Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

  

Segundo califa 'Omar Ebnu Al-Jattâb

Episodio "5"

 

En cada episodio sobre 'Omar Ebnu Al-Jattâb siempre me surge la misma pregunta ¿he podido dar con mi objetivo? ¿He podido transmitir el mensaje? Y si la gente llegó a interactuar con este personaje.

Mi principal objetivo es sentir que pertenecemos al Islam, y encariñarnos con 'Omar que es uno de los símbolos del Islam.

El mundo Occidental vive en gran apuro, puesto que sus raíces son débiles y no son bastante arraigadas en la Historia. Sin embargo intenta tenernos bajo su influencia, pretendiendo que su civilización es más fuerte que la nuestra. La verdad es que su civilización nació desde hace unos trescientos o cuatrocientos años cuando la nuestra vio luz hace ya mil cuatrocientos años. ¿Sabéis lo que hace Occidente? Inventa a personajes imaginarios para impresionar al mundo, como Superman, James Bond, Sylvester Stallone, unos personajes ficticios, en cambio nosotros tenemos muchos personajes reales que desconocemos.

En realidad cuando preparaba estos episodios temía alargar la serie pero al mismo tiempo quería que la gente fuese suficientemente informada sobre este gran personaje, me incliné pues por la segunda opción con vistas a que la gente tuviera una verdadera interacción con sus gloriosas actitudes.

Hoy llegamos al quinto episodio de la vida de nuestro señor 'Omar Ebu Al-Jattâb (que Al∙lâh ([1]) Esté Complacido con él). En realidad cada vez que estoy a punto de terminar, encuentro más cosas que merecen ser mencionadas.

Haré un resumen de los episodios anteriores. Hemos empezado en el primer episodio por informar sobre 'Omar y cómo abrazó el Islam, con este respecto les comunico que me siento muy satisfecho por los correos electrónicos que siguen llegando a la página Web, que reflejan una fuerte interacción con el episodio de la conversión de ‘Omar al Islam.

En el segundo episodio, hemos arrojado la luz sobre las actitudes de 'Omar durante la vida del Profeta (SAAWS) ([2]).

En el tercer episodio hemos relatado todos los ahâdîz (dichos) verificados del Profeta hasta llegar en el episodio anterior a las proezas que vieron luz durante de su califato.

Hoy hablaremos del período de su gobierno y califato, y relataremos sus distinguidas actitudes en aquélla época con el fin de sacar la moraleja de estas actuaciones. Antes de empezar, quiero informaros de la bibliografía que he consultado para elaborar esta serie de episodios desde el principio hasta el final, por si alguien quiera consultar a estos libros de gran interés y por ende ampliar su información acerca de este tema.

 

LOS LIBROS que consulté son:

  1. Un libro titulado Ajbâr ‘Omar (Las noticias de 'Omar) del sheij 'Alî Tantâwî.
  2. Un libro titulado Manâqib 'Omar Ebnu Al-Jattâb (Las virtudes de 'Omar Ebnu Al-Jattâb) de Ebnu Al Ÿawzî.
  3. El libro Al-Fârûq 'Omar Ebnu Al-Jattâb del Prof. Mohammad Reda.
  4. El libro Shahîd al mehrâb 'Omar Ebnu Al-Jattâb ('Omar Ebnu Al-Jattâb, el mártir del oratorio), del Prof. 'Omar At-Tilimsânî.
  5. El libro 'Abqariyyatu 'Omar (El genio de 'Omar) de 'Abbâs Al-'Aqqâd.
  6. El libro Auwaliyyât Al-Fârûq as·siyâsiya (Las Políticas pioneras de Al-Farûq 'Omar) En el episodio anterior sobre las proezas y sus pioneras ideas de nuestro señor 'Omar, me basé sobre esta gran tesis doctoral de doctor Ghâleb `Abdul·Kâfî Al Qorashî
  7. Audio cintas tituladas "Al-Fârûq 'Omar" del Prof. Târeq Suwaydân

Empezamos entonces a vivir con algunas de las actuaciones de ‘Omar. Como son muchas, intenté poner título a cada una de ellas. Ahora bien, cuando emprendí la preparación de este episodio, me percaté de que este episodio puede contener un significado muy muy peligroso, porque en realidad ‘Omar es único, nunca en la Historia de la humanidad una persona reunió estas cualidades.

