Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Alyasameen | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

 

 

 

LOS MAS BELLOS NOMBRES V

 

 

A L - H A K A M

A L - ' A D L

A L - L A T I F

A L - K H A B I R

A L - H A L I M

A L - ' A Z I M

A L - G H A F U R

A S H - S H A K U R

A L - ' A L I

A L - K A B I R

A L - H A F I Z

A L - M U Q I T


A L - H A K A M

 El es quien ordena.

  El es quien trae la justicia y  la  verdad. El juzga y ejecuta Su justicia. No existe justicia salvo la Suya. Nadie puede oponerse a Su decreto y nadie puede impedir o demorar que Sus órdenes se lleven a cabo. El es la causa de quien es juzgado, el juez, la justicia, y el juicio.  Todo lo que ocurre en el universo es el efecto de esa sola y única causa.

 ¿¨Cómo puede el hombre, que es miope, ver el comienzo y el  final de una cadena de acontecimientos? ¡Cuán a menudo los nietos  pagan los errores de los abuelos, y los padres pagan por adelantado los pecados de las generaciones futuras! No juzgue la justicia de  Allah. Con frecuencia lo que constituye un veneno para alguien es la medicina de otro.

  Allah ha escrito Su divina ley en Sus sagrados libros. El hombre comprende hasta el límite de su pureza, sinceridad, fé, conocimiento, sabiduría, y finalmente hasta la extensión de su destino. Y nuevamente, de acuerdo a su sino, el hombre obedece o se rebela y es recompensado o castigado con acuerdo a ello.

  Dentro del atributo de Allah del gran Juez, “al-Hakam”, hay mensajes propicios para los fieles, y un aviso para los incrédulos.

  Oh creyente, primeramente sé un juez equitativo de tí mismo.  No te tiranices ni te brindes excusas o desproporcionadas indulgencias.

Entonces juzga a otros tal y como te has juzgado a tí mismo. Si posees algún poder para cumplir tu juicio, asegúrate que tu juicio no es otro que el decreto de Allah  y tu  poder ningún otro diferente de aquello que se encuentra en Su mano.

"  'Abd al-Hakam" es el que ejecuta los juicios de  Allah  sobre sus servidores de la manera en que El lo dispone.


A L - ' A D L

El es la justicia absoluta. La justicia es lo opuesto de la tiranía.

La tiranía causa  dolor, destrucción  y  perturbación. La justicia asegura la paz, el equilibrio, el orden y la armonía.  Allah el Justo es  el enemigo de los tiranos; El odia a aquellos que sostienen a los tiranos, y a sus  amigos, simpatizantes y partidarios. Dentro del Islam, la tiranía en cualquier forma o manera es ilícita. Ser justo es un honor y una distinción apropiadas para un Musulmán.

  Los opuestos que denominamos  justicia y  tiranía  poseen  amplias implicancias, más importantes aún que sus simples consecuencias morales y sociales. Son similares a la armonía contra la desarmonía, el orden contra el caos, lo correcto en contra del error. Si en una expresión de su generosidad alguien diera dinero  a los ricos, espadas a  los eruditos y libros a los soldados, sería considerado en determinado nivel, un tirano  - ya que las espadas corresponden a los soldados, los libros a los eruditos, y  el  dinero lo necesitan los pobres.  Sin embargo si Allah hiciera lo mismo Su acto sería de justicia  - porque El lo vé‚ todo, el antes y el después, lo interno y lo externo. El es el Todo-Sapiente, el Clemente, el Misericordioso, la Absoluta  Justicia. El crea a algunos hermosos y a otros feos, a algunos fuertes y a otros débiles; luego El vuelve al hermoso,  feo, y al  fuerte, débil; al rico, pobre; al sabio, tonto; al sano, enfermo.

Todo es justo. Todo es exacto.

  A algunos les parece injusto que haya baldados, ciegos, sordos, hambrientos, insanos, y que haya quienes mueren jóvenes.

