Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

  

El Califa Abû Bakr As·sidîq

Episodio "1"

 

Bienvenidos al programa "Al encuentro de los bien amados" en el que estudiaremos la personalidad de los califas ejemplares. Sin embargo, antes de comenzar con el primer califa, Abû Bakr As·Siddîq, me gustaría preguntaros algo: ¿Cuál es el milagro del Islam?

Cada uno de los profetas vino con un milagro. Por ejemplo, el milagro del profeta ‘Îsa (Jesús) era que resucitaba a los muertos y curaba a los leprosos –con el permiso de Al∙lâh-. El milagro del profeta Mûsa (Moisés) era una vara con la que separó el mar en dos y otros prodigios con los que asombró a la gente de su época.

Entonces, ¿Cuál es el milagro del Islam?

Aprendimos en nuestra niñez que el milagro del Islam es Al-Qor`ân (El Corán), y efectivamente lo es pero… ¿somos conscientes realmente de este milagro? ¿Somos conscientes de la elocuencia y la profundidad del Corán?

Efectivamente, Al-Qor`ân (El Corán) es el milagro del Islam, pero aparte del misterio de su elocuencia, existe otro milagro que viene dado por el hecho de que todo aquel que aplica Al-Qor`ân como método de vida, se convierte automáticamente en una persona influyente en este mundo. Así, una persona sencilla que no tiene ninguna relevancia en la vida, se convierte en una gran personalidad cuando empieza a aplicar los preceptos del Corán.

La religión del Islam es la última revelación, de ahí que su milagro tenía que ser duradero, tenía que ser un milagro que perdurase hasta el final del mundo, sin ser limitado a un período de tiempo en particular.

Este milagro se da en cada ser humano cuando aplica el libro del Corán y gracias a ello se convierte en una gran persona. Este milagro se da, por ejemplo, en un hombre sencillo que proviene de un ambiente beduino y que, con el secreto del Corán, se convierte en uno de los más grandes líderes de la Historia. Este hombre se llama Sa’ad Ibnu Abî Waqqâs que logró transformar -a partir de la Batalla de Al-Qâdisîa- el reino de Persia, pasando de ser el reino de la corrupción a ser la semilla del Islam poderoso.

Este milagro del Islam lo percibimos a través de un hombre que, habiendo sido duro, rudo y cruel –llegó a enterrar viva a su propia hija- gracias al Islam se convirtió en un gran héroe que dejó su huella en la Historia en el campo de la política, del pensamiento, la economía, la planificación y el arte de la guerra al gobernar la tierra de Ash-Shâm (Actualmente, Palestina, Siria, Líbano y Jordania), Egipto, Irak y todo el mundo islámico.

Otro ejemplo lo tenemos en un comerciante sencillo cuyo afán de vida era hacer negocios y ganar dinero y que, a través del Islam, se convirtió en uno de los más grandes hombres de la Historia debido a su sacrificio, entrega y valentía. Éste es el hombre en torno al cual gira el episodio de hoy: Abû Bakr As·Siddîq.

El milagro del que hablaremos hoy es el que hace que una persona normal y corriente se convierta en una gran persona cuando aplica las leyes del Corán a su vida diaria.

En efecto, no encuentro otro prólogo más adecuado para nuestro personaje de hoy.

La verdad es que siento un gran temor al hablar de este personaje tan eminente y me pregunto si seré capaz de inspirar en vosotros el gran afecto que se merece.

En primer lugar, citaré la bibliografía que he utilizado para preparar el episodio de hoy y que cualquiera de vosotros puede adquirir fácilmente en las librerías.

1) Abû Bakr As·Siddîq, de Alî Tantâwy.

2) El genio de Abû Bakr As·Siddîq, de ‘Abbâs Mahmûd Al-‘Aqqâd.

3) Diario de la historia de Abû Bakr As·Siddîq, de Ibrâhîm Al-Mitnâwy (un sabio de Al-Azhar).

4) Las cintas de casete referentes a Abû Bakr As·Siddîq, del Dr. Târeq As·Swaidân.

