Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Alyasameen | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

 

 

 

LOS MAS BELLOS NOMBRES VI

 

 

A L - H A S I B

A L - J A L I L

A L - K A R I M

A R - R A Q I B

A L - M U J I B

A L - W A S I '

A L - H A K I M

A L - W A D U D

A L - M A J I D

A L - B A ` I T H

A S H - S H A H I D


A L - H A S I B

El es el que toma cuenta de todo y cada cosa que hace y le ocurre a Su creación.

  Hay ciertos asuntos y  conceptos que pueden  expresarse  en números. Son necesarios ciertos cálculos para arribar a una conclusión, que en la mayoría de los asuntos del universo creado  requiere  de  tales cómputos.  Pero Allah conoce el resultado  de  todo sin necesidad de operación alguna, porque Su conocimiento no depende de causas o de medios, ni tampoco de ningún análisis ni pensamiento.

  En el Día del Juicio Final el hombre habrá de presentar sus cuentas a Allah. Ese es el motivo por el cual ese día es también denominado el Día del Ajuste de Cuentas. Tendremos que dar razón de todo cuanto hemos recibido y de cómo  lo hemos gastado.  Billones y  billones de otros como nosotros aparecerán en el mismo día.  Allah  es un contador tal, que El conoce aún desde la cantidad de respiraciones que tomó el primer hombre que El creó hasta las que tomará el último hombre a quien El regrese a Sí Mismo. En ese día, todos nosotros tendremos que responder de todo el capital que Allah nos ha confiado.

  El capital más grande que El nos ha prestado es nuestra vida. Sea lo que fuese lo  que ganemos, lo  obtendremos con ese capital.  Y éste va siendo gastado día por día, hora por hora. Con cada respiración, el momento de la cuenta final se  va acercando.  Nosotros habremos de retornar el capital de esta vida temporaria a su propietario. Seremos recompensados por las ganancias y tomados  como responsables por  las pérdidas. Algunos irán a la bancarrota:  los  descreídos que  han despilfarrado el capital de Allah.

  Sepa que cada minuto que transcurre sin beneficios -cada hora que usted no está trabajando por amor de Allah, cuidando de Su creación o recordándolo a El, agradeciéndole a  El, alabándolo  a El,  vigilando aquello que usted está haciendo- es una pérdida. Y usted  no  puede albergar esperanzas de recuperarla jamás, ni de readquirir el ayer, ni siquiera utilizando para ello el resto de su existencia. Sepa el valor de su vida. No la malgaste en vagancia, en negligencia  ni ensueños. Haga sus cálculos ahora antes de que tenga que  presentar sus cuentas ante Allah al-Hasib.

" 'Abd al-Hasib" vigila el  buen uso  de la vida, de  los medios, del sustento y  de todo  lo  demás que Allah ha brindado a Su creación  en cantidades limitadas. El se ocupa de la correcta administración de los dones de Allah a Sus criaturas.


A L - J A L I L

El es el Señor de la Majestad y del Poder. Su poder y Su grandeza, Su eternidad no guardan semejanza con ninguna energía, materia ni tiempo. Su esencia,  Sus atributos, Su misma existencia  son poderosas y grandes; ellas son incomensurables en el tiempo,  tampoco caben dentro de ningún espacio, y  sin embargo El está  aquí, en  todas  partes, en todo momento.

  Su conocimiento es grande; todo es conocido para El, ya que El lo ha creado todo. Su poder es  grande; abarca  todos los  universos y cada átomo. Su misericordia es grande; El perdona todo. Su generosidad es sin límite, Sus tesoros son inextinguibles. ¨A quién  deberemos respetar, alabar, amar y obedecer, sino al Poderoso, al Grande?

  ¨Quién es el Poderoso y el Grande?  El que es potente, el que  es sabio, el  que es generoso, el que es compasivo.  Aún alguien  que poseyese alguna de estas características sería considerado grande.   Allah es el dueño y la fuente de todos los atributos de grandeza, conocidos  y  desconocidos. El es quien distribuye partículas de grandeza  a cualesquier  cosa  y a  quienquiera que  El lo desea en Su creación. El es el amo de toda bondad y de toda perfección, la meta de todas las esperanzas.

  La existencia,  la vida, la muerte, la ganancia y la pérdida, todas son Su voluntad. La mente, el corazón, el alma, el ser entero de quien sabe esto, están llenos con Su amor y temor. A través del amor a El, él también ama a los que El ama, los que Lo aman, los que enseñan Sus palabras y las palabras que ellos enseñan. Todo el amor es nuestra deuda hacia El y Su prerrogativa.