  Allah es el creador de lo hermoso y de lo feo, de lo bueno  as¡ como de lo malo. En esto hay misterios de difícil comprensión. No obstante nosotros comprendemos que al menos uno necesita a menudo de conocer lo opuesto de una cosa, a fin de comprenderla.   Quien no haya experimentado tristeza, no puede distinguir la felicidad.  Si no hubiese fealdad, seríamos ciegos a la  belleza.  Ambos, lo bueno  y lo malo son necesarios. Allah muestra uno con el otro, lo correcto contra lo erróneo, y nos hace ver las  consecuencias de cada  uno.  El exhibe las recompensas contra los castigos;  luego El nos deja en libertad de usar  nuestro propio juicio.  Cada uno, de  acuerdo a su destino puede hallar salvación en el sufrimiento y en la  enfermedad, o  condenación en  las riquezas.  Allah  sabe  lo  que  es mejor  para  Su  creación. Solamente  Allah  conoce  nuestros destinos.  La  realización  de  los destinos es Su justicia.

  Movidos  por el  respeto  al  hermoso  nombre  de  Allah,  `al-'Adl' nosotros debemos aprender a ejercitar `shukr', `tawakkul', y `rida`' - agradecimiento,  confianza  en  Dios, y  aceptación.  Hemos  de  estar reconocidos por lo bueno,  y  aceptar,  sin juicio personal ni  queja, cualquier cosa que venga a nuestra  vida,  aunque en apariencia no sea beneficiosa.  Al  hacerlo así  , quizás el  misterio de la justicia de Allah le sea revelado, y usted  será  feliz con ambas, la alegría y el dolor que le lleguen desde el Amado.

" 'Abd al-'Adl " es el representante de Allah en la manifestación de Su justicia.  La equidad  divina no es igualdad como el hombre imagina que lo sea. Allah adjudica lo que corresponde, en la medida apropiada, a los que poseen el derecho.


A L - L A T I F

El es el más delicado, fino, gentil y bello. El es quien conoce los detalles más sutiles de la belleza. El es el hacedor de una delicada belleza y el otorgador de la belleza sobre Sus servidores, porque El es Todo-Belleza. Las más finas de Sus bellezas están escondidas en los secretos de las bellezas del alma, de la mente, de la sabiduría, de la luz divina. El contiene los más mínimos detalles de un divino rompecabezas en el que todas las cosas ajustan dentro de las otras. El feto encaja dentro del útero de su madre, la perla dentro de la ostra, la fina seda dentro del gusano de seda, la miel dentro de la abeja, y dentro del corazón del ser humano, el conocimiento de Allah El Mismo. Pero un corazón que no contiene la hermosa luz del conocimiento de Allah, como una abeja sin miel, se convierte en una avispa con un aguijón ponzoñoso, que pica a cualquiera que se acerca a ella.

  Abra sus ojos del  corazón y observe atento  y concentrado para ver las  manifestaciones  de  “al-Latif”.  Algunas veces  es una fina  y delicada bruma  de quietud en medio de  la turbulencia de la actividad mundana. En otras oportunidades es una gentil bendición dentro de  Su áspero castigo. Feliz es aquél que puede ver, porque para él no  hay más dudas, ni ansiedades, ni desesperanzas.

" 'Abd al-LatIf " es aquél cuyo fino ojo interno es  abierto  para ver la belleza interior en todo. De esta manera él mismo recibe belleza y se relaciona bellamente con toda la creación, haciéndola bella.  La exquisita  belleza  de Allah “al-LatIf”  no  puede ser apreciada  con nuestros toscos ojos exteriores.


A L - K H A B I R

El es quien tiene consciencia de los acontecimientos ocultos en el interior de todas las cosas. El es aquél cuya comprensión alcanza los más profundos, obscuros y escondidos rincones de Su reino, donde ni la inteligencia humana ni Sus ángeles pueden penetrar.

En todo lugar del universo, una infinita cantidad de cosas están ocurriendo, algunas del cosmos, algunas pequeñas, arriba y abajo,  adentro  y afuera de cada una.  El es consciente de todas ellas desde su mismo comienzo hasta su fin,  con infinito detalle. 