Occidente, o el mundo entero, coincide en que el fuerte es quien manda, todos lo vivimos en carne y hueso, pues el que conduce el mundo hoy en día es aquel que posee la fuerza opresora, esto es, quien tiene la fuerza tiene la última palabra e impone su opinión aunque sea incorrecta. El fuerte humilla al débil, él es el tirano y el que controla todo movimiento en la tierra.

En realidad, descubrí que 'Omar es el personaje más adecuado para nuestro tiempo, no sólo para gobernar a los musulmanes sino también a los occidentales, es el único que pudo reunir estas cualidades: la fuerza, la clemencia y la justicia extremas. Hoy Occidente asegura que la fuerza y la justicia son incompatibles, y que la verdad es opuesta a la fuerza que es la que gobierna. Si a la fuerza se le arrima la justicia, estaría bien, pero una vez que la fuerza descarrilla del camino surgen los problemas y de hecho domina la fuerza.

El personaje de 'Omar es el único caso en toda la humanidad que reunió las tres cualidades. Ningún gobernador, según tengo constancia consiguió reunirlas, desafío a quien diga que hubo a lo largo de toda la Historia humana, después de los profetas, que consiguió reunir estas cualidades: la fuerza, la clemencia y la justicia.

Hoy el mundo entero dice que desde el profeta Âdam (Adán) hasta hoy, la civilización consiste básicamente en un conflicto entre la fuerza y la justicia, una vez domina la fuerza y otra vez vence la justicia, como si la fuerza nunca consiguió asociarse a la justicia salvo en la época de 'Omar.

Hablaremos de estas tres virtudes: la justicia, la fuerza y la clemencia. Presentamos estas actitudes de 'Omar al mundo entero y no sólo a los musulmanes (no quiero ofender a nadie). La idea no es hablar del su califato, mi objetivo es presentar este episodio a quien posee fuerza y oprime a los demás (un dueño de una empresa, un marido, o incluso el hermano mayor que oprime al menor).

¿Puedes imitar a 'Omar y reunir entre la fuerza, la justicia y la clemencia a la vez? Si no puedes imitarlo en sus esfuerzos para la victoria del Islam ¿Puedes reunir esas tres características a la vez? Este es el objetivo del episodio de hoy.

Empezamos a vivir pues con las actitudes de este gran hombre.

Empezamos por la fuerza...

Una de las pruebas de esta gran fuerza de 'Omar Ebnu Al-Jattâb consiste en que parte del mundo estaba bajo su dominio y formaba parte de su califato: La tierra de Shâm [Los actuales Siria, Palestina, Líbano y Jordania] estaban bajo el reino del Estado islámico, los bizantinos fueron expulsados de todo el Shâm, los Persas de Irak, y los bizantinos de Egipto –donde nombró a 'Amr Ebnu Al-'As como gobernador- además de Palestina (Todo aquello en la época de 'Omar Ebnu Al-Jattâb). Empendió también una expansión en Asia y llegó hasta Azerbaijana, en las fronteras de Afganistán. Una palabra de 'Omar bastaba para mover el mundo como quería.

En medio de esta gran fuerza que le permitió dominar el mundo, era misericordioso...

Una vez, cuando ‘Omar caminaba por la ciudad, vio a un judío mendigando en la calle.

‘Omar le preguntó: “¿Por qué mendigas?”

El viejo contestó: "Soy judío e intento recaudar dinero para poder pagar el tributo de Ÿizyah.

‘Omar le respondió cariñosamente: "¡Te hemos hecho pagar la Ÿizyah cuando eras joven, y ahora te obligamos a limosnear cuando has envejecido!... No, por Al∙lâh que te daremos el dinero de

Bayt Al-mâl (Fondo de los musulmanes).” Y dijo: “¡Devolvedle lo que había pagado antes!”.

Desde entonces 'Omar ordenó sufragar los gastos necesarios de cualquier pobre, mujer o niño de los cristianos y judíos en todas las comarcas de su califato de Bayt Al-mâl .