" 'Abd al-Jalil" arroja el temor en el corazón de todos, ya que Allah le ha proporcionado una porción de Su majestad y potencia.


A L - K A R I M

El es El Generoso. Su más grande generosidad es Su  misericordia por medio de la cual El perdona, cuando El podría castigar.  El cumple Sus promesas.  El ha prometido retribuciones para las buenas acciones. En Su generosidad, Sus recompensas sobrepasan todas las expectaciones. El también promete castigo para el pecador. Ello se llama `al-wa'íd', la amenaza, de acuerdo con la cual  todos  quienes pecan han  de esperar castigo. Y sin embargo,  en Su   divino juicio, El encuentra circunstancias atenuadoras, y en Su  generosidad,  perdona.

  El  es generoso para  con  quienes  toman refugio  en El.  Usted  no precisa  buscar intermediarios para comparecer ante Su  presencia.  El conoce sus dificultades y sus apremios, aún antes que usted mismo las sepa. En Su generosidad El brinda ayuda, satisfaciendo sus necesidades aún antes de que usted lo pida.

  Los generosos entre los hombres son aquellos que han recibido más de la munificencia de Allah que  otros; ese don es la  generosidad misma. Esas son las personas que no están satisfechas cuando no  son capaces de dar o ayudar a otros.

  Entre los hombres, aquellos que son desprendidos no siempre logran reconocimiento o agradecimiento; por el contrario, son  importunados con crecientes  demandas.  Los  peticionantes, lejanos  y cercanos  se acumulan  alrededor de  ellos.  El  que  es  generoso  debiera  sentir gratitud y saber  que  esto es un signo  de que  Allah ha aceptado los servicios de Su servidor, e incrementado su honor.

  Uno no debiera cansarse ni enorgullecerse. Estos son los peligros. Para los que están en necesidad, son también riesgosos la desesperanza y el dudar de la generosidad de Allah.  Asimismo para  el pecador, no importa cuán enorme sea su pecado, el no confiar en la misericordia de Allah y de Su generosidad, es peligroso.

"  'Abd al-Karim" es un testigo de la infinita generosidad de Allah y actúa de acuerdo  a ella.  El es capaz de  apreciar la munificencia de Allah  en su íntegra dimensión, por  ser consciente de  que nada de lo que nos  es  dado, es nuestro.  Quienquiera que recibe  los  dones  de Allah, es indigno y ciertamente no los merece, pero como Allah esconde nuestras faltas y debilidades, de igual manera  'Abd al-Karim ignora y deja pasar nuestros errores y flaquezas para ocultarlas de  los demás. Así como Allah perdona nuestra  ingratitud, él también lo hace.  Allah dice en la Surah Infitar, v.6-7 (82:6-7):

"Oh  hombre, ¨qué  te seduce para que te apartes de tu Señor el Generoso, que te creó, que luego te completó y que entonces te colocó en el mejor de los rangos?"

 Se dice que  cuando Hz.'Umar (Quiera  Allah  estar complacido con él) escuchó estos versículos, contestó  la  pregunta  de Allah  diciendo:  "Es  tu generosidad misma, Oh mi Señor". Hz.Muhyiddin ibn al-'Arabi dice que este comentario de Hz.'Umar tiene como propósito el atraer la atención de otros sobre su propia y mancillada condición.  Comparados con las inmedibles munificencias de  Allah  el  Generoso, los pecados y las rebeliones del servidor se tornan mínimos y baladíes.  El servidor en quien  El  manifesta  Su  gracia no conoce límites  a sus dádivas  ni encuentra faltas en la ingratitud de aquellos que las aceptan.


A R - R A Q I B 

El es el que observa todo, y siempre.

  Este escrutinio de cada detalle de la existencia de toda la creación es en parte, protectivo. Allah observa a Sus fieles servidores mientras progresan en sus senderos prescriptos, en armonía el uno con el otro y con todo lo demás, y los protege de las intenciones y de las acciones de aquellos que se rebelan, y que están a punto de chocar con lo que es justo.