Acontecimientos que todavía no han tomado realidad, sino que se hallan en estado de formación o siendo planeados y ocultos, como secretos dentro de secretos, son para El, manifiestos. Nada puede escapar a Su atención.

  Sepa que no  existe nada que usted pueda obrar en secreto  -o pensar de hacer- que no sea conocido por “al-Khabir”. Igualmente sepa que sus necesidades más  secretas  y los deseos  por  los cuales usted no ha pedido en la plegaria, son conocidos para El, y son a menudo otorgados a usted sin que los pida a El.

"  'Abd al-Khabir" es bendecido con la comprensión total. El ha sido hecho  consciente,  para  saber  el  antes y  el  después, así como el presente, del acontecer.


A L - H A L I M

El es paciente en el castigo de los culpables.

  El espera, dando tiempo al pecador para darse cuenta de su culpa y pedir indulgencia a fin que El pueda perdonarlo antes que castigarle. El posee el poder absoluto y es justo. No obstante El es  gentil y compasivo; El prefiere absolver al culpable antes que tomar venganza.

  Tantos de entre nosotros lo niegan a El, se rebelan en contra de El, desobedecen a  El, abusan de Sus  buenos servidores, maltratan  Su creación y se tiranizan a sí mismos. Y continúan haciéndolo, sin recibir ni siquiera un dolor de estómago por comer lo que es robado a los huérfanos. No piense que ellos saldrán indemnes de castigo. Allah al-' Alim sabe. Allah al-Adl juzga. Pero el gentil “al-Halim” espera, prefiriendo verlos lamentarse, cambiar, arrepentirse, compensar por el daño que ellos han causado, de modo que El pueda perdonarlos y transformarlos en buenos servidores, antes que destruírlos.

  Dentro de este compasivo atributo de Allah existe un aliento de alivio para todos nosotros. “Hay un día o una hora que transcurra en la cual no hayamos pecado? Si Allah fuese expeditivo en Su castigo, no dándonos oportunidad de tomar consciencia de lo que hemos actuado  y sus consecuencias, de rogar por Su perdón y esperar de Su misericordia, no habría un solo hombre vivo sobre la faz de la tierra.

  Allah ama a los puros y limpios corazones que, como pulidos espejos, reflejan Sus bellos atributos. Allah ama el hombre “halim” gentil que no se permite condenar ni vengar, sino que más bien aguarda y confía que su adversario cambiar  y se convertirá  en “halim” él mismo.

"Abd al-Halim" es bendecido con carácter perfecto. Su manifestación es dulzura y perdón. No obstante que posee el  poder para castigar y tomar venganza, él perdonará  y tratará  con dulzura a aquellos  que  lo tiranizan.  El ser paciente delante de la traición de los falsos y la estupidez de los viles. Y sin embargo él sale siempre victorioso con su gentileza, por encima de los mezquinos.


A L - ' A Z I M

El es el Más Grande - abajo sobre la tierra y arriba en los cielos, en dominios donde nuestra vista no alcanza a ver y los cuales nuestras mentes no pueden concebir. La Suya es la absoluta y perfecta grandeza. La que nosotros conocemos es toda relativa, y toda ella no  es sino un testigo  de  que  Su ser es el Más Grande.  No existe vastedad  que se compare con  la Suya. Lo más grande que nosotros somos capaces de conocer, todavía está en falta de algo.  ¨Cómo podría el absoluto Más Grande tener necesidades? Allah al-'Azim no las tiene. El es el saciador de todas las indigencias.

  Llamamos grandes a algunos de entre nosotros. La grandeza, en el hombre, depende de  la  labor  de  uno, de nuestras realizaciones. Designamos a algunos  de  estos,  "los más grandes"  -aquellos cuyo trabajo es el más gigantesco. La tarea de estos es nada en comparación con los billones de trabajos más grandes de Allah al-'Azim.  El más grande hombre es uno de los trabajos de Allah. La obra más colosal que este  hombre haya hecho, es uno de los trabajos de  Allah. La realización más humilde de Allah, una hoja de pasto con sus pulsantes células transformando la tierra, el agua, el aire, la luz del sol, en vida, color y sustento para todos Sus otros trabajos- todo esto es una fábrica que contiene misterios que ningún botánico podría aventurarse a imaginar. Para ver la grandeza del Más Grande, esa hoja de pasto es un testigo lo suficientemente vasto como para  sobrepasar nuestra comprensión. Usted que ni siquiera puede desentrañar el misterio de la creación de esa hoja de pasto, para  ver Su grandeza,  debe compararla con innúmeras otras cosas visibles e invisibles, alcanzables mediante todos sus telescopios y microscopios, inconcebibles con su más alocada imaginación.

