâh cuando le habían echado los que no creían y había otro con él. Y estando ambos en la cueva, le dijo a su compañero: No te entristezcas porque en verdad Al·lâh Está con nosotros] (sura de At·tawba "El Arrepentimiento, Aleya 40), lo que consideramos una confirmación por parte de Al·lâh del lazo de amistad entre el Profeta y Abû Bakr.

La actitud de Abû Bakr en la batalla de Badr:

Durante la batalla de Badr, el hijo de Abû Bakr, que aún era incrédulo, gritó: "¿quién me bate en duelo?" Abû Bakr dijo al Profeta "Yo, Mensajero de Al∙lâh", pero el Profeta le dijo: "No Abû Bakr, no me prives de ti", y Abû Bakr le contestó: "Lo que tú opines, Mensajero de Al·lâh."

Después de abrazar el Islam, ‘Abdur·rahmân confesó a su padre que se ocultaba durante la batalla de Badr para no combatirle, entonces, Abû Bakr le dijo: "Yo si te hubiera visto, te habría matado".

Durante la batalla de Badr, los musulmanes construyeron una cabaña para proteger al Profeta, luego consultaron entre ellos quién protegería al Profeta. ‘Alî dijo: Todos nos retiramos, pero Abû Bakr esgrimió su espada y dijo: "Yo defenderé al Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, durante toda la batalla", y se puso de pie con su espada esgrimida delante del Mensajero de Al·lâh mirando a la derecha y a la izquierda en defensa a pesar de la flaqueza de su cuerpo.

La ambición de Abû Bakr:-

La ambición de Abû Bakr para lograr los grados más altos del paraíso, queda evidente cuando el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, dijo a sus compañeros: "Cada uno de vosotros será llamado el Día del Levantamiento para entrar por una puerta del paraíso. Quien es de los que rezan, será invitado para entrar de la puerta de la oración; quien es de los que ayunan será llamado para entrar de la puerta de Arrayân (la Abundancia), quien es de los del ÿihâd (lucha) entrará de la puerta del ÿihâd y quien es de los que dan limosna, entrará por la puerta de la limosna" , entonces Abû Bakr preguntó: "¿Acaso hay quien será llamado a entrar por todas estas puertas?", y el Profeta sonrió y dijo: "Sí Abû Bakr, espero que seas uno de ellos".

La buena noticia que reveló el Profeta a Abû Bakr de que entrará al paraíso:-

Se ve la devoción de Abû Bakr cuando el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, preguntó a sus compañeros después de la oración del alba: "¿Quién ha ayunado hoy?" ‘Omar levantó la mano y dijo: "No he ayunado pues no tenía la intención de ayunar desde la noche" Abû Bakr levantó la mano y dijo: "Tenía la intención de ayunar desde la noche y estoy en ayuno hoy". El Profeta preguntó: "¿Quién ha visitado hoy a un enfermo?" ‘Omar dijo: "No hemos salido de nuestras casas más que para venir aquí a rezar ". Entonces Abû Bakr dijo: "He visitado a un enfermo. Por el camino hacia la mezquita, he visitado la casa de Abdur·rahmân, pues sabía desde ayer que estaba enfermo y sabía que estarían despiertos a estas horas para rezar la oración del alba ". El Profeta continuó preguntando: "¿Quién ha dado algo de limosna hoy? " ‘Omar le dijo: "¿cómo podemos dar algo de limosna si no nos hemos movido aún de la mezquita después de la oración? ¿Cómo podemos encontrar a un pobre para darle algo de limosna? " Abû Bakr dijo: "Yo lo he hecho, Mensajero de Al·lâh, pues he encontrado a un pobre en la mezquita preguntando por una limosna. He dado al pobre un trozo de pan que tenía mi nieto- el hijo de Abdur·rahmân ". Entonces el Profeta dijo: Te doy la buena noticia de que entrarás al Paraíso, Abû Bakr, porque cuando todas estas características se reúnen en un hombre, se le da la buena noticia de que entrará al Paraíso ". Entonces ‘Omar dijo: "No puedo superarte en nada, Abû Bakr ".

Abû Bakr gasta su dinero por la causa de Al·lâh:

Abû Bakr gastó todo su dinero tres veces: el día de la liberación de los esclavos, el día de la emigración del Profeta de la Meca a La Medina y en la Batalla de Tabûk. En esta batalla, el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, dijo a sus compañeros: " Dad de vuestro dinero de limosna y gastad; la situación necesita vuestra limosna. " Cuenta ‘Omar que: "Ese día yo tenía dinero y decidí superar a Abû Bakr por eso llevé la mitad de mi dinero al Profeta dichosamente, entonces el Profeta me dijo: "¿qué has dejado para tu familia, ‘Omar? " Le dije: "La mitad de mi dinero. " El Profeta me dijo: "Muy bien ‘Omar ". Después, Abû Bakr vino al Profeta con menos dinero que ‘Omar y el Profeta le preguntó "¿Qué has dejado para tu familia, Abû Bakr? " Abû Bakr respondió: " Les he dejado la ayuda de Al·lâh y su Profeta", entonces dije: "De ahora en adelante, no voy a intentar superarte, Abû-Bakr ".