5) Los libros esenciales que hablan sobre el Islam.

Vamos, pues, a hablar sobre Abû Bakr. No intentaré embellecer a este personaje porque de hecho es un personaje bello y no creo que le añada belleza. Lo que pretendo es ayudaros y ayudarme a mí mismo a descubrir a Abû Bakr As·Siddîq en su interior.

En primer lugar, elaboraremos una especie de carné de identidad de nuestro personaje para saber quién era, cual era su nombre completo, de qué familia provenía… porque creo que hay gente que no tiene la información suficiente al respecto.

Su nombre real es ‘Abdul·lâh-Ibnu 'Ozmân.

Narran que el Profeta (SAAWS)[1], le nombró "Al-'Atîq" (El salvado del infierno). El Profeta dijo: "Quien quiera mirar al 'Atîq de Al∙lâh del infierno, que mire a Abû-Bakr." Y dijo también a Abû-Bakr: "Abû-Bakr, tú, eres el que Al∙lâh Ha Salvado del Infierno".

Relatan también que en la época preislámica, llamaban a Abû-Bakr "Al-'Atîq" por la belleza de su cara y dicen que por sus buenas modales. Además, lo llamaban As-sidîq (el muy sincero).

Su apodo: Abû-Bakr.

Su padre es 'Ozmân, conocido más tarde por: Abî-Qohâfa.

Su madre es Ummu-l-Jayr Salmâ Bintu Sajr que abrazó el Islam en su comienzo.

Su Genealogía: es de Banû-Taym, de Qoraysh; coincide con la genealogía del Profeta, los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, en el sexto abuelo (Marra Bnu-Ka'b).

Abû-Bakr nació aproximadamente dos años después del año del Elefante[2] , es decir dos años después del Nacimiento del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él.

Abrazó el Islam a los 38 años y emigró a La Medina a los 51 años.

Se encargó del califato de los musulmanes a los 56 años de edad. El periodo de su Califato duró dos años y unos meses.

Murió un lunes, a los 63 años.

Sus esposas e hijos:

Tenía dos esposas en la época de Al Ÿâhiliyya:

1. Qotayla Bintu ‘Abdil-'Ozzâ que dio a luz a ‘Abdul·lâh y a A'smâ`.

2. Umm-Rumân que dio a luz a ‘Abdur·rahmân y 'â´ísha y abrazó el Islam en su comienzo.

Y dos esposas después del Islam:

1. Asmâ' Bintu 'Omays que dio a luz a Mohammad, y fue ella quién lavó el cadáver de Abû-Bakr después de su muerte.

2. Habîba Bintu Zayd Al-Jazraÿî que dio a luz a Umm-Kulzûm después de la muerte de Abû -Bakr.

Su aspecto físico:

Abû–Bakr era delgado. Tenía las piernas delgadas y unos muslos de poca carne. Tenía los ojos hundidos y la cara flaca. No era ni alto ni bajo, y era de poca flexión dorsal. Era de piel blanca y llevaba barba. Tenía una frente saliente y una nariz faraónica.

Las cualidades más famosas de Abû-Bakr antes del Islam:

  • Nunca se prosternó ante un ídolo.
  • Nunca bebió vino para proteger su grandeza y su honor.
  • Era amable con la gente y amado por todo el mundo.
  • Era el que mejor conocía la genealogía de Qoraysh.
  • Trabajaba como comerciante, lo que le hizo descubrir los terrenos de la Península Arábiga y conocer a gente con caracteres distintos.
  • Era rico.
  • Era amigo del Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, antes de la Revelación.

¿Cómo lo describe el Profeta – que los Rezos y la Paz de Al·lâh [3] sean sobre él-a Abû-Bakr?:

El Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, dijo: " Entre la gente, el más sincero en su fe es Abû-Bakr".

Y dijo: " Entre la gente, el más persistente en su fe es Abû-Bakr".

También dijo: "Si pesamos la fe de la Umma en un platillo de balanza contra la fe de Abû-Bakr en el otro, pesará más el de la fe de Abû- Bakr ".