¡Imagínense! Un gobernador con tanto poder portarse con misericordia con un viejo judío o cristiano, a saber que no comparte con él el mismo credo ni abraza la misma religión, una religión recién establecida cuyo profeta había muerto pocos años atrás. Observad cómo es su clemencia y su actitud con aquél viejo.

Habiendo relatado una actitud de fuerza y otra de clemencia, pasamos a ver cómo fue su justicia cuando guiaba al mundo...

Después de ser califa de los musulmanes (y por consiguiente todo el mundo debe someterse a sus órdenes) 'Omar subió al púlpito (minbar), reunió a la gente y les dijo: "¡Oh musulmanes! ¿qué haréis si me inclinaría hacia la vida así?" e inclinó su cabeza. Nadie contestó, así que les repitió la pregunta una segunda y tercera vez, sin embargo nadie replicó. Después, uno de ellos se levantó y le dijo: "Si te inclinarías con tu cabeza hacia la vida así, te daríamos así con nuestras espadas." 'Omar le dijo: "¿qué dices? ¿Te refieres a mí? Repítemelo." El hombre repitió: "Te digo, 'Omar, que si te inclinarías con tu cabeza hacia la vida así, te daríamos así con las espadas". 'Omar dijo: ¡Agradezco a Al∙lâh! Quien Hizo de la umma de Mohammad (que los Rezos y la paz de Al∙lâh sean sobre él) a alguien que corregiría a 'Omar con su espada si 'Omar se inclinase. ‘Omar era justo y temía que su justicia disminuyese.

Volvemos ahora a contar una de sus posturas de fuerza, veréis que a lo largo de todo este episodio, os relataré una actitud de fuerza, otra de justicia y una tercera de clemencia.

En uno de los encuentros del Profeta (Que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él) con los compañeros, les dijo: "¿Qué haríais si os visitaría en la tumba dos ángeles y preguntarían a cada uno de vosotros: "¿Quién es tu Dios? ¿Cuál es tu religión? ¿Qué dices del mensajero de Al∙lâh?"

(Es algo que da susto, porque los dos ángeles exhuman las tumbas con sus colmillos) los compañeros empezaron a preocuparse, era un tema delicado. 'Omar dijo: "¿Mensajero de Al∙lâh, en aquel momento tendré mi juicio?" El Profeta le respondió: "Sí, 'Omar". 'Omar dijo: "¡pues me encargaré de ellos! Mensajero de Al∙lâh".

El Profeta sonrió y le dijo: "Sé 'Omar cómo te portarás con los dos ángeles cuando te visiten." 'Omar dijo: "¿cómo actuaré entonces con ellos, Mensajero de Al∙lâh?" El Profeta dijo: "Vendrán los dos ángeles a decirte "¿Quién es tu Dios?" Tú les dirás: "¿Y vosotros, quién es vuestro Dios?" Te dirán: "¿Cuál es tu religión?" Tú les dirás: "¿Quiénes sois y cuál es vuestra religión?" Te dirán: "¿Qué dices del Mensajero de Al∙lâh?" Tú les dirás: " ¿y Vosotros qué decís de mi Mensajero?"

¿Podemos imaginar esa fuerza? Un gobernador que domina el mundo y no teme a los dos ángeles de la muerte.

Pasamos a una de las actitudes de la clemencia de 'Omar Ebnu Al-Jattâb.

Una vez cuando andaba por la noche por las calles de la Medina, escuchó los gritos de un niño, se apresuró hacia él y le dijo a su madre: "¡Por Al∙lâh, ayuda al niño a dormir!” La madre asintió y 'Omar la dejó.

'Omar inspeccionaba el estado de los musulmanes cada noche, esta no era la única vez en que pasaba por las casas de los musulmanes para enterarse de sus condiciones.

'Omar regresó a la misma casa, y vio que el niño seguía llorando y le dijo a la madre: "¡Por Al∙lâh, ayuda el niño a dormir!" La madre le contestó que lo haría y 'Omar durmió al lado de la casa del niño. Volvió una tercera vez antes de la oración del alba, escuchó al niño que seguía llorando, le repitió a la madre que ayudara al niño a dormir y le dijo: "Eres una mala madre." La madre le contestó diciendo: "Déjame en paz, pues 'Omar Ebnu Al-Jattâb no da dinero (de Bayt Al-mâl) para los niños antes de ser destetados, yo estoy aprendiendo al niño porque quiero destetarle".