  Quienes se encuentran bajo el ojo vigilante de `ar-Raqib', y que son cuidadosos,  atentos y obedientes, que  sirven a Allah por  amor a El, debieran saber que no habrá sido en vano ni siquiera una mota de  sus buenos hechos; todo será recompensado. Los negligentes que sueñan que ellos son sus propios amos y que pueden  hacer y  poseer todo cuanto desean, habrán de saber que ni uno solo de sus movimientos  en contra del divino orden y la armonía habrá de pasar ignorado e impune.

  En concordancia con este atributo de Allah, el hombre debiera tener presente que en adición a Allah ar-Raqib, el amante y misericordioso vigilante, existen dos otros vigilantes, enemigos mortales, atentos a usted todo el tiempo a fin de hallar una oportunidad adecuada y un punto débil para atacarlo; para poseerlo, para torturarlo, para matarlo. Estos dos enemigos alerta son el  maldecido  Diablo y  el insaciable egoísta, el `nafs'.

  Usted ha de alinear todo su coraje moral, toda la perceptividad en su poder, y vigilar cada minuto los movimientos de  estos enemigos que lo tienen rodeado por los cuatro costados y desde su interior.

" Abd ar-Raqib"  está más consciente de la vigilancia de Allah hacia él  y hacia todas las cosas, que de su propia existencia.  Es por ello que es incapaz de cruzar las fronteras de las prescripciones de Allah. Ningún otro, sino quien está bendecido por la manifestación de este nombre se encuentra  totalmente consciente y  en íntegro control de sí mismo y  de  otros  a  su  alrededor.  En realidad, él constituye una expresión de la vigilancia de Allah sobre él y sobre otros.


A L - M U J I B

El es  el  que responde a todas las plegarias o necesidades  de Sus servidores.  Allah está más cercano a Sus criaturas de lo que ellas lo están de sí mismas.  Su proximidad a toda Su creación es la misma.  El no se halla más cercano a un santo de lo que El lo está respecto de usted o de una semilla de mostaza. El conoce  las necesidades de  Su creación  antes de que ella las perciba, y le  brinda satisfacción aún antes de que sea necesaria.

  Es la manifestación de `al-Mujib' en  el hombre, la que nos hace atentos  y prestos por encima de todo para Allah , el que nos creó  y que provee a todas nuestras necesidades, mediante glorificarlo a El  y mediante el ruego a El por nuestra indigencias, a través de atender a nuestros deberes según fueron prescriptos por El, y mediante responder a las necesidades de Sus otras criaturas, cuando Allah elige brindar a través de nuestras manos.

"  'Abd al-Mujib" es el  que obedece y  acepta la llamada  de Allah cuando él escucha lo que Allah dice en la Surah Ahqaf v.3l (46:31): "Oh nuestra gente, aceptad el que os invita a Allah y creed en él".

En el instante en que él consiente ante la llamada de Allah, Allah acepta su llamada  y  ese  es  el  momento  a partir  del  cual Su  atributo  de `al-Mujib', El que responde a la llamada de Su servidor, se expresa en este.  Cuando `Abd al-Mujib' llama, todo acude ; así como  él ha respondido a  Allah, todo le responde a él. Allah confirma esto en la Surah Baqarah (2:186):

"Y cuando Mi servidor  te  pida, concerniente a Mi, con seguridad  Yo estoy  cerca.  Yo respondo  la plegaria del  que suplica  cuando él Me llama.  Así ellos debieran escuchar Mi llamada y creer en mi, para que puedan caminar en el recto sendero."


A L - W A S I '

El es la ilimitada vastedad, cuyo conocimiento, misericordia,  poder, generosidad, y todo otro bello atributo son infinitos.

  `Al-Wasi`' es también interpretado como la  tolerancia sin fin de Allah. Las maldades y los pecados del hombre son como una partícula de polvo en la vastedad del océano de la tolerancia de Allah. Un signo de `al-Wasi`' es la infinita variedad de Sus creaciones. Contemple al hombre; no obstante que todos somos hechos del mismo material, no existen dos facciones, ni dos voces, que sean iguales.

  La vastedad de Allah que todo lo alcanza, está reflejada en  el hombre  - en hombres de vasto conocimiento de los cuales muchos  se benefician, en hombres de grandes riquezas y más grande generosidad, que ayudan a los necesitados, lejanos y cercanos; en  hombres de compasión, gentileza y gran paciencia, cuya justicia de largo brazo inspira gran confianza. Todas las otras incondicionales e ilimitadas buenas cualidades en el hombre son reflejos de `al-Wasi`'.