  En su pequeñez y asombro, usted debe prosternarse y glorificar a El, y suplicar el ser incluído entre aquellos servidores que hallan Su complacencia y son aceptados por El.

"  'Abd al-'Azim" es aquél a quien Allah aparece en Su perfecta grandeza. Y con  el poder generado desde lo justo, él se ocupa  de la condenación de los que se oponen a lo legítimo. El emerge por  encima de otros en magnificencia y poderío, ya que su grandeza  interior se refleja en su apariencia exterior.


A L - G H A F U R

El es el más perdonador. Un aspecto del perdón es el ocultar nuestras faltas y tratarlas como si ellas jamás hubiesen existido.

   Hay tres diferentes  acepciones  para  el perdón  de  Allah,  tres separados y divinos atributos – “al-Ghaffar”, “al-Ghafir” y “al-Ghafur”.

  `Al-Ghafir”  es Su cualidad de ocultar los vergonzosos actos de  Sus servidores a fin de que ellos sean capaces  de  vivir el  uno  con el otro, tener fé cada uno en el otro, y ser capaces de confiar, amar y respetarse el uno al otro.  De lo contrario, si Allah al-Ghafir en Su misericordia no escondiese nuestras faltas, nuestras adversas opiniones, feos pensamientos y odiosos sentimientos, todos correríamos a huir de todos y cada uno de los demás. No podría  haber ni una sociedad, ni una sola familia.

  A  continuación  Allah al-Ghafur oculta nuestras faltas en las regiones del espíritu y de los ángeles del  mismo modo que El lo hace

en este mundo. Los ángeles ven cosas que nosotros somos  incapaces de ver en este mundo. Allah encubre nuestras faltas a ellos de modo que no seamos avergonzados en el Más Allá. Por medio de este nombre nosotros podremos hallar el mismo respeto y cercanía de los espíritus y de los ángeles - a los cuales nuestros pecados son ocultados por Allah al-Ghafur - que Su perdón nos permitió entre los hombres.

  El nombre de Allah `al-Ghaffar” es el más abarcante en indulgencia. Un hombre cuyos errores se hallan escondidos de otros está a salvo de ser avergonzado delante de ellos, pero todavía puede avergonzarse de sí mismo dentro de él. Cada uno  posee  un grado de consciencia que sufre de sus acciones. Allah al-Ghaffar en Su misericordia esconde las faltas del  hombre aún de sí mismo, y le hace  olvidarlas a fin de aiviar su sufrimiento.

  Recuerde a `al-Ghafir', el que cubre con un velo nuestras faltas de los ojos de otros  hombres;  a  `al-Ghafúr' , quien  aparta  el conocimiento de nuestros pecados aún de los ángeles; ya `al-Ghaffar',

quien nos  otorga alivio al sufrimiento provocado por el continuo recuerdo de nuestros errores. ¨Acaso no hemos de estar agradecidos a alguien así de compasivo? ¨No deberemos confesar nuestros errores, arrepentiéndonos con lágrimas en los ojos, pidiendo Su perdón?

" 'Abd al-Ghafur" es el perdonador de las maldades y quien oculta las faltas.


A S H - S H A K U R

El es aquél que remunera una buena acción con una recompensa mucho más grande. La gratitud consiste en devolver bueno por bueno.  El ser agradecido es un deber del hombre hacia Allah. El es quien lo  ha creado a usted y vertido sobre usted todos Sus dones. El le ha dejado libre para contemplar sus presentes y para tener gratitud, o para ser cegado por la arrogancia, negando un Su existencia.

