Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

  

Significados que benefician a las mujeres – Parte II

 

En el nombre de Al·lâh [[1]], el Todo Misericordioso, el Muy Misericordioso.

Y los Rezos y la Paz de Al·lâh sean sobre el más noble de los profetas, el Profeta Mohammad (SAAWS) [[2]]

 

Al hablar del tercer tema, el velo, lo haremos en el mismo contexto: la responsabilidad hacia el Islam.

Quiero presentar un concepto nuevo: ¿Qué es el velo?

Sabemos que el velo es:

1- Un deber impuesto por Al·lâh a la mujer.

2- Una conducta que protege a la sociedad de la tentación.

Pero el velo tiene otro objetivo, que está relacionado con el concepto que discutimos ahora: el velo es un recuerdo y una evocación del Islam

Al·lâh ha querido que la religión esté presente en el mundo entero, y por toda la tierra. No sólo dentro de las mezquitas, sino también fuera de ellas. Pero los enemigos del Islam quieren que la religión se limite a las mezquitas y nunca salga afuera.

Por lo tanto, nosotros queremos que se divulgue en las calles…y así la gente recuerde el Islam hasta cuando esté caminando por las calles. Que recuerde a Al·lâh cada minuto, y cada segundo sin que nadie le hable directamente acerca del Islam.

Yo creo que el objetivo esencial de hacer el velo obligatorio, aparte de conservar la decencia en la sociedad, es éste que hemos mencionado.

Así, si buscamos un modo para hacer recordar el Islam a la gente en la calle, no encontraremos otro mejor que el velo.


No sería lógico que una persona fuera por las calles, por las casas alzando su voz para recordarles sus oraciones. ¿Cómo podemos hacer esto sin hablar?

Al·lâh ordenó a los hombres hacer ciertas cosas que hacen que la gente recuerde a Al·lâh, sin palabras. De este modo, Al·lâh impuso a los hombres la oración del viernes, y la lucha en la senda de Al·lâh; y a las mujeres llevar el velo… pero llevarlo cuando salga fuera de su casa y ande por las calles, haciendo que la gente recuerde a Al·lâh sin palabras… Y la gente sabe que te has sacrificado y te has cubierto el cabello por amor a Al·lâh y al Islam. Y además este sacrificio sorprende a toda la gente, en todas las partes del mundo, sean o no musulmanes….

Y comprenden que para ti, Al·lâh es más valioso que tu cabello. Y tú eres recompensada, y al mismo tiempo sirves de recuerdo, a todo aquel que lo necesita, para que vuelva al sendero de Al·lâh. Y eres una evidencia contra todo aquel que no quiera volver… Todo esto, sin que necesites hablar para invitar a la gente a adorar a Al·lâh….

De aquí, encontramos que el velo no está impuesto para hacer inferior a la mujer sino para honrarla; y además es nuestra esperanza para conseguir que la gente tenga presente la religión por todas partes.

Cuando te ve una persona llevando el velo, eres recompensada sin hablar ni hacer ningún esfuerzo… por el simple visto de que te vean; Si te ve una persona, se te escribirá la recompensa de una buena obra, y si son mil personas, se te contarán mil buenas obras.

Por lo tanto, en un sólo día en el que salgas para hacer tus recados diarios, puedes conseguir más de lo que nunca podrá obtener un hombre, incluso si reza en la mezquita siempre.

Y cuanto más difícil sea para ti, cuanto más sacrificio y esfuerzo te suponga llevar el velo… Cuanto más guapa seas… Tu recompensa será aún mayor… Y puede que no sólo obtengas la recompensa de una obra buena, sino de dos o de mil.

De este modo, el asunto del velo es importante porque representa un recuerdo… Y eres responsable de este recuerdo…

Vamos al cuarto tema… Los hogares… ¡Cuántos problemas hay en los hogares!… En los hogares hay falta de amor… y una excesiva frialdad.

Tanto el marido como la mujer han perdido el cariño y el entusiasmo…No queda ni rastro del cariño que había en el día de la boda. Ni siquiera hay algo que los una, excepto la convivencia diaria y la educación de los hijos… ¡Vamos tirando como podemos!