'Omar fijaba una pensión de Bayt Al-mâl para cada musulmán después de ser destetado, y aquella madre quiso destetar a su niño pronto para obtener aquél dinero. 'Omar lloró y regresó a la mezquita en el tiempo de la oración del alba. Los compañeros cuentan: "No podíamos entender con qué sura rezaba 'Omar de tanto llorar." Después de terminar la oración 'Omar dijo:

"¡Ay de 'Omar el Día del Levantamiento! ¿Cuántos niños musulmanes ha matado 'Omar?" Luego se puso de pie y dijo: "!Oh, gente!, por Al∙lâh no despechéis a vuestros niños prematuramente, de ahora en adelante daré la pensión a cada niño que nazca en el Islam, para que Al∙lâh no me lo Reproche cuando me presento entre Sus Manos el Día del Levantamiento".

¿Veis su justicia, su clemencia y su fuerza?

Lo que nos llama la atención cuando reunimos las tres virtudes y las actitudes que hemos relatado, es ver a una persona que posee el poder y que lleva un corazón con tanta clemencia.

Aquí reside la diferencia, pues en medio de esa clemencia, está la fuerza y en medio de esa fuerza está la justicia.

  • Una actitud de justicia:

Después de que 'Omar Ebnu Al-Jattâb venciera a Hércules, el rey de los romanos, éste le envió un mensaje. Su mensajero al llegar a la Medina buscó a 'Omar, creía que iba a encontrarlo en un gran palacio rodeado de siervos y criados. Empezó a preguntar a la gente dónde encontrar al Califa 'Omar hasta que encontró a un hombre y le pidió que le informara de su lugar. El hombre le señaló a 'Omar que estaba sentado a la sombra de un árbol. 'Omar no parecía como se lo había imaginado el mensajero, creía que iba a encontrarle en un gran palacio. El enviado de Hércules, asombrado, preguntó al hombre si éste que estaba debajo del árbol poniendo los zapatos encima de la cabeza, era de verdad su califa (hacía mucho calor y nuestro señor 'Omar sudaba mucho). El enviado de Hércules no creía sus ojos ¡Este hombre es el califa que agitó a los reyes del mundo!, cuyo nombre horripila, a Hércules y a Crosroes, el rey de los persas. Fue entonces que el enviado dijo sus famosas palabras:

"Gobernaste, fuiste justo, sentiste seguro y por ende dormiste 'Omar! Nosotros hemos reinado, hemos sido injustos, hemos velado, tuvimos miedo y nos vencisteis, musulmanes".

Escribid estas palabras, enseñadlas a vuestros hijos, haremos que estas palabras lleguen a Occidente. ¡Occidente! Si sigues con tu injusticia, pues la Ley de Al∙lâh en todo el Universo estipula que la injusticia no dura para siempre. Estas palabras no están dirigidas solamente a los gobernadores, como mucha gente lo cree, sino a toda la Umma. Si reina la justicia, Al∙lâh nos Honrará y nos Recompensará con la holgura y la felicidad.

  • Una actitud de fuerza:

Veamos una situación más, símbolo de su fuerza, cuentan que una vez cuando caminaba por la calle, estaban detrás de él unos musulmanes, de repente se dio la vuelta atrás, éstos al verle se turbaron y comenzaron a temblar, 'Omar les preguntó: "¿Qué os pasa?" Le contestaron: "hemos temido al verte". Les dijo: "¿Fui injusto con alguien de vosotros?". Le respondieron: "Te juramos que no". Dijo: " Al∙lâh, Haz que sea más temeroso".

Una vez mientras el barbero afeitaba a 'Omar que estaba callado, de repente 'Omar carraspeó y las tijeras cayeron de la mano del barbero (en otra narración dicen que estuvo a punto de desmayarse).

¿Vemos el respeto y el temor que inspiraba 'Omar?