Y dijo: " Abû-Bakr no os superó por muchos rezos o ayunos pero os superó por lo que tiene en el corazón". Se supone que se refiere a su amor por la justicia, como veremos en todas las situaciones por las que pasó en su vida.

¿Cómo abrazó el Islam?:

Abû- Bakr fue el primer hombre que abrazó el Islam. Nada más presentarle el Profeta, los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, a Abû- Bakr el Islam, éste le dijo "Atestiguo que no hay más dios que Al·lâh y que Mohammad es el mensajero de Al·lâh"

El Profeta, los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, dice: "Cada vez que hablaba con alguien del Islam, éste vacilaba, pensaba y titubeaba, excepto Abû Bakr; apenas le hablé del Islam, y sin vacilar me respondió pronto: " Atestiguo que no hay más dios que Al·lâh y que Mohammad es el mensajero de Al·lâh"

Así se comportó porque encontró la verdad en el Islam y vivió por él. En la misma semana de su conversión al Islam, abrazaron el Islam, con su apoyo, seis de los diez prometidos con entrar al paraíso; Sa'd Ibn Abî Waqqâas, ‘Abdur·rahmân Ibnu 'Awf , Talha Bnu 'Obaydil·lâh, Az-zubayr Bnu-l- 'Awwâm , Abû 'Obayda Bnu-l-Ÿarrâh, 'Ozmân Bnu 'Affân.

De igual modo, hizo que abrazaran el Islam a Arqam Ibnu Abî Al-Arqam, 'Ozmân Ibnu Madh’ûm y muchos más.

Después empezó a liberar a los esclavos y liberó a siete, entre ellos: An-nahdiyya y su hija, Zanîra, y 'Amer Ibnu Fuhayra.

Entre los más famosos esclavos que liberó destaca Bilâl Bnu Rabbâh. Cuando vio a Umayya Ibnu Jalaf torturando a Bilâl le preguntó: ¿Por qué no liberas a este pobre? Umayya respondió: ¡ten piedad por él! Abû-Bakr dijo: Sí, ¿cuánto quieres? Umayya respondió: Lo vendo por 9 waqeyyas (unidades de peso) de oro. Abû- Bakr le dijo: lo compro.

Umaya rió y dijo: ¿Sabes Abû-Bakr?, si me hubieras dicho que no lo ibas a comprar por más de un cuarto de waqeyya de oro, te lo habría vendido. Abû-Bakr respondió: Te juro si me hubieras pedido cien waqqeyya, lo habría comprado. Los incrédulos de Qoraysh empezaron a circular que Abû-Bakr debía a Bilâl un favor y por eso lo liberó.

Entonces se revelan unas aleyas de la sura de Al-layl (La Noche) que hablan de Abû-Bakr. Dice Al·lâh, Alabado y Enaltecido sea:

[Así pues, al que dé con sinceridad, sea temeroso, crea en la verdad de lo más Hermoso, le haremos propicia la facilidad] (5-7).

Además, Al·lâh, Alabado y Enaltecido sea, Dice:

[Y será librado de él (del Infierno), y dé su riqueza para purificarse, no para que nadie tenga un favor que pagarle sino buscando la faz de su Señor, el Altísimo. Y es cierto que quedará satisfecho] (Aleyas 17-21).

La fortuna de Abû Bakr se estimada en cuarenta mil dirhams cuando abrazó el Islam. Al llegar la Hégira, sólo le quedaban seis mil dirhams. Al morir, tenía una deuda de seis mil dirhams. No se limitó a sacrificar su dinero sino también su cuerpo defendiendo al Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él.