Este asunto me ha preocupado mucho.

Cuando el amor está presente entre los esposos, la estabilidad predomina y la educación de los hijos se efectúa como es debido. Para que crezcan como individuos estables psicológicamente y puedan dar la victoria al Islam.

Pero, ¿Qué arruina las casas?

  • Los pecados.
  • El hecho de que la familia vea los canales satélites que no respetan los límites establecidos por la religión.
  • El dinero conseguido de manera ilícita.
  • Ninguno de los dos se esfuerza en acercarse al otro.

Pero, ¿Hay alguna receta que haga que la relación matrimonial tenga éxito y por la que el cariño que había el día de la boda vuelva a la pareja?

Sí la hay. Hay una receta que posibilita que vuelva el amor a las casas. Esta receta viene representada por cuatro puntos: uno lo tienes que llevar a cabo tú, el otro tu esposo, y los dos restantes… los dos juntos.

Esta receta no es teórica sino que está comprobada en la práctica… Conocía hombres que venían y me decían que no podía soportar a sus mujeres y que no querían seguir con ellas. Una vez, uno de ellos me vino diciendo: "No la aguanto, ni la quiero y ni siquiera quiero tratar con ella"… Entonces, le dije: "prueba esta receta sólo durante un mes. Luego, haz lo que quieras".

Un mes después, volvió diciendo: "La quiero muchísimo… No puedo creerlo".

¿Cuáles son las cuatro puntos?

1- Por parte del hombre:

Le recomiendo que sea muy clemente e indulgente con su mujer.

La lealtad ocupa un grado muy alto en la naturaleza de la mujer, contrariamente al hombre, cuyo corazón puede conmoverse por más de una mujer. Por eso, la mujer aprecia al hombre que la honra… Por lo general, se nota que la mujer intenta conservar su casa y su amor más que el hombre…

Cuanto más clemente eres con tu mujer, más te valora ella. La mujer entenderá, por intuición y por su inteligencia, que es una indulgencia que no viene dada por la debilidad sino la por fuerza y la generosidad. Y te lo apreciará. Incluso, aunque tengas muchos defectos, ella recordará que no la has despreciado nunca ni has sido injusto con ella. Y eso lo valorará muchísimo y te tratará como un rey.

Algunos hombres pelean con sus esposas a causa de sandeces, como el exceso de la sal en la comida, que el volumen de la tele esté demasiado alto cuando está durmiendo, que la camisa tenga un botón roto…etc. Estos hombres creen que la casa se controla mediante los gritos… Sin embargo, hay hombres que controlan sus casas perfectamente sin necesidad de gritar a sus mujeres ni de insultarlas.

Lo que destruye el hogar esencialmente es la ausencia de respeto entre la pareja… ya que esto destroza todo lo que hay entre ambos.

Advierto a todos los hombres que no insulten a sus esposas ni le hablen mal de sus familias.

Esto quiere decir que la indulgencia es muy importante al mismo tiempo que se demuestra que se es firme. No niego que la firmeza es necesaria en algunas ocasiones. Pero el principio es la indulgencia… el perdón. Y el Enviado de Al·lâh es nuestro mejor modelo… Una vez se le presentó al Profeta una situación un tanto delicada con una de sus esposas. Esta historia está narrada en el hadiz –el dicho- de la olla, en el que la sra. Aisha sintió celos de la sra. Hafsah, ya que ésta había preparado una olla llena de comida para el Profeta para que invitara a sus compañeros a comer con él… Se debe mencionar que había estado ahorrando durante mucho tiempo para poder prepararla… Cuando la sra. Aisha la vio, la golpeó con el pie, como si hubiera sido sin querer… Y la olla se rompió completamente.

Imagínate que algo más simple que esto pasara con uno de nosotros… Imagínate además que lo hiciera delante de sus amigos…

¿Qué hizo el Profeta? Se agachó al suelo para recoger la comida y para ponerla en su lugar mientras miraba a sus compañeros diciendo: "Vuestra madre sintió celos"…

Dijo "vuestra madre" con el objeto de recordarles que la sra Aisha era su madre, para que sus sentimientos no cambiaran con respecto a ella.