El Profeta, los rezos y la paz de Al∙lâh sean sobre él, dijo en un dicho: "La gente viene el Día del Levantamiento poniéndose camisas; algunos les llega la camisa hasta el pecho, algunos hasta la clavícula y otros incluso menos; y vi a 'Omar arrastrando su camisa." Luego dijo: "¿Sabéis qué representan las camisas? Contestaron: "No, Mensajero de Al∙lâh". Dijo: "la camisa simboliza la religión."

Volvemos a su misericordia:

Hemos visto que nuestro señor ´Omar tenía la costumbre de pasear por las calles por la noche para examinar las condiciones de los musulmanes. Una vez caminaba lejos de la ciudad y vio una luz de lejos, era fuego, al llegar encontró a una mujer con unos niños llorando y una marmita llena de agua puesta sobre el fuego. 'Omar se acercó a la mujer, carraspeó y dijo: "¡Oh dueños de la luz! (y no dijo dueños del fuego por cortesía) ¿puedo acercarme?" La mujer contestó: "Sí". Le preguntó: "¿Qué te pasa, porqué lloran tus niños?" Le respondió: " no tenemos comida y estamos de viaje".

'Omar dijo: "¿y qué hay de la marmita?". A lo que le contestó la mujer: " Estoy hirviendo agua para distraer a los niños hasta que duerman." ´Omar le preguntó la causa. La mujer replicó: "Si 'Omar Ebnu Al-Jattâb supiese de nosotros, nuestra condición no sería así."

'Omar le pidió: "Espérame, mujer".

'Omar estaba acompañado de su criado Yarfa´, así que le ordenó: "Sígueme hasta Bayt mâl de los musulmanes."

Yarda´ narró lo que sucedió después: "se puso a correr y no pude alcanzarle hasta que llegó a Bayt Al-mâl. Trajo un saco de trigo, cebada y comida y se los puso sobre la espalda, le dije: "Oh príncipe de los creyentes, déjalo yo me encargaré de ello." me dijo: "¿Y Quién me lo lleva el Día del Levantamiento?" Luego regresó a donde estaba la mujer y me dijo: "Aléjate de mí, yo les sirvo para que Al∙lâh no me Juzgue por ello el Día del Levantamiento".

Continúa Yarda´: “Empezó a cocinar la cebada sobre el fuego y a soplarlo hasta que el fuego se acercaba de mi barba, después dio de comer a los niños. Dijo a la madre: "Cuando amanezca, ven a verme a casa del príncipe de los creyentes, tal vez me encontrarás allí".

Todo ello sucedió sin que la mujer le reconociera, y le dijo a ‘Omar: "Te juro por Al∙lâh que eres mejor que 'Omar Ebnu Al-Jattâb. Si tuviese el poder en mis manos, te elegiría para gobernar en vez de él".

¿Vemos la misericordia de 'Omar?

Si llegamos a tener estas tres cualidades unidas, habrá unos personajes como 'Omar Ebnu Al-Jattâb que impresionarán a Occidente, hoy en día no queda nada que pueda causar la admiración de Occidente por nosotros ¿Sabéis porqué? Porque hemos perdido estas tres cualidades: la fuerza, la justicia y la misericordia. Por eso debemos criar y educar a nuestros hijos con estas tres cualidades, y veremos después cómo llegará la dignidad.

`Alî Ebnu Abî Tâlib y `Abdul∙lâh Ebnu Mas`uoud cuentan que una vez encontraron a ´Omar escondido detrás de un muro llorando y diciendo: "¡ Oh, ‘Omar Ebnu Al-Jattâb!, ¡príncipe de los creyentes! Si no temes a Al∙lâh, te Torturará el Día del Levantamiento". Le dijeron: "Cálmate ¿Por qué lloras, príncipe de los creyentes?" Contestó: "Lloro de un dicho del Mensajero de Al∙lâh, que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, en que dice: "Ningún encargado que le encomienden un asunto de los musulmanes y no se esfuerza ni se cansa para su bien, no entrará al Paraíso con ellos." Exclamaron: "¿Y por qué lloras?" Respondió: "Tengo miedo de que todos los musulmanes entren al Paraíso y entre yo al infierno porque no me he esforzado mucho para ellos".