  Bendito es aquél que elige el sendero del agradecimiento, gastando lo que Allah ha otorgado sobre él en el modo de Allah. Entonces Allah ash-Shakur retribuye su gratitud con galardones   infinitamente superiores a sus buenos  actos, y ello a su vez prepara el camino para ulteriores buenas acciones.

  El que tiene reconocimiento sabe que todo cuanto él es y todo cuanto él posee proviene de Allah. El usa cada parte de su cuerpo - su mente, su lengua, sus manos - únicamente hacia los propósitos para los cuales ellas fueron creadas. El utiliza todo lo que posee - sus talentos, sus energías, su dinero - para el placer de Allah en la creación de Allah. Allah  ayuda a los agradecidos e incrementa su  sabiduría, sus habilidades y sus fortunas.

  Aquellos que niegan las generosidades de Allah y las esconden todas para ellos, en cuartos secretos, son míseros que simulan no  poseer nada. Como resultado, y a pesar de que tienen más que suficiente, es lo mismo que si no dispusiesen de nada, así pues, desean más y más. Al no encontrar satisfacción, sufren penurias en medio de la abundancia. Allah los abandona solos con sus egos, su insaciable codicia. Todos los dones que ellos han recibido se deterioran, almacenados en algún lugar secreto, carentes de uso. Estas gentes pasan de una pérdida a la otra, desde un desastre a otro peor. Si ellos no toman en cuenta estas lecciones, su ingratitud les  conducir a la condenación eterna. Nosotros tomamos refugio en Allah de una eventualidad tal.

" 'Abd Ash-Shakur" ve todo lo bueno y nada salvo lo bueno, y que toda bondad proviene de Allah. El se encuentra en un estado de  continuo agradecimiento como lo estaba Hz. 'Ali (quiera Allah estar complacido con él), quien dijo:

" Toda las alabanzas y las gracias son para Allah quien confiere Sus más grandes favores a Sus amados servidores bajo la forma de penurias y aflicciones, y presenta a Sus enemigos Su castigo en la forma de dones."


A L - ' A L I

El es el Más Alto. El es más alto que la totalidad del universo creado. Esto no significa que Su elevación está cercana a las altas montañas, arriba a las estrellas, ni a los altos intelectos ni a quienes ocupan las altas posiciones. Tampoco se halla El más lejos que los más profundos abismos ni que los más bajos de los bajos. El se encuentra  próximo a cada átomo de Su creación en todos los lugares y más cercano al hombre que su vena yugular.

  Como Su esencia  y atributos no conllevan semejanza alguna con la esencia y atributos de Sus seres creados, Su cercanía o lejanía  y Su ser elevado son  imposibles de  medir  dentro  de  los  límites del intelecto humano.

  El es más elevado que las alturas inimaginables. Nadie se asemeja a El.  El es más alto que todos los atributos perfectos en  poder, conocimiento, juicio y voluntad juntos. `Al-'Ali' es Aquél quien es el más alto por Sí Mismo, en Sí  Mismo,  en  las  cualificaciones  que solamente son aplicables a El.

  Algunos, con buena voluntad  pero menor comprensión mental  y espiritual, piensan que Allah es un Ser que reside en los altos cielos, en Su trono, e imaginan que El es un rey con un vasto reino gobernando  el  universo  por  medio  de  Sus  agentes,  funcionarios, sacerdotes y potentados.

Allah El Más Elevado no tiene lugar, porque El es el lugar de todos los lugares.

  El no posee tiempo, porque El es el tiempo de todos los tiempos.

  El no necesita de ningún agente para que actúe en Su nombre.

  El es el más alto en el sentido de que El está por encima y abarca todo cuanto ha existido, todo cuanto existe y todo cuanto existir .

"  'Abd  al- 'Alí " es aquél que es valorado por todos  porque le han sido  otorgadas  virtud  y  generosidad, y es quien sostiene y ayuda a cuantos se encuentran a su alrededor.