  Sepa que el conocimiento de Allah es vasto, llega a todos y en todo lugar. Usted no puede esconder algo de El. Su poder es abrumador; nada puede evadirlo, así pues, tenga cuidado de pecar  y de rebelarse.  Su misericordia es infinita, por ello vuélvase hacia El.  El es tolerante en  Sus mandamientos, e indulgente, de modo que no  abandone la esperanza.

" 'Abd al-Wasi'" posee una sabiduría que todo lo abarca. Su ser cubre todos los niveles posibles a los cuales un ser humano puede aspirar a elevarse. El es vasto y no puede ser limitado dentro de ninguna clase de restricción.


A L - H A K I M

El es el sabio perfecto, en Su conocimiento y en Sus acciones.

  No hay dudas ni inseguridades en Su conocimiento, ni éste tiene fin. Tampoco las hay en Sus mandamientos. Aquél que los siga aprenderá del reflejo de Su conocimiento infinito aquello que él ignoraba, y evolucionará hacia ser un hombre perfecto. Quienquiera que no siga las órdenes de Allah, no recibirá ni bien ni beneficio; no solo no crecerá sino que se secará , convirtiéndose en combustible para el fuego del Infierno.

  Examine las cosas que Allah le ha prohibido.  Cada una de ellas es una calamidad. Allah creó estas calamidades y lo ilegítimo así como lo legítimo. El prohibió lo anterior y permitió lo último. El es quien le dió a usted la fuerza para obedecer  y la debilidad para desobedecer. El dejó a usted libre para elegir. Esta prueba no es para mostrar a El si usted es fiel o infiel. Allah sabía todo sobre usted antes que El lo  creara. La prueba es para usted y para otros, de modo que se comprenda a sí mismo y también otros lo conozcan.

  Ninguna de  las  acciones  de  Allah son carentes de beneficio  y sabiduría.  Nada de la sabiduría y los actos de Allah son para Su beneficio. El no los necesita. El propósito de esta sabiduría es el orden y la continuidad del cosmos hasta el momento prefijado.

  Contemple su ser interior, un microcosmos, un modelo para el universo. Vea cómo cada órgano, cada célula está perfectamente creada para una función definida, cómo todo  trabaja  armoniosamente  sin fallas.  El propósito  de esta  sabiduría  de cooperación perfecta  es únicamente el mantener vivo al ser hasta el momento prefijado.

  La totalidad del conocimiento de aquello que lo mantiene a usted- a su  cuerpo, a su mente, a su  alma- vivos, es la porción del hombre de `al-Hakim'. Cuando usted vea esto, estar  percibiendo la marca de  la sabiduría de Allah en usted.

" 'Abd al-Hakim" es aquél a quien son  mostrados los secretos  de la razón de la creación, y como él conoce el propósito de cada creación, su conducta y acciones hacia ellas están acordes con ese conocimiento. Cuando él ve una desviación del propósito, es capaz de corregirla.


A L - W A D U D

El es aquél que ama Sus  buenos servidores.  El  es el único  que es merecedor de amor.

  Allah en Su infinito e incondicional amor por Sus buenos servidores les ha dado toda habilidad, pero por encima de todas, la capacidad de amarlo a El.  El les ha conferido la posibilidad de recibir y obtener la Verdad, que se encuentra más allá  de la comprensión del intelecto ordinario. Esa aptitud especial es `Fayd'.

  Esto no es suficiente en sí mismo. Para ser capaz de aprovechar esa iluminación, `fayd', hay todavía otra condición, la fe,  y ésta puesta en  acción,  que  es  devoción.  Permítase  que  aquellos  que  buscan iluminación corran hacia la piedad y la adoración.

  `Al-Wadud' es esa única meta del corazón que anhela el amor de Allah. Pero el amor solamente  es posible si  el  amante  es consciente  del amado, así como de la belleza y perfección del amado.

  Para la mayoría de la gente,la consciencia depende de sus sentidos, y los  sentidos son muchos.  Cada uno es atraído por cosas diferentes. Cuando el alma está consciente de sí misma y uno está consciente de su alma,  entonces los sentidos siguen al  alma que está  consciente del total. Allah es el único Amado del alma, porque todas las perfecciones están en El. Todos los sentidos están estáticos con el inextinguible y dulce sabor de esta perfección.