Dirijo mis palabras a Occidente porque la justicia de las naciones conduce a la continuación de su civilización, aunque no sean musulmanes. En este contexto, destaca un famoso dicho de Ebnu Taymiyya: "Al∙lâh Preserva un país incrédulo y lo hace perdurar si es justo, mientras arruina al país injusto aunque sea musulmán. Es un precepto divino, la justicia asegura una larga duración de las naciones y de las civilizaciones”.

Después de 1400 años decimos: 'Omar honraste al Islam, ¡Ojala hiciéramos como tú! Dice Al- Hasan Al-Basrî: "Es como si viese el Islam en el Día del Levantamiento mirando a la gente y diciendo: "¡Mi Señor! Esta persona me ha apoyado, esta me ha defraudado, aquella también..." hasta que llegue a 'Omar, le coge de las manos y dice: "Oh Señor, fui vilipendiado hasta que este hombre abrazó el Islam".

Sigamos con otras actitudes de 'Omar, y volvemos a las que reflejan su justicia.

Cuando expulsó a los Romanos de Egipto, ésta formaba parte desde entonces de los principados de su califato, de hecho 'Omar podía hacer lo que quería con los egipcios, incluso a muchos coptos cristianos que no abrazaron el Islam, sin que esto signifique que sean expuestos a injusticias. Observad la justicia de 'Omar. Habiendo elegido a 'Amr Ebnu Al-'Âs gobernador de Egipto, el hijo de 'Amr Ebnu Al-'Âs y un copto participaron en una competición de caballos que terminó con una carrera entre los caballos de ambos. Una vez acabada la competición con el triunfo del copto, el hijo de 'Amr cogió el látigo con el que controlaba a su caballo, le zurró a la cabeza y le dijo: "¡Cómo me vences siendo yo el hijo de los honrados!". El copto sabía muy bien que había alguien que le devolvería su derecho y diligenciaría tal injusticia, se dirigió a la Medina para quejarse de Ebnu Al-'Âs ante el califa. Se encontró con nuestro señor 'Omar y le contó todo lo sucedido. 'Omar mandó una carta a 'Amr Ebnu Al-'Âs y le ordenó: "Ven enseguida acompañado de tu hijo". Una vez recibida la carta del príncipe de los creyentes, 'Amr Ebnu Al-'Âs cumplió con sus órdenes y se dirigió a la Medina con su hijo. Cuando entraron para ver a 'Omar, éste dio el látigo al copto y le dijo: " zurra la cabeza del hijo de los honrados con el látigo". El copto siguió las órdenes y lo hizo. 'Omar sonrió y le dijo: "Ahora zurra la cabeza de 'Amr". El copto dijo: "Pero fue su hijo quien me zurró". 'Omar le dijo: "Te zurró su hijo apoyándose en el poder de su padre". Después miró a 'Amr Ebnu Al-'Âs y le dijo sus famosas palabras, ahora escritas en la Carta de las Naciones Unidas, estas palabras que muchos creen que provienen de Occidente, dijo: "Cuando esclavizasteis a los hombres, si sus madres los parieron libres".

Estas son unas de las situaciones de su justicia. Sigamos con las situaciones de la misericordia de nuestro señor 'Omar.

Otra historia que refleja un ejemplo de la gran misericordia de nuestro señor 'Omar es que un día encontró a un beduino (un árabe del desierto) acompañado por su mujer y sus tres hijas. Los beduinos eran famosos por la poesía, cuando tenían algún problema, lo expresaban en versos, entonces aquél beduino se dirigió a ‘Omar y le dijo:

¡Oh buen 'Omar!, que tu recompensa sea el paraíso,

Dales vestidos a mis hijas y a su madre

por Al∙lâh hazlo.

'Omar le miró y le preguntó: "¿Y si no lo hago?" El beduino replicó: "Entonces, me iré, Abû Hafs."

'Omar le preguntó: "¿Y si te vas?"

El beduino le contestó:

Entonces, Al∙lâh te Preguntará por ello el Día del Levantamiento

El día en el que las donaciones son un paraíso*

El día en que te llevan o hacia el infierno o hacia el paraíso

(*Es decir el día en el que las concesiones y las donaciones salvan al hombre del infierno).