Con respecto al derecho del Profeta, él era eminente, pero no era tolerante con respecto al de Sra. Hafsah..

Luego dijo a la sra. Aisha: "Aisha, como has roto la olla de Hafsah, debes darle otra en su lugar".Y olvidó su propio derecho completamente. Entonces, ella no pudo más que decir: "Enviado de Al·lâh, pídeme el perdón de Al·lâh".

Y el asunto concluyó así. El Enviado –que los Rezos y la paz de Al·lâh sean con él- era indulgente. La sra. Aisha sintió gratitud por su clemencia con ella y siguió mencionando esta situación incluso después de su muerte… La lealtad aumentó…

Si nos fijamos, encontraremos que problemas como éste o mucho menos importantes destruyen los hogares… Incluso aunque volvieran a reconciliarse anímicamente estarían destruidos como pareja; puesto que el asunto ya se habría divulgado, la gente lo habría sabido y el alma habría resultado herida.

El Enviado de Al·lâh dijo: "El mejor de entre vosotros es el mejor con su familia, y yo soy el mejor con mi familia". No dijo: "El mejor de vosotros es quien se levanta en medio de la noche para rezar". Tampoco dijo: "El mejor de vosotros es quien pronuncia un gran discurso".

Y es que, la realidad del hombre aparece en su casa y entre su familia…

Un hombre americano se convirtió al Islam después de haber estado dudando por lo que dijo la sra. Khadija sobre el Enviado de Al·lâh –que los Rezos y la paz de Al·lâh sean con él-. Si su esposa habla sobre él de esta manera, quiere decir que era un hombre sincero… Y dijo: "Doy testimonio de que no hay más dios que Al·lâh, y que Mohammad es el Enviado de Al·lâh"…

2- Por parte de la mujer:

La mujer se ha convertido en una gruñona (protesta por todo).

No deja pasar ninguna equivocación y siempre le reprocha por cualquier falta… Aunque lo normal en la relación matrimonial es que el hombre se calme con la mujer y que le cuente sus problemas y sus preocupaciones, ahora el hombre se los oculta porque no quiere que se lo reproche. Y empieza a buscar fuera de la casa a quien explicar sus preocupaciones…

Esta misión de la mujer –absorber las preocupaciones de su marido y calmarlo y hacerle sentir bien- hace que el hombre la conserve cuando sucede cualquier problema… Es decir, él encuentra que ella es la única que comprende sus preocupaciones. Entonces, siente que ella es indispensable… A pesar de que no le gusta muchos puntos de su carácter, no puede dejarla… Esto es más fuerte que el amor que viene por las palabras mezcladas con miel, porque es un amor de convivencia y es más profundo que aquel.

El hombre siempre está en la lucha de la vida y tiene muchas preocupaciones. Así, necesita a alguien que le dé fuerza…que le ayude y no le enfrente.

Debes, como mujer, estimular su moral…y calmar a tu marido…para que siga necesitándote durante toda la vida.

Por ejemplo, si el hombre dijera a su mujer que ha perdido su empleo, hay dos reacciones posibles:

1- Que la esposa se lo le reproche fuertemente, que llore y baje la moral de su esposo.

Aunque lo que él más necesita es a alguien que lo ayude y lo anime.

2-O bien, la esposa le anime y le ayude diciéndole: "Al·lâh controla la provisión" y "Si Al·lâh quiere saldremos de ésta". Incluso aunque tenga miedo.

Por ejemplo, observa la sra. Khadija como modelo ejemplar… Su esposo, el Enviado de Al·lâh –que los Rezos y la paz de Al·lâh sean con él- la dejaba 20 días cada mes para ir a recogerse a la Cueva de Heraa’. Ella no sabía lo que hacía, ya que él todavía no era profeta…

Un día, volvió diciéndole: "Cúbreme bien, cúbreme bien…arrópame, arrópame"

Ella lo ayudó, le dio ánimo y lo calmó diciéndole: "No, por Al·lâh; Al·lâh nunca te humillaría…Visitas a tus familiares regularmente, eres generoso y amable con cualquier huésped y ayudas a los que tienen la razón".