  ¨Cómo alcanza uno ese estado de sensibilidad y comprensión cuando la carne ama naturalmente su buena vida, sus placeres, salud,  hogar, propiedad,  negocios, y así siguiendo?  Ningún  hombre  común  precisa educación, inteligencia, incentivos y guía para amar estas cosas. Pero para amar a Allah, él necesita al menos inteligencia y guía a  fin de darse  cuenta  de que  todo aquello  que él naturalmente ama,  es la posesión de Allah y su don, que todo esto es un signo de Su cuidado y amor por él.

  Todo lo que él ama es temporario, como él mismo lo es.  Unicamente son eternos su sagrada alma, el  regalo  más  grande para él, y  el Propietario de esa alma, su Creador.  La comprensión de esto es un don mucho más grande que todo cuanto uno pudiere poseer en  este mundo. Porque  cuando  Allah  ama  a  Su  servidor,  El  le  da  comprensión, consciencia, fé y amor de El.

  El `wadud' entre los  hombres es aquél que ama para otros lo que él ama para sí mismo. A decir verdad, él prefiere  las  necesidades de otros a las propias. Uno tan bendecido ha dicho, "Yo ruego que pueda ser estirado sobre el  total del Infierno de modo que los pies de los pecadores no se quemen."

  Cuando uno sufra a manos de aquellos para los cuales desea  más que para  sí mismo, se debiera decir, como lo  hizo el Amado de Allah (Que la Paz y las Bendiciones  de Allah  estén con él) cuando fué herido en la batalla de Uhud, "Oh, mi Señor, guía bien a mi tribu, porque ellos no saben que están haciendo ni tampoco conocen la Verdad."

" 'Abd al-Wadud" es aquél cuyo amor por Allah y por los que aman  a Allah es perfeccionado. Cuando Allah ama a su servidor, él esparce el amor por ese servidor lejos y ampliamente de modo que todos, excepto los negligentes, le aman también. Muhammad, el amado de Allah (Que la Paz y las Bendiciones de Allah estén con él) dice: "Cuando Allah ama a un servidor El convoca al arcángel Gabriel (Quiera Allah bendecirlo) y dice, “Yo  amo a este servidor Mío,  ámale también”.  Entonces Gabriel (Quiera  Allah bendecirlo)  llama a los cielos y  dice, “Oh, todos aquellos que están en los cielos, Allah  ama a este servidor, ámenle también”.  De modo  que  todo cuanto existe en  los cielos  lo ama. Entonces el amor de ese  servidor  es propuesto a las  criaturas de la tierra y ellas lo aman igualmente."


A L - M A J I D

El es el Más Majestuoso y Glorioso.

  Allah el Más Elevado es glorioso y majestuoso en la totalidad de Su creación y más allá de ella. Ninguna mano Lo alcanza, ni poder alguno Lo puede tocar, y sin embargo El está más cercano a Sus servidores de lo que están sus propias almas. El tiene amor y  misericordia por ellos, más que lo que ellos podrían sentir por sí mismos. Sus dones son  infinitos;  no hay  fin a Su misericordia. Su  estado es pura perfección; Sus actos son pura sabiduría.

  En el significado de `al-Majid'  hay  dos elementos.  Uno es Su Majestad,  Su  Poderío, que  Lo mantienen  por  encima  y  superior  a cualquier intento de llegar hasta El, y por los cuales El es respetado y  temido. El otro es Su Gloria y Honor mostrados en Sus bellas acciones y estados, por los que es alabado y amado.

  Es adecuado que el  buen servidor, en consideración a  la gloria y honor de  su Señor, sea sincero, serio, y puro en sus devociones a El, así como en todas sus acciones, buscando con ello Su complacencia. El debiera retroceder enérgicamente de la arrogancia, la hipocresía y las mentiras. Aquellos que alcanzan la majestad  y el  honor de su Señor, que  creen,   y  que  se  unen  a   El,   persiguiendo  únicamente Su complacencia, reciben fuerza y honor ellos mismos.

"'Abd al-Majid" es aquél cuyo carácter y moral son perfeccionados. El es honrado entre los hombres y el resto de la  creación debido a su bella conducta hacia ellos. El es virtuoso por las virtudes de Allah.


A L - B A ` I T H

El es el que revive a todos desde la muerte.