Entonces 'Omar lloró y entró a su casa diciendo: "Juro por Al∙lâh que le daré al beduino lo que esté en mi casa”. Cuando no encontró nada, quitó su chilaba y se quedó con su prenda interior y dijo al beduino: "Juro por Al∙lâh que no tengo nada más que esta chilaba, te la doy para el día dónde las donaciones son un paraíso, para que aquél día, con la ayuda Al∙lâh, me lleven hacia el paraíso y no hacia el infierno".

  • Veamos ahora una actitud de fuerza.

Una vez, cuando el Profeta ( que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él) estaba sentado vino un hombre y le dijo: "¡Mensajero de Al∙lâh! Me gustaría recitarle una poesía en que agradezco a Al∙lâh". El Profeta le dijo: "Recítamela". Y así, el hombre empezó a recitar sus versos y el Profeta le escuchaba; hasta que vino 'Omar y el Profeta le dijo al hombre: "Cállate, vino 'Omar, este hombre no tolera la falsedad", lo que extrañó mucho al hombre.

Los ulemas comentan sobre aquella situación diciendo que el Profeta (que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él) sabía bien cómo tratar a este hombre, y que en caso de que se equivocase en la poesía, el Profeta lo corregiría; en cambio, 'Omar no tenía la gran paciencia del Profeta (que los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él) no hubiese aguantado que el hombre se equivocara ante él.

En un dicho del Profeta viene: "Si 'Omar toma un camino, Satán toma otro". Esto nos muestra la fuerza de la fe que poseía 'Omar.

Naturalmente, 'Omar no veía a Satán, es Satán quien le veía. Pues, ¿por qué nos seduce Satán? Porque quiere aumentar nuestros pecados. Pero en el caso de 'Omar, si Satán intenta seducirle, aumentarán las buenas obras de ´Omar, y es por eso que Satán prefiere evitarlo. No se trata de que Satán temiera a 'Omar.

Cuando el Profeta habló de los dos ángeles de la muerte, 'Omar le dijo: "me encargaré de ellos Mensajero de Al∙lâh". Vemos que los diablos le evitaban y la gente le respetaba y le temía, siendo él un hombre justo. Si quisiéramos analizar su fuerza, encontraríamos que nace de su obediencia, su temor a Al∙lâh, su fuerte fe y de sus actos de adoración a Al∙lâh.

Al∙lâh le Guió al camino recto y le Concedió una gran fe que dio lugar a esta fuerza, esta justicia, y esta misericordia.

Ahora pasamos a ver una situación donde se manifiesta la justicia de 'Omar.

Una vez 'Omar llevó a su casa una vasija de almizcle o de perfume para darles como azaque (limosna obligatoria), trajo también frascos y pidió a su mujer que vertiese el perfume en los frascos

para distribuirlos sobre los pobres. Mientras su esposa estaba llenando las botellas, unas gotitas de almizcle cayeron sobre su vestido. 'Omar al entrar olió el almizcle y preguntó a su esposa: "¿Qué es esto?" Su esposa le contestó: " Unas gotitas del perfume cayeron sobre mi ropa". 'Omar dijo: "Este perfume es para el azaque, sólo se puede oler, quítate el vestido". ¿Sabéis lo que hizo con su vestido? Lo lavaba, limpiaba y olía hasta que se aseguró de que no olía a ningún perfume. ¡Qué justicia! no toleró hasta el olor del almizcle porque estaba dedicado al azaque.

Vemos otra situación que indica la misericordia del señor 'Omar con su esposa.

Antes de abrazar el Islam, su esposa no podía debatirle ningún asunto, incluso una vez, en los primeros días de su conversión al Islam, estaba a punto de pegar a su mujer porque le objetó en un asunto. Pero luego, cuando se perfeccionó su práctica de la religión, notamos el gran cambio que conoció su personalidad. Escuchad esta historia.

La esposa de uno de los compañeros del Profeta debatió a su marido y llegó a gritarle. Entonces su marido, no pudiendo soportar más, salió de su casa e informó a su esposa de que iba a quejarla ante 'Omar el califa de los musulmanes. Se dirigió a la casa de 'Omar, y allí oyó a la esposa de nuestro señor 'Omar gritando y peleándose con él. Entonces el compañero consideró que sería mejor volver a su casa ¿Cómo iba a quejarse de su esposa ante 'Omar, mientras la mujer del mismísimo 'Omar hacía lo mismo con él? Como ya había llamado a la puerta, 'Omar le abrió la puerta y le preguntó: "¿Querías algo de mí?" El compañero le respondió: "Sí".

