Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

  

La Situación de la Mujer en el Islam

 

En la misión de la mujer hay honor y orgullo

Extraído del libro "La Situación de la Mujer en el Islam", Mohammad Metwal·ly As·Sha’râwy

El trabajo del hombre consiste en tratarse con todos los géneros de la vida.

El trabajo de la mujer consiste en tratarse con el género más noble de todos: el ser humano.

El hombre para llevar a cabo su misión, debe relacionarse con todos los géneros de la vida, por ejemplo, puede ser un agricultor que se ocupa de la tierra o puede desempeñar otro tipo de trabajos, y éstos son para el bien del hombre. El ser humano es el más noble de todos esos géneros. Y el papel de la mujer consiste en comunicarse con la especie más noble, que es el ser humano: con su esposo, con el feto en su vientre, con el recién nacido a quien da su afecto y con el niño, a quien da educación y buen ejemplo.

Así, el hombre se relaciona con cosas inferiores a él, mientras que la mujer desempeña su misión tratándose con el ser humano. Si observamos la infancia que tienen los animales veremos que es corta, la infancia más larga es la que vive el hombre. Esa infancia es el campo de trabajo de la mujer. El hecho de que la infancia sea más larga en el ser humano es una señal de que su cometido es más importante. La misión de los animales es inferior a la del hombre. La infancia del hombre está adecuada a su noble misión: por ser la especie más elevada que existe sobre la tierra, necesita más tiempo para asimilar todos los principios y valores que le capacitarán para llevar a cabo su cometido de manera satisfactoria.

¿Quién se ocupa del niño? El hombre sale a su trabajo, y el niño se queda con su madre hasta que empieza a ir a la escuela al cumplir los seis años de edad aproximadamente. A esta edad la mente está vacía, y es en ese momento cuando está preparada para recibir todo tipo de enseñanza. Si la mujer está ocupada en otro trabajo, entonces debe dejar a su hijo al cuidado de otra persona, a una criada por ejemplo, que puede ser muy honesta, pero nunca tendrá el corazón de la madre.

Leí en el libro Niños sin Familias que el desarrollo del niño que ha sido educado por una criada es inferior al de los niños que crecen junto a su padre, su madre, sus hermanos de distinta edad y sus abuelos, el niño aprende de cada generación. De ahí el dicho del Corán: "hijos y nietos". El niño en esa edad aprende de cada generación: la mayor, la mediana y la menor. La función de la mujer es comunicarse con la especie más noble de la tierra. Su misión es, en primer lugar, ser un refugio para su marido y después, la educadora de sus hijos… Y eso significa que se le ha otorgado la misión más noble que existe. La mujer debería aceptarla sintiéndose orgullosa y honrada.

Verdaderamente, cuando la mujer sale a trabajar fuera de casa no ayuda a disminuir el cansancio de su marido, al contrario, lo que ocurre entonces es que ambos están cansados. El hombre no realiza sólo la mitad del trabajo; ella, por su parte, quiere compartir el trabajo del hombre con la excusa de ganar más dinero y mejorar el nivel de vida. Sin embargo, la persona que tiene principios elevados, no debe establecer el nivel de vida deseado como prioridad, sino que debe organizar su vida en función de lo que gana. Lo que hace sufrir a la gente es que fijan en primer lugar el nivel de vida que desean tener, y si el salario no es suficiente, entonces empiezan a buscar otros trabajos que le permitan acceder al nivel de vida que se habían propuesto llevar. De ese modo, pueden llegar a descarriarse o tomar el camino de la corrupción. Sin embargo, lo correcto es llevar el nivel de vida adecuado al salario que se percibe.

Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

© 2003 - 2016 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.