Ibn Hisham dice en su narración: "Ella lo tomó por las manos para ir a ver a su primo (de ella), Werka Ibn Naufal".

3- Los dos cónyuges juntos: "Que tengan un objetivo en casa"…

Esto quiere decir que la casa que no tiene objetivo, no tiene vida…está llena de frialdad y el cariño está ausente. Todos sus objetivos están relacionados con ahorrar dinero para los hijos y educarlos…

Debe ponerse de acuerdo sobre unos objetivos concretos que se llevarán a cabo en la casa. Objetivos ambiciosos. Hemos dicho: "considérate responsable del Islam"… Muestro ejemplos:

Un hombre en los años cincuenta y su esposa propusieron un objetivo importante para su casa. Se trataba de informar a todo el barrio sobre la religión. Así, había movimiento y actividades religiosas en la casa…como invitar a los vecinos a romper el ayuno en su casa…visitar a los huérfanos… mantener una conversación continua entre los miembros de la familia sobre las preparaciones necesitarías para realizar estas actividades… Esto se considera como un antibiótico contra los diablos… La casa está llenada de movimiento, por lo que está llena de cariño y no es fría…

Si resulta difícil convencer a tu marido, dirígete a Al·lâh mediante plegarias, e intenta que escuche una cinta o una conferencia. Inténtalo con todos los medios.

Recuerda que el hombre siempre desea sentir la dulzura del amor, pero no hace ningún esfuerzo por conseguirlo. Todo lo que hace es lamentar su suerte. A veces, amenaza con el divorcio… Pero, como amenaza, no va a hacerlo.

Intenta acercar a tu marido y convencerle de estas ideas y de efectuar juntos cualquier proyecto como:

  •  Invitar a los vecinos, por ejemplo para tomar el desayuno en un día para hablar con ellos sobre Al·lâh.
  •  Educar a los hijos, criarlos y prepararlos para que sean como Mohammad El Conquistador, por ejemplo, y den la victoria a la religión.
  • Si sois ricos, el objetivo puede ser material.
  • Si sois pobres, el objetivo puede ser reunir a la gente.
  • Si tenéis algún talento, se puede hacer un proyecto en el que podáis sacar provecho de vuestro talento.

Cada uno de vosotros sabe sus condiciones y su situación particular, y será capaz de determinar el proyecto adecuado en su caso. Solamente intento ofrecer sugerencias. Lo importante es que estas actividades y proyectos sirvan a la religión, el bien de la patria y la nación musulmana.

Con respecto a quien todavía no se ha casado, le advierto que no se le ocurra elegir un marido basándose en razones mediocres y sin atenerse a los valores morales…

Conozco a alguien que se reunió con su esposa en el día de la boda y le dijo: "Vamos a escribir nuestros objetivos en la vida"… Y es que, hermanas, el meta no es solamente procrear y educar a los hijos… Cada uno de ellos escribió solo y luego se lo leyó al otro…

Él escribió:

1- Que divulgue el Islam en el barrio en el que vivimos.

2- Que yo haga a mi esposa feliz.

3- Que yo sea feliz.

Ella escribió:

1- El Islam.

2- Yo.

3- Él.

Escribir los pensamientos es algo muy importante para reunirlos y ejecutarlos… Debes escribir los pensamientos para que sea posible que los pensamientos del subconsciente se conviertan en cosas materiales…

4- Para los dos esposos juntos: "Adorar a Al·lâh juntos"…


Esta es la manera más rápida de todas las ideas, ya que su efecto es rápido y no dura más que un mes.

¿Recordáis al hombre que decía que no amaba a su mujer y que la odiaba? Le he aconsejado que adorase a Al·lâh con su mujer… que rezara con ella cada día dos postraciones voluntarias antes de dormir...

Después de un mes me dijo que la amaba, la quería muchísimo y se convirtió en una persona muy valiosa para él.

Al·lâh es Quien cambia el estado de los corazones... Así Al·lâh ha establecido un fuerte vínculo entre sus corazones; y cuando adoráis a Al·lâh juntos, une vuestros corazones.