'Omar le preguntó: "¿Y porqué te ibas?" Éste le contestó: "¡Príncipe de los creyentes!, he venido para quejarme de mi esposa porque me gritaba y me objetaba; pero, cuando llegué a su casa escuché a su mujer levantarle la voz, y pensé que sería mejor que vuelve a mi casa". Aquí hay una sorpresa. ¿Sabéis cuál fue la respuesta de nuestro señor ‘Omar? Pues le contestó: "¡Hermano mío! Me ha soportado, ha lavado mi ropa, me ha preparado la cama y ha criado a mis hijos, ha hecho todo esto y me soporta ¿No debería yo soportarla cuando me levante la voz?

  • Una situación de justicia:

Un judío tenía un establo de caballos entre los que había algunos muy flojos.

'Omar quiso comprar un caballo, entonces le dijo al judío: "Quiero comprar un caballo". El judío le dijo: "Este caballo (Le señaló uno débil)". 'Omar le preguntó: "Lo cabalgo para probarlo".

Cuando 'Omar lo probó, el caballo se le rompió la pierna porque era flojo.

Por ello el judío quiso que 'Omar le pagara el precio del caballo.

'Omar le dijo: "Todavía no lo he comprado".

El judío le respondió: "No, debes pagarlo".

'Omar dijo: "Entonces, vamos al juez Sharîh."

Los dos fueron al juez y le contaron lo que ocurrió.

El juez le dijo a 'Omar: "Págate lo que has comprado, o devuélvale el caballo como estaba".

'Omar sonrió y le dijo: "¡Qué justicia!"

Luego dijo: "Le pagaré el precio. Que Al∙lâh te Recompense con el bien Sharîh. Agradezco a Al∙lâh por la justicia que está en la nación del Profeta Mohammad".

¡Perteneced a esa nación! Es una nación sublime.

Me gustaría terminar el episodio con una frase que dijo el compañero Ebnu Mas´ûd, uno de los grandes compañeros: "Éramos vilipendiados hasta que 'Omar abrazó el Islam, no podíamos rezar en la Ka'ba ante los incrédulos de Qoraysh hasta que 'Omar abrazó el Islam. Juro por Al∙lâh, es como si hubiese un ángel entre los ojos de 'Omar que le guíaba hacia el bien, le apoyaba y le rectificaba. Y hasta pienso que los diablos fueron encadenados en la época de 'Omar Ebnu Al-Jattâb”.

Esto ocurre en el mes de Ramadân, pero él creía que los diablos fueron encadenados también en la época de ´Omar.

¿Ahora tenemos una idea clara de quién es 'Omar Ebnu Al-Jattâb? Es la encarnación de la justicia, la fuerza y la misericordia.

¡Al∙lâh, Haz que pertenezcamos al Islam y amemos mucho a nuestro señor 'Omar!

Hasta otro nuevo episodio de “Al encuentro con los bien-amados”.

Que la paz de Al∙lâh sea con vosotros.


[1] Al∙lâh: significa Dios. Es el Nombre Más Grande que ostenta el Único Creador que posee todos los atributos propios de la divinidad, tal como fue revelado en el Qor´ân.

[2] (SAAWS): Sal·lâ Al·lâhu ‘Alayhi Wa Sal·lam: Los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, que es explicada por los ulemas como sigue:

Sal·lâ Al·lâhu ‘Alayhi: significa que le Cubre con Su MisericordiaEl motivo de traducirlo literalmente es porque estas palabras son repetidas por los musulmanes de todo el mundo, siguiendo el precepto divino de decir esta expresión siempre que se mencione al Profeta, en la llamada a la oración (Al Âdhân) o en cualquier circunstancia, como veneración concedida por Al·lâh a Su último Mensajero, que ha sido enviado a toda la humanidad. Wa sal·lam: significa: y Derrame Su Paz sobre él.significa: y Derrame Su Paz sobre él.

 

Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

© 2003 - 2016 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.