A L - K A B I R

El es el Más Grande, cuya grandeza se extiende desde antes del comienzo hasta después del fin. La grandeza de toda grandeza concebible desde el inicio hasta el fin es únicamente Su creación y es prueba de Su grandeza.

  Usamos el vocablo "infinito"  en relación a los cielos y al tiempo.

Esta  atribución de infinitud  a las cosas creadas se da solamente debido a que una apropiada concepción de ellas no ajustaría dentro de nuestra  comprensión. Si  poseyésemos un vehículo  tan  veloz  como nuestros pensamientos y nuestra imaginación, y si fuésemos llevados en él en una línea recta, en una dirección, dentro de las profundidades de  los cielos, a través de incomensurables distancias, pasando millones de  soles  en cada segundo,  y si tuviésemos una duración  de vida de billones de siglos, viajaríamos únicamente a través de una muy pequeña porción del universo y del tiempo creados.

  Todo esto que no cabe dentro de nuestra comprehensión fue creado con una sola palabra y con Su voluntad. Si El así lo deseara, El podría hacerlo nuevamente y nuevamente y más y más, sin consumir nada de Su potencia. No existe diferencia para El entre la creación de un tomo y la de un universo de apariencia infinita. Esta es Su grandeza hasta la medida en que nosotros podemos comprenderla. Pero El es más grande aún que eso.

La  constatación de su  grandeza  debiera  hacer  surgir  dentro  de nosotros el temor y el amor de El, y el  deseo de no ser otra cosa que Sus servidores. El temor de El no es  el temor a una fuerza tiránica que podría aplastarnos,  ya fuere justamente, en venganza, o arbitrariamente. El es el Misericordioso, el Compasivo, el Sabio, el Justo, el Generoso, el Amante. El temor de  Allah es un pavor que se produce como resultado del amor a El  - deseando ser amados  por El y temiendo la pérdida de Su amor, y por ello  enfrentar Su decepción  en nosotros.  La pérdida más grande para  el hombre es el recibir la decepción y la ira de Allah, y el beneficio más grande para el hombre es el ser amado por Allah.

  ­Cuántos esfuerzos empeñamos nosotros para la aprobación y el amor que aspiramos a recibir de aquellos a quienes consideramos  grandes! ­Qué desperdicio de esfuerzos significa el buscar el amor del servidor en lugar del amor del Señor!

"  'Abd al-Kabir"  crece y  es perfeccionado  por la mano  de  Allah solamente, sin ningún esfuerzo de su parte o asistencia de otros.


A L - H A F I Z

El es quien recuerda todo lo que fué y todo lo que es,  manteniendo dentro de Su divina protección todo cuanto ser .

  El se apercibe, recuerda, y almacena en Su memoria todo cuanto usted hace, o dice, y  piensa, en todo momento. El preserva  todo; nada se extravía. En Su preservación, también existe protección. El protege Su creación de todo perjuicio y desarmonía. Es así como  los cuerpos celestes rotan veloces en gran apresuramiento y viajan dentro de sus órbitas prefijadas, en lugar de chocar el uno contra el otro. Como una manifestación de Su nombre de `al-Hafiz', El ha colocado en cada una de Sus creaciones un instinto para la sobrevivencia.  El protege  al hombre al enseñar que aquello que es malo para él, es prohibido. El alimento permisible, pasado y descompuesto, se convierte en ilícito. El  pan permitido,  quemado y carbonizado,  se transforma en  ilícito. Ambos se han tornado veneno.

  De la misma forma los tóxicos del alcohol, el adulterio, el juego y la maledicencia están prohibidos, y la arrogancia, hipocresía, envidia e ignorancia son venenos  para  nuestro  ser  espiritual.  Como  una bendición de `al-Hafiz', el Protector, Allah ha enviado Sus profetas, Sus libros, Sus maestros, para enseñar sabiduría, inteligencia, la ley divina para  proteger al hombre  del daño material y espiritual. 

Pero quienes  son desconsiderados con Allah, Sus profetas y Sus libros, los que descreen y se rebelan - ellos son desagradecidos.  Con su propia y pequeña voluntad ellos se alejan de la protección y preservación de Allah. Así pues Allah no los trata con Su atributo de `al-Hafiz', sino con  Su atributo de `ar-Raqib', el Vigilante, que responde de acuerdo a nuestras acciones.