Cuando tenía 20 años creía que el amor no duraba más de tres años después del matrimonio... Esta creencia me dominó totalmente... Observaba a mi abuelo y a mi abuela y eso era exactamente lo que veía. Pero, durante mi estancia en Inglaterra, me ocurrió que me impactó. Un sabio de El Azhar que tenía aproximadamente unos 60 años vino a dar unas lecciones allí y lo acompañaba su mujer, con la que estaba casado hacía 40 años. Se alojaba en un piso al lado del mío, así que lo ayudaba siendo su guía en este país...

Trataba a su mujer de tal manera que me dieron deseos de casarme; Imagina una persona que quiere casarse al ver dos esposos a los 60 años y no por una escena romántica en una película. Un día, me despertó a las ocho de la mañana diciéndome: "Va, vamos, que quiero comprar un regalo para mi esposa para darle una sorpresa cuando se despierte". Y ví como se esforzaba buscando el regalo más elegante y de más valor; y me preguntaba: "¿crees que le gustará?" Yo estaba sorprendidísimo y no entendía el secreto de aquella relación. Al·lâh quería que lo visitara un día después de su regreso a Egipto.... Pero, no me recibió de la manera que yo esperaba. Me dijo: "Discúlpame, pero estaré ocupado media hora. Por favor, espera sentado en el salón". Cuando notó que sentí mal, me dijo: "Discúlpame. Pero esta es mi cita semanal para leer el Corán yo y mi esposa juntos. Llevamos cuarenta años haciéndolo. Cuando acabemos de leer el Corán y hacer las plegarias, volveré a estar contigo." Entonces, entendí cual era el secreto.

Adorad a Al·lâh juntos, y volverá el amor a vuestra casa. Y existen muchas propuestas para ello:

Adorar a Al·lâh juntos a cualquier hora, por ejemplo durante cinco minutos cuando estéis en el coche.

Realizar dos postraciones voluntarias juntos antes de dormir.

Visitar a los parientes con la intención de establecer vínculos familiares. La visita es la misma, pero si estableces una intención, la recompensa es mayor.

Pero ten presente que el hombre tiene celos y no le gusta que la mujer le dirija, por eso no le hagas sentir que tú lo diriges. Puedes decir que es la idea de tal sabio o tal predicador, ¿Por qué no la probamos?

El profeta –que los Rezos y la paz de Al·lâh sean sobre él- dijo:

"Al·lâh perdona a un hombre que se despierta por la noche y despierta a su mujer para hacer dos postraciones y cuando terminan se escriben como "los y las que recuerdan a Al·lâh mucho".

Y porque los hogares son muy valiosos para Al·lâh, Ensalzada sea su majestuosidad, ha hecho que los esposos que rezan dos postraciones juntos durante la noche tengan el mismo rango que los que recuerdan a Al·lâh muchas horas durante el día.

Equipo de Dar Altarÿama-El convoy español


[1] Al∙lâh= significa Dios. Es el Nombre Más Grande que ostenta el Único Creador que posee todos los atributos propios de la divinidad, tal como fue revelado en el Qor´ân.

[2] (SAAWS): Sal·la Al·lâhu Alayhi Wa Sal·lam: Los Rezos y la Paz de Al∙lâh sean sobre él, que es explicada por los ulemas como sigue:

Sal·la Al·lâhu Alayhi: significa que le cubra con su misericordia…El motivo de traducirlo literalmente es porque estas palabras son repetidas por los musulmanes de todo el mundo, siguiendo el precepto divino de decir esta expresión siempre que se mencione al Profeta, en la llamada a la oración (Al Âdhân) o en cualquier circunstancia, como veneración concedida por Al·lâh a Su último Mensajero, que ha sido enviado a toda la humanidad. Wa sal·lam: significa: y derrame Su Paz sobre él.

Portada | Almadrasa | Foros | Revista | Galería | Islam | Corán | Cultura | Poesía | Andalus | Biblioteca | Jesús | Tienda

© 2003 - 2016 arabEspanol.org Todos los derechos reservados.