  Allah al-Ba`ith devolverá la vida a  toda la creación en el Día del Juicio Final. El alzará las gentes de sus tumbas y extraerá todas las acciones, pensamientos,  y  sentimientos  que  ocurrieron durante  sus vidas sobre esta tierra.  Este atributo de Allah es tan importante que es una de las siete afirmaciones, la última condición de la fe, ya que el  fiel debe declarar su  creencia en  que  será  retornado a la vida después de su muerte. Esto es verdad.  Es la realidad. Ciertamente, ocurrirá. Allah ha hecho esta Verdad conocida en todos los libros que El ha revelado y a través de todos los profetas que El ha enviado. En el Sagrado Corán, la mayoría de los capítulos contienen alguna mención de ello:

“Y la Hora se acerca, no existe duda sobre ello , y  Allah

levantará a la vida aquellos que están en los sepulcros.

(La Peregrinación v.7 - 22:7)

A partir  de  ella  (la tierra)  Nosotros  te  creamos, y

dentro de ella te regresaremos, y de ella te levantaremos

una segunda vez.

(Ta-Ha v.55 - 20:55)

Allah es El que te creó, después El te sustenté, luego El causa que tú mueras, después, te trae a la vida.

(Los Romanos, v.40 - 30:40)

  ¨Cómo va alguien a comprender el significado de `al-Ba`ith' mientras se  piensa que uno viene a esta vida desde la nada y desde ningún lugar, y uno va después de la muerte a la nada y a ningún lugar?  La muerte no es "la nada" , ni tampoco el resucitar después de la muerte es como nuestro nacimiento. Después de la muerte, está la vida de la tumba, que es, o un foso del fuego del Infierno o uno de los jardines de rosas del  Paraíso. Los  muertos son, o seres torturados  en sufrimiento o seres bendecidos en beatitud,  pero no son  muertos y enviados dentro de la nada.

  El Mensajero  de Allah (Que  la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él), se detuvo en el borde de la fosa donde los enemigos de Allah que lo habían combatido en la batalla de Badr estaban enterrados, y dijo en  voz bien alta,  "Yo he visto ahora  que [la victoria] que mi Señor me prometió se ha realizado. ¨Están ustedes también viendo el castigo que vuestro Señor les ha prometido?"  Cuando sus seguidores le preguntaron, "Cómo puedes tú hablar con esos que están muertos y se han ido?" el Mensajero de Allah (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) dijo,  "Ellos escuchan lo que yo les digo mejor de lo que ustedes lo pueden hacer, solamente que ellos no pueden replicar."

  Y  Allah, dirigiéndose a los mártires de la batalla de Uhud, reveló los ayats que siguen:

Y no piensen de aquellos que son ultimados  en el sendero

de Allah, como difuntos.  Muy al contrario, ellos están

vivos, y siendo provistos de sustento por su Señor.

Regocíjense en lo que Allah  les ha brindado, salido de

Su gracia, y ellos se regocijan por que quienes [habiendo

sido dejados]  detrás de ellos, y que aún no se les han

unido, no tienen nada que temer ni tampoco se lamentarán.

(Al 'Imran, v.168-169 - (3:168/169)

  El nacimiento no es como la resurrección después de la  muerte. Tampoco son el venir a este mundo y el  regresar después de la muerte las únicas instancias en que se recibe la vida. Existen  muchas revivificaciones,  cada  una  diferente,  que  ocurren  frecuentemente durante la vida.  Por ello es que Allah dice, "Nosotros te recreamos a tí en lugares donde tú no sospechas."

Dentro de esta vida hay muchas muertes y resurrecciones. Cuán a menudo el alma pierde su control de la carne y nuevamente lo recupera.  Pasa incluso médicamente:  la gente  muere y es revivida.  Dentro de su cuerpo, las células están continuamente muriendo y  nuevas células están naciendo. ¨No vé usted que en todos estos casos lo que muere y es revivido es únicamente la carne? El alma es eterna.

  Está en la naturaleza del hombre el  negar  cosas que él no  ha explorado, que él no conoce. Como en esta vida él no ha experimentado el Más Alla, ni ha vuelto a la vida después de  la muerte, él no cree. Un niño que no ha llegado a la edad del discernimiento y  que todavía no ha quemado su mano se rehusará  a creer que el fuego es caliente. Si él confía en su madre y no toca el fuego, es un bebé feliz. Aquél que cree en cosas que no ha experimentado y que no  puede comprender es quien posee fe en lo invisible. Esta es la clave para la beatitud.

  No sea de los infieles, como Ubayy ibn Khalaf, quien aplastó viejos huesos deteriorados entre sus dedos y los arrojó en la cara de nuestro Maestro (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con ‚l), diciendo, "Así que tú afirmas que El revivirá estos huesos descompuestos?"