El temor de Al·lâh de Abû Bakr :

Vemos una situación que muestra el temor de Al·lâh de nuestro señor Abû Bakr, cuando, su criado le ofreció una comida, que había comprado con el dinero que había conseguido mediante la adivinanza. Después de haber comido un pedacito, el criado le dijo a Abû Bakr: " no me ha preguntado hoy de dónde conseguí la comida " Abû Bakr le dijo: " Pues, tenía mucha hambre, ¿por cierto, de dónde la trajiste? " Cuando su criado le dijo de dónde lo había conseguido, Abû Bakr le respondió: " Casi me has destruido, e intentó varias veces sacar el pedazo de su boca pero con dificultad, así que bebió mucha agua hasta sacarlo, y luego dijo: "Lo habría sacado aunque me hubiese costado la vida ".

La humildad de Abû Bakr:

Abû Bakr tenía la costumbre de limpiar la casa de una anciana ciega, cada semana.

Un día, ‘Omar preguntó a esa mujer: "¿Quién te limpia la casa? "

La mujer le contestó: "Un hombre que no conozco". Entonces, ‘Omar se escondió para ver quién era ese hombre, y supo que era Abû Bakr, al verlo limpiar, barrer la casa, y llevar la basura fuera.

El amor del Profeta por Abû Bakr :

Las situaciones que reflejan el amor del Profeta a Abû Bakr son muchas. En una ocasión el Profeta fue preguntado: "¿Quién es el más querido para ti? " El Profeta dijo: "‘Ấ´isha". Luego dijeron: pero le preguntamos "Quién de los hombres y no de las mujeres ". El Profeta contestó: " Su padre, Abû Bakr. "

Un día el Profeta le dijo a Abû Bakr: " Tú has sido mi compañero en la cueva y lo serás ante el hawd (el río) en el paraíso".

También cuentan que un día, mientras los compañeros del Profeta estaban sentados, el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, preguntó: "¿Dónde está Abû Bakr? " y le dijo: "Acércate. Luego preguntó: "¿Dónde está ‘Omar? ", y le dijo: "Acércate. " Después les cogió de las manos, las levantó y les dijo: " Así, estaremos resucitados el Día del Levantamiento ".

La tolerancia de Abû Bakr:

Una vez, Abû Bakr dijo a ‘Omar algo que le enojó, por lo cuál, se fue después a reconciliarlo y le dijo: " No te enfades, por favor"; pero ‘Omar rechazó sus disculpas y le dijo: "Estoy enfadado ".

Entonces, Abû Bakr se fue a informar al Profeta de lo que ocurrió. El Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, se enrojeció de enfado, y entonces, ‘Omar llegó para reconciliar a Abû Bakr. Abû Bakr, al notar que el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, estaba enfadado, se arrodilló y dijo: " Por Al·lâh, soy el culpable. "El Profeta le preguntó a ‘Omar: "¿Por qué te metes con Abû Bakr?", luego dirigiéndose a los demás dijo: "Cuando esta religión me fue revelada, la gente no me creyó, pero Abû Bakr sí me creyó; además, me consoló con su dinero y su familia. Así que por favor, dejad a mi amigo en paz". Desde aquel momento, nadie se metió con Abû Bakr.

La alabanza de ‘Omar a Abû Bakr:

Dijo ‘Omar: "Una de las noches de Abû Bakr (la noche de la hégira) es mejor que todas las noches del discurso de la vida de toda la familia de ‘Omar. "

También dijo: " Ojalá hubiera sido un pelo en el vello del pecho de Abû Bakr. "

Además contó que: "Abû Bakr olía a almizcle, cuando yo estaba más extraviado que el camello de mi padre. "

Que la Paz, la Misericordia, y las Bendiciones de Al·lâh sean con vosotros.

Equipo de Dar Al-tarÿama, El convoy español


[1] Al∙lâh= significa Dios. Es el Nombre Más Grande que ostenta el Único Creador que posee todos los atributos propios de la divinidad, tal como fue revelado en el Qor´ân.

[2] Al-Isrâ´, es el extraordinario viaje nocturno del profeta Mohammad (SAAWS) de Makkah a Jerusalén y Al-Mi'raÿ, su ascensión al séptimo cielo.

[3] (SAAWS): Sal·la Al·lâhu Alayhi Wa Sal·lam: Los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, que es explicada por los ulemas como sigue:

Sal·lâ Al·lâhu ‘Alayhi: significa que le Cubre con Su Misericordia…El motivo de traducirlo literalmente es porque estas palabras son repetidas por los musulmanes de todo el mundo, siguiendo el precepto divino de decir esta expresión siempre que se mencione al Profeta, en la llamada a la oración (Al Âdhân) o en cualquier circunstancia, como veneración concedida por Al·lâh a Su último Mensajero, que ha sido enviado a toda la humanidad. Wa sal·lam: significa: y Derrame Su Paz sobre él.

[4] TSQ = Traducción de los Significados de Al Qor'ân. Es imposible transmitir exactamente los verdaderos significados que contienen las palabras de Al Qor'ân o imitar su elocuente retórica. Se han traducido los significados de Al Qor'ân y no se puede decir que sea una traducción de Al Qor'ân. Esta traducción nunca podrá reemplazar la lectura de Al Qor'ân en lengua árabe -la lengua en que fue revelado.

 

 

Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

© 2003 - 2016 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.