  Utilice bien los medios de preservación y protección de Allah que El ha otorgado a usted. Defiéndase a sí mismo del mal, de  la rebelión, del error; socorra y  proteja a otros;  recuerde y guarde las palabras de Allah en Su Sagrado Corán, Su sagrada ley, y las palabras de Sus profetas, y ayude a otros a hacer lo mismo.

" 'Abd al-Hafiz "se encuentra protegido en todos sus rangos, acciones, palabras, exteriormente e interiormente, por Allah el Protector. La protección de Allah sobre él es tan poderosa que  también están amparados por ella aquellos que se hallan cercanos a él, los que están a su alrededor, los que lo conocen o lo tocan. Se dice que los amigos y conocidos de Hz. Abu Sulayman Darani (Quiera Allah estar complacido con él)  que permanecieron  en su compañía  por  treinta años, jamás sufrieron la  adversidad, ni  tuvieron nunca  un mal  pensamiento  que llegara a  sus  mentes, ni tampoco, durante ese período de tiempo,  un sentimiento negativo, entró en sus corazones.


A L - M U Q I T

El es Alimentador de toda la creación.

  Antes de crear cada una de Sus criaturas, Allah crea su  alimento. Nadie puede apoderarse del alimento destinado para cada elemento de la creación.

  No se extinguen los nutrientes prescriptos para cada uno hasta que lo alcanza la muerte. Mire a las plantas, observe  a los pájaros.

Piense en los mellizos en el útero de su madre, como cada  uno toma el alimento destinado para él sin intentar despojar al otro y sin luchar.

Sin  embargo  los  mismos  mellizos  que  tranquila   y  pacíficamente recibieron su alimento a través de la corriente sanguínea de su madre, al llegar a este mundo y crecer, pueden matarse  el uno al otro por la herencia  de su madre.  ¨Acaso  Allah les  ha dicho, "Cuando llegues a este mundo, vé y trae  tu propio sustento,  Yo hé terminado contigo"?

¨Acaso ha  olvidado El de proveerles su manutención?

  Allah es `'Alim'. El es `Khabir'. El no olvida.  El no cae en el error.  El es `Qayyum', `Muhaymin', el Señor de los Universos. El no

pierde de vista a Su creación, no abandona Su protección y cuidado ni siquiera aún por la fracción de un segundo.

  El brinda nutrientes sin que le sean requeridos, a los que no pueden pedirlos y trabajan para su propia nutrición. Allah ha creado  medios de sustento para los que pueden pedirlos. El no necesita medios.  Sus servidores  pueden elegir , porque Allah  así  lo  desea, entre medios legítimos y erróneos.

  El optar por los medios ilegítimos no incrementará su sustento.  Sea lo que fuere su alimento y dondequiera usted lo reciba,  solamente puede ser su porción.  Los medios no crean el sustento. Ni siquiera lo brindan. Los medios son como conductos provenientes  desde  Allah el Alimentador para cada una y todas las creaciones.  El nutrimento fluye en ellas mientras la muerte  comprime desde el final de los conductos. Ella  no  llegará  a  usted hasta  que  el sustento  esté terminado, y ciertamente  arribará  sobre  usted  después  de  su  último  bocado  y respiración.

  Por lo tanto un fiel servidor de Allah, que cree que Allah al-Muqit es el  creador  y  el  dador de su alimento hasta el día de su muerte, solamente cuenta con  la promesa de  Allah. El  opta por los medios legítimos.  El no pone en peligro su vida aquí, ni en el Más Allá con viles  ambiciones, traiciones,  ni  mentiras, intentando conseguir  el sustento preservado para otros.

" 'Abd al-Muqit" recibe la percepción de las necesidades de otros y los medios de satisfacerlas, en el momento justo, en la medida correcta, sin dilaciones y sin omisión alguna.

Regresar

Subir

Siguiente

Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Alyasameen | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

© 2003 - 2016 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.