  El Profeta (Que la Paz y las Bendiciones de Allah sean con él) dijo, "Sin duda, así El te recreará  a tí de modo que El te pondrá a tí en Su fuego."

  En esta ocasión, las siguientes ayats fueron reveladas:

... Dice él, ¨Quien dará vida a los huesos cuando ellos

están descompuestos? Dí: El les dará vida a ellos, quien

los trajo a ellos a la existencia al comienzo , y El  es

el conocedor de toda la creación.

(Ya Sin, v.78-79 - 36:78/79)

  Es segura la promesa de Allah de que su ser será vuelto a la vida en el Día del Juicio Final. Usted va a morir de la manera en que vive; y será revivido de la forma en que muere. Cualquier cosa que  siembra aquí, la  cosechará en el Más Allá. Elija las semillas de  buenas acciones. Labre el suelo con sus esfuerzos. Dé agua a sus semillas con sus  lágrimas de  amor y compasión y entibie sus campos con la divina luz reflejada sobre el  espejo  de su limpio corazón. No  olvide que Allah en Su  Sagrado Corán asimiló  `'ilm', el  conocimiento,  con `hayyat', la vida, y `jahl', ignorancia, a `mawat', la muerte.  El que se reviva a sí mismo de la muerte de la ignorancia a la vida del saber,  o quienquiera que ayude a otro a su renacimiento dentro del conocimiento desde el obscuro sepulcro de la ignorancia, verá  entonces la manifestación de `al-Ba'ith' y verdaderamente lo creerá .

" 'Abd al-Ba'ith” es aquél cuyo egoísmo, lujuria, deseos de la carne y el amor del mundo han sido ultimados, y cuyo corazón fué purificado y revivido a la vida eterna. El ha "muerto antes de morir" y es capaz de revivir  por  medio de  su  conocimiento  y  sabiduría,  los corazones ultimados por la ignorancia.


A S H - S H A H I D

El es el que atestigua todo lo que ocurre en todo  lugar  y en todo momento.

  Allah está cercano a todas  la  cosas, ya sea que uno atribuya cercanía o lejanía a ellas. El es testigo de la integridad de cosas y acontecimientos, ya sean grandes o pequeños. El conoce todo por medio de Su atributo `al-'Alim'. Sabe los secretos y los aspectos internos de todo por medio de Su  atributo `al-Khabir',  y El atestiguará  cada cosa que aparezca,  ya sea que hayan otros o no,  por medio de Su atributo  `ash-Shahid'.  El va  a ser el testigo en el  final Día del Juicio para toda acción de cada hombre.

Ibn Mas'ud (Quiera Allah estar complacido con él)  fué con algunos de los Compañeros a pasear al campo cerca de Medina, en donde vieron un niño pastoreando una majada. Ellos lo invitaron a compartir su comida. El muchacho declinó la invitación, explicando que estaba  ayunando. Esta excesiva devoción asombró a los Compañeros, ya que no era el mes de Ramadán. En parte como un cumplido, y en parte a modo de someterle a examen, pidieron al muchacho que les  vendiese una oveja, y le prometieron la mitad de su carne a modo de regalo. El muchacho replicó que  las  ovejas no  eran suyas, y que por lo tanto él no  poseía  el derecho de  venderlas.  Entonces,  ya con  la intención de  ponerlo a prueba, ellos dijeron, "Hijo mío, ¿quién va a saberlo?  Tú siempre puedes decir que has perdido una oveja". Ante eso, el muchacho gritó:

`¨¿Ayn Allah?'” – “¿Dónde está Allah? - y huyó. A guisa de recompensa, Ibn Mas'ud (Quiera Allah estar complacido con él) compró el rebaño a su  propietario  y  lo donó  al  joven  pastor, que de esta forma se benefició en este mundo por su consciencia de `ash-Shahid'. Ibn Mas'ud cuando de  tiempo  en  tiempo  se encontraba con el  joven pastor, en Medina, le bromeaba preguntándole, "¨Dónde está  Allah?"

" 'Abd ash-Shahid " atestigua la verdad de todas las cosas así como la Verdad absoluta, y percibe que él, así como todo lo demás, están bajo la voluntad de la Absoluta Verdad.

Regresar

Subir

Siguiente

Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Alyasameen | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

© 2003 - 2016 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.