Una vez, preguntaron a ‘Alî Bnu Abî Tâlib – durante el periodo de su califato -: "¿Quién es el más valiente?, respondieron: ¿Tú, Príncipe de los creyentes?". Entonces ‘Alî respondió: " El más valiente es Abû Bakr, El adelantador", y les contó cómo defendió Abû Bakr al Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, cuando un día diez hombres de los incrédulos de Qoraysh se reunieron alrededor del Profeta, SAAWS, unos tirándolo y otros empujándolo, mientras los compañeros del Profeta le observaban de lejos, llegó Abû-Bakr, apartó a los demás compañeros y empujó a los hombres de Qoraysh lejos del Profeta diciendo: "¿Matáis a un hombre porque dice mi Dios es Al·lâh?". Entonces dejaron al Profeta y agarraron a Abû-Bakr. Dicen que 'Oqba Bnu Abî Ma'ît lo echó al suelo, quitó su babucha y empezó a golpear a Abû Bakr en la cara, hasta que su cara se hinchó y sangró para acabar desmayado. Cuando lo llevaron a casa, dijeron a la madre de Abû Bakr: "Si vive, dale de comer y de beber, aunque dudemos que viva". Nada más abrir los ojos, Abû Bakr preguntó a su madre: "¿Qué hicieron con el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él?" Su madre le dijo: "¿Vuelves a mencionarlo!" Abû Bakr insistió: "Por Al·lâh no comeré ni beberé hasta asegurarme de que el Profeta está sano y salvo".

Después mandó a su madre a casa de Fâtima Bintu Al-Jattâb para que le pregunte sobre el Profeta, los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él, pero Fâtima no le dijo nada por temor a ser descubierta como musulmana, y prefirió volver con la madre a su casa para hablar con su hijo. Cuando llegó Fâtima, Abû-Bakr le preguntó: ¿Qué pasó al el Profeta, que los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre él?", Fâtima le dijo preocupada: "Cuidado que tu madre está oyéndonos", la contestó: "No te preocupes, es mi madre", entonces Fâtima le respondió: "Está bien". Pero Abû-Bakr insistió: "Por Al·lâh no comeré ni beberé hasta verlo con mis propios ojos".

Llegó a la casa de Al-Arqam Ibnû Abî Al-Arqam apoyado en su madre y en la hermana de 'Omar Ibnu Al-Jattâb, el Profeta, viéndolo en tal estado, sintió compasión por él y lo abrazó. Abû-Bakr tranquilizándolo le dijo: "Te juro, Mensajero de Al·lâh que no me pasó nada; es solo mi cara". El Profeta suplicó a Al·lâh por Abû Bakr, y Abû Bakr le pidió que rogara a Al·lâh que guiara a su madre hacia el buen camino; y el Profeta lo hizo. Justo después la madre de Abû-Bakr pronunció la shahâda: "Atestiguo que no hay más dios que Al·lâh y que Mohammad es Su Mensajero".

Que la Paz, la Misericordia, y las Bendiciones de Al·lâh sean con vosotros.

Equipo de Dar Al-tarÿama, El convoy español


[1] (SAAWS): Sal·lâ Al·lâhu ‘Alayhi Wa Sal·lam: Los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, que es explicada por los ulemas como sigue:

Sal·lâ Al·lâhu ‘Alayhi: significa que le Cubre con Su Misericordia…El motivo de traducirlo literalmente es porque estas palabras son repetidas por los musulmanes de todo el mundo, siguiendo el precepto divino de decir esta expresión siempre que se mencione al Profeta, en la llamada a la oración (Al Âdhân) o en cualquier circunstancia, como veneración concedida por Al·lâh a Su último Mensajero, que ha sido enviado a toda la humanidad. Wa sal·lam: significa: y Derrame Su Paz sobre él.

[2] El año del elefante, coincidente con el año 570 después de Cristo. Es el año en el que tuvo lugar el incidente del elefante cuando el rey Yemeni salió en el medio de un grande ejército encabezado por un gran elefante para destruir la Ka'ba en la Meca porque había construido en Yemen otro edificio de oro similar al de la Ka'ba con el objetivo de que la gente abandonara la primera. No solo el elefante se obstinó de destruir la Ka'ba , sino todo el ejercito se pereció dentro de poco tiempo por un milagro divino inolvidable.  

[3] Al∙lâh= significa Dios. Es el Nombre Más Grande que ostenta el Único Creador que posee todos los atributos propios de la divinidad, tal como fue revelado en el Qor´ân.

 

Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

© 2003 - 2016 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.